IN­FLA­CIÓN CA­TAS­TRÓ­FI­CA

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR AN­DRÉS OPPENHEIMER aop­pen­hei­[email protected]­mihe­rald.com

El co­lum­nis­ta An­drés Oppenheimer re­ve­la que la in­fla­ción en Ve­ne­zue­la pa­ra el 2019 se­rá de 10 mi­llo­nes por cien­to, se­gún da­tos de un es­pe­cia­lis­ta del FMI, al­go que se­ría de­vas­ta­dor pa­ra ese país.

Des­pués de va­rias dé­ca­das de es­cri­bir so­bre Amé­ri­ca La­ti­na, pen­sé que ya no ha­bía na­da que pu­die­ra sor­pren­der­me.

Pe­ro cuan­do un co­no­ci­do eco­no­mis­ta in­ter­na­cio­nal me di­jo que es pro­ba­ble que Ve­ne­zue­la ten­ga una ta­sa de in­fla­ción de 10 mi­llo­nes por cien­to en 2019, no pu­de creer lo que es­cu­cha­ba.

¿Diez mi­llo­nes por cien­to al año?, le pre­gun­té. ¿Es­cu­ché bien?

Alejandro Wer­ner, di­rec­tor del de­par­ta­men­to del He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, asin­tió, y me con­fir­mó que no es­ta­ba alu­ci­nan­do.

“Sí, 10 mi­llo­nes por cien­to, por­que los pre­cios en Ve­ne­zue­la se du­pli­can o tri­pli­can ca­da mes y es­to, cuan­do lo lle­vas a 12 me­ses, te ge­ne­ra una in­fla­ción ex­po­nen­cial”, di­jo Wer­ner.

Aña­dió que la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na se re­du­jo en un 18 por cien­to en 2018, pa­ra una con­trac­ción to­tal del 50 por cien­to en los úl­ti­mos cua­tro años. Y pro­yec­tó que cae­rá otro 5 por cien­to en 2019.

Jor­ge Fa­mi­liar, el vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, me di­jo que sus es­ti­ma­cio­nes son muy si­mi­la­res.

Cuan­do le pre­gun­té a Fa­mi­liar por cuán­to tiem­po pue­de un país con­ti­nuar con esas ta­sas de in­fla­ción sin caer en un caos to­tal, res­pon­dió: “Creo que no te­ne­mos un pre­ce­den­te de un país que ha­ya te­ni­do es­tos ni­ve­les de in­fla­ción por un pe­río­do de tiem­po tan lar­go”.

Si se ma­te­ria­li­zan es­tas pro­yec­cio­nes del FMI y el Ban­co Mun­dial, el ham­bre y la vio­len­cia au­men­ta­rán aún más en Ve­ne­zue­la, y mi­llo­nes más in­ten­ta­rán huir del país.

Se­gún un re­cien­te es­tu­dio de Broo­kings Ins­ti­tu­tion, 8.2 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos, in­clui­dos los tres mi­llo­nes que ya han aban­do­na­do el país, hui­rán del país en los pró­xi­mos dos o tres años.

Pe­ro el secretario ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos

(OEA), Luis Al­ma­gro, me di­jo es­ta se­ma­na que el éxo­do de Ve­ne­zue­la po­dría ser in­clu­so ma­yor.

“Creo que la ci­fra de 8 mi­llo­nes in­clu­so pue­de que­dar­se cor­ta con­si­de­ran­do la di­men­sión de la cri­sis que es­tá vi­vien­do Ve­ne­zue­la”, me di­jo Al­ma­gro. “Pue­den lle­gar a ha­ber has­ta 10 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que ten­gan que aban­do­nar el país en los pró­xi­mos cua­tro años”.

Esa se­ría una cri­sis mi­gra­to­ria más gran­de que de los re­fu­gia­dos si­rios que ha sa­cu­di­do a la Unión Eu­ro­pea.

Sin du­da, se­ría un éxo­do ma­si­vo sin pre­ce­den­tes en Amé­ri­ca La­ti­na en los úl­ti­mos tiem­pos.

Por su­pues­to, es pro­ba­ble que el dic­ta­dor ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro es­té fe­liz con la idea de que se va­yan mi­llo­nes más de ve­ne­zo­la­nos, y que él se que­de en el país con una ma­sa de gen­te em­po­bre­ci­da y fá­cil­men­te con­tro­la­ble con sub­si­dios de ali­men­tos del go­bierno, que re­ci­ban dó­la­res de sus fa­mi­lia­res en el ex­te­rior.

Cu­ba ha ve­ni­do ha­cien­do esa “lim­pie­za po­lí­ti­ca” des­de ha­ce ca­si seis dé­ca­das, y su dic­ta­du­ra ha lo­gra­do se­guir en el po­der.

Pe­ro pue­de que a Ma­du­ro no le re­sul­te fá­cil sa­lir­se con la su­ya.

No hay for­ma de que Co­lom­bia, Bra­sil y otros paí­ses del ve­cin­da­rio acep­ten ab­sor­ber de 8 mi­llo­nes a 10 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos, a me­nos que re­ci­ban un pa­que­te ma­si­vo de ayuda in­ter­na­cio­nal que no veo en el ho­ri­zon­te cer­cano. Mu­chas de las es­cue­las y hos­pi­ta­les de Co­lom­bia ya es­tán ha­ci­na­das.

La cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de Ve­ne­zue­la per­ju­di­ca­rá di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te a to­dos los paí­ses de la re­gión.

Se­rá, con mu­cho, el pro­ble­ma más ur­gen­te de Amé­ri­ca La­ti­na, y paí­ses co­mo Mé­xi­co que han su­ge­ri­do que no se uni­rán a los es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos in­ter­na­cio­na­les pa­ra res­tau­rar la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la no po­drán ha­cer­se los dis­traí­dos.

El dra­ma de Ve­ne­zue­la pue­de in­clu­so con­ver­tir­se en una cri­sis in­ter­na­cio­nal, es­pe­cial­men­te des­pués de los in­for­mes de que dos bom­bar­de­ros Tu-160 ru­sos con ca­pa­ci­dad nu­clear ate­rri­za­ron en Ve­ne­zue­la es­te mes, y Ma­du­ro afir­mó que re­ci­bi­rá más asis­ten­cia mi­li­tar ru­sa.

Si se ma­te­ria­li­zan las pro­yec­cio­nes de 8.2 mi­llo­nes a 10 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos, Ve­ne­zue­la se con­ver­ti­rá en un fo­co de ten­sio­nes mun­dial, co­mo el Me­dio Orien­te.

Me gus­ta­ría ha­ber ter­mi­na­do mi úl­ti­ma co­lum­na del 2018 con una no­ta más op­ti­mis­ta, pe­ro es­te es —y se­rá en el año en­tran­te— el te­ma del mo­men­to. !Les de­seo a to­dos fe­li­ces fies­tas, y un muy buen 2019!

......................................................... “Oppenheimer Pre­sen­ta” No se pier­dan el pro­gra­ma “Oppenheimer Pre­sen­ta”, los do­min­gos a las 8 p.m. en CNN en Es­pa­ñol. Twit­ter @op­pen­hei­me­ra ........................................................

Mia­mi

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.