Aco­rra­la­do y errá­ti­co

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR RO­SA TOWN­SEND

Do­nald Trump siem­pre ha alar­dea­do de ser muy ri­co. Siem­pre ha lo­gra­do des­ha­cer­se de si­tua­cio­nes com­pli­ca­das a ba­se de di­ne­ro y de­man­das. Pe­ro aho­ra tie­ne un gra­ve pro­ble­ma: de na­da le sir­ven to­dos sus mi­llo­nes pa­ra es­ca­par a la ava­lan­cha de in­ves­ti­ga­cio­nes que ame­na­zan su fu­tu­ro.

Y cuan­to más aco­rra­la­do se vé más errá­ti­co y pe­li­gro­so se vuel­ve, co­mo aca­ba de de­mos­trar de­ci­dien­do abrup­ta­men­te, por si so­lo y en contra de re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas, sa­car las tro­pas de Si­ria. Un gran re­ga­lo de Na­vi­dad pa­ra Pu­tin e Irán, y un desas­tre pa­ra la re­gión y la po­lí­ti­ca ex­te­rior de EEUU.

La pri­me­ra re­per­cu­sión gra­ve ha si­do la re­nun­cia del Secretario de De­fen­sa, Jim Mat­tis. Su sa­li­da ha en­via­do es­ca­lo­fríos al mun­do, es­pe­cial­men­te a los alia­dos. Por su enor­me pre­pa­ra­ción, pru­den­cia y sa­bi­du­ría mi­li­tar, el ge­ne­ral Mat­tis ha si­do un mu­ro de con­ten­ción de la irres­pon­sa­bi­li­dad e ig­no­ran­cia de Trump, que no hay que ol­vi­dar con­tro­la el “bo­tón” nu­clear. La re­nun­cia au­gu­ra tiem­pos de cri­sis de im­pre­de­ci­ble mag­ni­tud en la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca e in­ter­na­cio­nal.

La in­tem­pes­ti­va e irra­cio­nal de­ci­sión de sa­lir de Si­ria, anun­cia­da por tuit sin an­tes in­for­mar ab­so­lu­ta­men­te a na­die, ni si­quie­ra al Pen­tá­gono, tie­ne una úni­ca ex­pli­ca­ción: Trump que­ría cam­biar los ti­tu­la­res ne­ga­ti­vos ha­cien­do lo que ha­ce siem­pre, crear una nue­va con­tro­ver­sia sin im­por­tar­le el pre­cio que con­lle­ve, en el ca­so de Si­ria pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal y la cre­di­bi­li­dad an­te el mun­do.

En su enaje­na­ción pre­ten­día eli­mi­nar co­mo por ar­te de ma­gia tui­te­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les. No po­drá.

Son na­da me­nos que 17 di­fe­ren­tes pes­qui­sas fe­de­ra­les y es­ta­ta­les que es­cu­dri­ñan —en­tre otras irre­gu­la­ri­da­des— el trá­fi­co de in­fluen­cias y di­ne­ro ex­tran­je­ro en su cam­pa­ña pre­si­den­cial, en su co­mi­té de inau­gu­ra­ción, sus em­pre­sas, sus fi­nan­zas, su fun­da­ción, su presidencia y su en­torno de aso­cia­dos y fa­mi­lia. En otras pa­la­bras, to­das las ac­ti­vi­da­des de Trump en las que se han cru­za­do el di­ne­ro y la po­lí­ti­ca es­tán ba­jo el microscopio ju­di­cial.

¿Qué ha­cía Trump en ple­na cam­pa­ña pre­si­den­cial ne­go­cian­do un pro­yec­to mul­ti­mi­llo­na­rio en Mos­cú por el que ofre­cía re­ga­lar­le a Pu­tin un pent­hou­se de $50 mi­llo­nes? ¿Por­qué lo ha ocul­ta­do, min­tien­do re­pe­ti­da­men­te? ¡Y to­do ello mien­tras 14 de sus alle­ga­dos sos­te­nían con­tac­tos con ru­sos, y el Krem­lin eje­cu­ta­ba un ma­si­vo ata­que elec­to­ral y pro­pa­gan­dís­ti­co pa­ra ayu­dar­le a ga­nar la presidencia! Y tam­bién al mis­mo tiem­po que él elo­gia­ba a Pu­tin e in­sul­ta­ba a me­dio mun­do, em­pe­zan­do por el FBI.

¿Y de dón­de lle­ga­ron y a dón­de fue­ron a pa­rar los $107 mi­llo­nes pa­ra la ce­re­mo­nia de su inau­gu­ra­ción, de los cua­les se gas­ta­ron $77 mi­llo­nes en mis­te­rio­sas con­fe­ren­cias y reunio­nes?

Son só­lo dos de las in­nu­me­ra­bles pis­tas que siguen los fis­ca­les de seis dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes, in­clui­do el equi­po del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller. Pie­zas to­das de un rom­pe­ca­be­zas que van des­en­tra­ñan­do con mi­llo­nes de do­cu­men­tos, de­ce­nas de tes­ti­gos y ras­tros de­lic­ti­vos que lle­van al me­nos has­ta cin­co paí­ses, en­tre ellos Ru­sia, Ara­bia Sau­di­ta y Emi­ra­tos Ára­bes. Y ras­tros do­més­ti­cos que con­du­cen a os­cu­ras fi­nan­zas, a du­do­sos pa­gos de im­pues­tos y a po­si­bles vio­la­cio­nes de la cláu­su­la cons­ti­tu­cio­nal que prohí­be a los pre­si­den­tes acep­tar “pa­gos de po­de­res ex­tran­je­ros”, Emo­lu­ments Clau­se, co­mo los que re­ci­be Trump en sus ho­te­les y otros ne­go­cios.

El pre­si­den­te in­ten­ta ofus­car la reali­dad di­cien­do que es víc­ti­ma de un“witch hunt ”.¿ Really? Pues en tal ca­so se tra­ta­ría de una exi­to­sa “ca­ce­ría de bru­jas”, pues­to que has­ta el mo­men­to ha pro­du­ci­do 33 en­cau­sa­mien­tos, ocho de­cla­ra­cio­nes de cul­pa­bi­li­dad, cua­tro sen­ten­cia­dos y un con­de­na­do. Así co­mo el cie­rre for­zo­so de su Fun­da­ción, que en vez de de­di­car­la a obras de ca­ri­dad era un “es­can­da­lo­so fo­co de ac­ti­vi­da­des ile­ga­les”, se­gún la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Nue­va York, que exi­ge aho­ra a Trump res­ti­tuir $2.8 mi­llo­nes.

Has­ta don­de se sa­be, el ma­yor ries­go pa­ra Trump en­tre to­das las pes­qui­sas fe­de­ra­les lo re­pre­sen­ta la de “cons­pi­ra­ción pa­ra vio­lar las le­yes de fi­nan­cia­ción elec­to­ral”, por la que aca­ban de sen­ten­ciar a tres años de cár­cel a su ex abogado, Mi­chael Cohen. La Fis­ca­lía Fe­de­ral del Sur de Nue­va York iden­ti­fi­ca a Trump —“in­di­vi­duo 1”— co­mo co-cons­pi­ra­dor jun­to a Cohen de pa­gos pa­ra si­len­ciar a dos aman­tes.

¿Pue­de ser Trump acu­sa­do de car­gos? ¿De­be ser acu­sa­do? La res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta es “no”, al me­nos has­ta que con­clu­ya su man­da­to; o an­tes si se mo­di­fi­ca la re­gu­la­ción (no es ley) del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia (DOJ) que im­pi­de el en­jui­cia­mien­to de un pre­si­den­te en ejer­ci­cio. La res­pues­ta a si de­be ser en­cau­sa­do es de­ba­ti­ble. La ma­yo­ría de los ju­ris­tas opi­nan que da­das las cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les de es­ta presidencia, ase­dia­da por se­rias in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les, se de­be­ría re­plan­tear la re­gu­la­ción del DOJ.

El úni­co re­me­dio le­gal pa­ra sa­car a un pre­si­den­te es el im­peach­ment o jui­cio po­lí­ti­co por mo­ti­vos de “trai­ción, so­borno y otros gra­ves de­li­tos y fe­cho­rías”.

Es un ex­tre­mo in­de­sea­ble por la des­es­ta­bi­li­za­ción que cau­sa­ría, pe­ro po­si­ble a me­di­da que avan­zan las in­ves­ti­ga­cio­nes y que quie­nes fue­ron sus más cer­ca­nos ase­so­res, Cohen y Mi­chael Flynn, es­tán co­la­bo­ran­do con las dis­tin­tas fis­ca­lías.

Cla­ve es tam­bién re­cor­dar que es­ta tra­ma ha em­pe­za­do a sa­lir a la luz an­tes de que el fis­cal Mue­ller en­tre­gue el in­for­me fi­nal, que pue­de ser ex­plo­si­vo. Y an­tes de que en enero los de­mó­cra­tas con­tro­len el Con­gre­so y abran in­ves­ti­ga­cio­nes en los fo­cos os­cu­ros de es­ta presidencia, que son mu­chos.

Si 2018 ha si­do el año de las re­ve­la­cio­nes, 2019 se va­ti­ci­na co­mo un la­be­rin­to ju­di­cial pa­ra Trump y qui­zá el fin de su im­pu­ni­dad.

Merry Christ­mas and Happy

New Year, Mr. Pre­si­dent.

Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal. Twit­ter: @Town­sen­dRo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.