Que no se apa­guen las ga­nas del ve­ne­zo­lano

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR SA­BI­NA COVO

Va­rios men­sa­jes he re­ci­bi­do es­ta se­ma­na en mis re­des sociales de par­te de ve­ne­zo­la­nos pi­dien­do au­xi­lio a pe­rio­dis­tas in­ter­na­cio­na­les pa­ra que se cuen­te su his­to­ria.

Otros co­le­gas re­ci­ben men­sa­jes si­mi­la­res de au­xi­lio y en mu­chos ca­sos no da­mos abas­to pa­ra co­nec­tar a ve­ne­zo­la­nos, que se en­cuen­tran tan­to en Ve­ne­zue­la, co­mo en Co­lom­bia o Es­ta­dos Uni­dos, con en­ti­da­des sin áni­mo de lu­cro o con per­so­nas pu­dien­tes que pue­dan brin­dar­les ayu­da.

Una de las con­ti­nuas que­jas, por ejem­plo, es que en Ve­ne­zue­la no hay in­su­mos ni me­di­ci­nas. Pa­ra los en­fer­mos de cán­cer es di­fí­cil so­bre­vi­vir, co­mo es el caso de una se­gui­do­ra que me ha­bla­ba del cán­cer de prós­ta­ta de su pa­dre, u otro se­gui­dor que me ha­bla­ba de una mu­jer que mu­rió de una leu­ce­mia mal diag­nos­ti­ca­da en so­lo tres se­ma­nas por fal­ta de me­di­ci­nas en el cen­tro de aten­ción.

Tam­bién ha­bla­ba con ve­ne­zo­la­nos que de­cían que el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño en­tre la cla­se me­dia y la gen­te de es­ca­sos re­cur­sos no es el mis­mo, por no po­der “com­prar al­go tan sen­ci­llo co­mo un ni­ño Je­sús, o las guar­ni­cio­nes pa­ra ela­bo­rar ha­lla­cas, co­mo es tra­di­ción”.

Y es que me con­ta­ba una co­le­ga pe­rio­dis­ta que re­si­de en Ve­ne­zue­la que no so­lo es que el po­der ad­qui­si­ti­vo ya no es el mis­mo, sino que la mo­ral y el es­pí­ri­tu del ve­ne­zo­lano de a pie es­tá muy afec­ta­da por el mie­do a no sa­ber que pa­sa­rá y en mu­chos ca­sos por la fal­ta de in­for­ma­ción. “Se tra­ta de man­te­ner em­pleos ga­nan­do po­co di­ne­ro, de no po­der sa­ber si es­ta­re­mos bien en unos me­ses, de no sa­ber dón­de a ve­ces con­se­guir pro­duc­tos de su­per­vi­ven­cia”.

El ve­ne­zo­lano en el ex­te­rior tam­bién sien­te la in­cer­ti­dum­bre. “Si an­tes les en­via­ba a mis pa­dres $100 al mes y les al­can­za­ba”, me cuen­ta un co­le­ga ve­ne­zo­lano que tra­ba­ja en San An­to­nio, Te­xas, “hoy con eso no les al­can­za pa­ra na­da.”

Otra per­so­na que me es­cri­be des­de Ma­ra­cai­bo me de­cía que el ra­zo­na­mien­to de elec­tri­ci­dad le preo­cu­pa, por­que tie­ne una her­ma­na dis­ca­pa­ci­ta­da a la que le afec­ta mu­chí­si­mo por sus tra­ta­mien­tos mé­di­cos. “Y cuan­do pa­sa no te­ne­mos pa­ra don­de ir por­que los hos­pi­ta­les no dan abas­to”.

Lo men­sa­jes que lle­gan al ve­ne­zo­lano des­de dis­tin­tos fren­tes tam­bién ge­ne­ra mu­cha an­sie­dad. El Na­cio­nal, que es uno de los po­cos dia­rios so­bre­vi­vien­tes a la pre­sión de la dic­ta­du­ra, ha anun­cia­do el re­ti­ro de la edi­ción im­pre­sa a par­tir de vier­nes, y a mu­chos sec­to­res de Ve­ne­zue­la la in­for­ma­ción on­li­ne no lle­ga.

Y en­ton­ces se es­cu­cha re­so­nar por los “pa­si­llos” de un au­to­mer­ca­do a al­guien que pue­da co­men­tar “que Do­nald Trump quie­re ase­gu­rar­se que en Ve­ne­zue­la no ha­ya ar­mas nu­clea­res des­pués de po­si­ble pre­sen­cia ru­sa; o que Ma­du­ro acu­sa a EEUU jun­to a Co­lom­bia y Bra­sil de tra­tar de ase­si­nar­lo; mien­tras que Co­lom­bia con­si­de­ra que es una ame­na­za a la re­gión que ha­ya bom­bar­de­ros ru­sos o que pu­die­ran lle­gar bar­cos de gue­rra ira­níes”.

Es­pe­re­mos que la pre­sión in­ter­na­cio­nal de Co­lom­bia, Es­ta­dos Uni­dos y otros alia­dos fun­cio­ne pa­ra que los ve­ne­zo­la­nos pue­dan pron­to ver una luz en es­te os­cu­ro ca­mino que les ha to­ca­do vi­vir.

Y que aun­que al­gu­nas ha­lla­cas sal­gan con me­nos in­gre­dien­tes, es­pe­ro que que­den bien co­ci­das y que no se apa­gue el em­pren­di­mien­to y las ga­nas del pue­blo ve­ne­zo­lano de sa­lir ade­lan­te.

Si­ga a Sa­bi­na Covo en Twitter: @sa­bi­na­co­vo.

LIN­DA BLADHOLM/FOR THE HE­RALD

Ho­li­day Pan de ja­mon con ta­mal ve­ne­zo­lano de Char­lot­te Ba­kery en Mia­mi Beach.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.