¿Que es lo que quie­ren los chi­nos?

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR CAR­LOS AL­BER­TO MON­TA­NER

Chi­na es­tá in­vir­tien­do mi­llo­nes de dó­la­res en El Sal­va­dor y en Pa­na­má. ¿Por qué lo ha­ce, si am­bos paí­ses tie­nen una his­to­ria re­cien­te de des­es­ta­bi­li­za­ción y cri­sis? Lo que quie­re es me­nos cla­ro, pe­ro tam­bién es po­si­ble ave­ri­guar­lo. Ya lle­ga­re­mos a eso.

Chi­na tie­ne dos ob­je­ti­vos. El pri­me­ro, es des­pla­zar to­tal­men­te a Tai­wán. Aplas­tar­lo. Con­ver­tir­lo en una es­pe­cie de apes­ta­do di­plo­má­ti­co y pro­vo­car su ais­la­mien­to, pe­se a ser hoy una exi­to­sa de­mo­cra­cia del pri­mer mun­do con 21 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y un en­vi­dia­ble de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co.

El se­gun­do ob­je­ti­vo, es acre­di­tar­se co­mo la pri­me­ra po­ten­cia co­mer­cial y fi­nan­cie­ra del pla­ne­ta.

Es im­por­tan­te des­en­re­dar la ma­de­ja pa­ra en­ten­der­nos.

La is­la de Tai­wán de­jó de ser par­te de Chi­na de 1895 a 1945. Ja­pón la ha­bía in­va­di­do y se apo­de­ró de ella. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra mun­dial los ja­po­ne­ses se mar­cha­ron y Tai­wán vol­vió a ser un mí­ni­mo seg­men­to de Chi­na (36,000 k2 per­di­dos en más de 9 mi­llo­nes y me­dio que po­see Chi­na con­ti­nen­tal).

En 1948, tras la de­rro­ta de Chiang Kai shek a ma­nos de Mao, to­do dio un vuel­co. El Ge­ne­ra­lí­si­mo per­de­dor, su go­bierno, y otros dos mi­llo­nes de per­so­nas, se re­fu­gia­ron en Tai­wán con­tro­lan­do a san­gre y fue­go a las au­to­ri­da­des lo­ca­les.

Des­de ese año el mun­do vi­vió la fan­ta­sía de que Tai­wán era el re­pre­sen­tan­te de Chi­na con­ti­nen­tal, has­ta que en 1971 la ONU ex­pul­só a la Is­la y re­co­no­ció a Chi­na. Es­ta­dos Uni­dos se opu­so, pe­ro sin fa­na­tis­mo. Se opu­so con la bo­ca chi­qui­ta.

En 1972 Ni­xon vi­si­tó a Mao de la mano de Hen­ri Kis­sin­ger. Desea­ba ex­plo­rar la bre­cha an­ti­so­vié­ti­ca. En el 76 mu­rió Mao.

En el 79 Jimmy Car­ter re­co­no­ció a Chi­na con­ti­nen­tal y rom­pió con Tai­wán. Chi­na se en­con­tra­ba en­ton­ces ba­jo el li­de­raz­go del re­for­mis­ta Deng Xiao­ping, pa­dre del “mi­la­gro” eco­nó­mi­co que co­men­za­ba.

Des­de 1971, Tai­wán in­ten­ta re­em­pla­zar el re­co­no­ci­mien­to co­lec­ti­vo de la ONU con el re­co­no­ci­mien­to se­lec­ti­vo de paí­ses que es­tén dis­pues­tos a in­ter­cam­biar em­ba­ja­do­res.

No obs­tan­te, ca­da día son me­nos los Es­ta­dos que se atre­ven a desafiar a Chi­na con­ti­nen­tal, y los que lo ha­cen son po­cos (me­nos de 20), es­ca­sa­men­te im­por­tan­tes, y Tai­wán los sub­ven­cio­na ge­ne­ro­sa­men­te.

Han ro­to con Tai­wán, só­lo en los úl­ti­mos me­ses: Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pa­na­má y El Sal­va­dor. En Amé­ri­ca per­ma­ne­cen fie­les, al me­nos por aho­ra: Pa­ra­guay, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Be­li­ce, y, cu­rio­sa­men­te, Ni­ca­ra­gua.

Chi­na, mien­tras tan­to, se nie­ga ro­tun­da­men­te a ad­mi­tir que exis­ta un Tai­wán in­de­pen­dien­te. Pa­ra Pe­kín, Chi­na só­lo hay una.

Tai­wán de­be vol­ver al re­dil co­mo en 1999 lo hi­cie­ron Hong Kong y Ma­cao. Dos seg­men­tos au­tó­no­mos que man­tie­nen sus mo­de­los eco­nó­mi­cos par­cial- men­te di­fe­ren­tes al de la Chi­na ac­tual.

Ya se sa­be la fór­mu­la: un país y dos sis­te­mas.

In­clu­so, fue­ron los mag­ní­fi­cos ejem­plos de Tai­wán, Hong

Kong y Ma­cao los que per­sua­die­ron a Deng Xiao­ping de que no im­por­ta­ba el co­lor del ga­to, si era ca­paz de ca­zar ra­to­nes.

Des­de en­ton­ces, los chi­nos que­ma­ron El li­bro ro­jo de Mao, lo sus­ti­tu­ye­ron por los pa­pe­les de los “Chica­go boys” y le hi­cie­ron un cor­te de mangas al mar­xis­mo le­ni­nis­mo mien­tras re­pe­tían, co­mo un man­tra: “en­ri­que­cer­se es glo­rio­so”.

¿Qué quie­ren los chi­nos en Cen­troa­mé­ri­ca? Chi­na tie­ne una vi­sión de lar­go pla­zo.

Desea crear un gi­gan­tes­co HUB, en el Gol­fo de Fonseca en El Sal­va­dor, pa­ra ex­hi­bir sus in­fi­ni­tas mer­ca­de­rías, y co­nec­tar­lo con un tren rá­pi­do a Pa­na­má a tra­vés de Hon­du­ras, Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca, pa­ra ex­por­tar a los paí­ses del Atlán­ti­co o a la cos­ta Es­te de USA.

Es el mis­mo es­que­ma que Chi­na po­see en Eu­ro­pa por me­dio de Ser­bia en los Balcanes (con el aña­di­do de que los ser­bios tie­nen en Ko­so­vo un pro­ble­ma pa­re­ci­do a Tai­wán con re­la­ción a Chi­na), más el puer­to de “el Pi­reo” en Gre­cia, des­de el que pien­san inun­dar de pro­duc­tos chi­nos a los paí­ses eu­ro­peos.

¿Cuál es el pro­ble­ma? Que Chi­na no tie­ne el me­nor in­te­rés en la li­ber­tad, la de­mo­cra­cia o el res­pe­to por los De­re­chos Hu­ma­nos.

Chi­na es una au­to­cra­cia de par­ti­do úni­co, lo que se con­vier­te en un in­cen­ti­vo pa­ra nues­tros bri­bo­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Es una co­la­bo­ra­ción sin “Lis­ta Clin­ton” ni “Ley King­pin”. Sin OFAC ni DEA que per­si­ga a los nar­co­tra­fi­can­tes, a los blan­quea­do­res de ca­pi­ta­les, ni pro­ce­sos de cer­ti­fi­ca­ción que obli­gue a los go­bier­nos a com­por­tar­se ho­no­ra­ble­men­te.

Es el sue­ño sin tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les y sin la “Con­ven­ción de Pa­ler­mo” que asus­ta a los Ma­du­ro, a las FARC, a los Evo, a los Raúl Castro y a tan­tos pí­ca­ros y de­lin­cuen­tes.

Es Ode­brecht mul­ti­pli­ca­do por 100. Un pla­ne­ta en el que on­dee la ban­de­ra pi­ra­ta de la ca­ra­be­la y las ti­bias cru­za­das. Chi­na es la glo­ria.

@Car­lo­sAMon­ta­ner. El úl­ti­mo li­bro de CAM es una re­vi­sión de Las raí­ces tor­ci­das de Amé­ri­ca La­ti­na, pu­bli­ca­da por Pla­ne­ta y ac­ce­si­ble en pa­pel o di­gi­tal por Amazon. ©FIR­MAS PRESS

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.