El transhumanismo gana terreno, pe­se a las ob­je­cio­nes de los cien­tí­fi­cos

El Nuevo Herald (Sunday) - - LAS AMÉRICAS/MUNDO - POR LAURENCE COUSTAL

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos es­tán dan­do alas al transhumanismo, un mo­vi­mien­to pro­mo­vi­do in­clu­si­ve por gi­gan­tes co­mo Goo­gle que bus­ca desa­rro­llar un “hi­per­hu­mano” in­mor­tal, pe­se a las fuer­tes ob­je­cio­nes de mu­chos cien­tí­fi­cos.

El transhumanismo sur­gió “cuan­do nos di­mos cuen­ta de que po­día­mos to­mar de­ci­sio­nes pa­ra in­ter­ve­nir en nues­tra evo­lu­ción bio­ló­gi­ca gra­cias a la téc­ni­ca”, ex­pli­ca Marc Roux, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Fran­ce­sa Trans­hu­ma­nis­ta (AFT).

Un re­cien­te ejem­plo, el anun­cio con­tro­ver­ti­do de un in­ves­ti­ga­dor chino so­bre el su­pues­to na­ci­mien­to de los pri­me­ros be­bés ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos, ca­pa­ces de re­sis­tir al vi­rus del si­da.

Ca­si 40 años des­pués de su emer­gen­cia en­tre un gru­po de fu­tu­ró­lo­gos de California, el transhumanismo pi­sa más fuer­te que nun­ca: por ejem­plo, Goo­gle, tras ha­ber con­tra­ta­do a uno de sus íco­nos mun­dia­les, el in­ge­nie­ro Ray Kurz­weil, creó la fi­lial Ca­li­co pa­ra tra­tar de con­tro­lar el en­ve­je­ci­mien­to, mien­tras que el mul­ti­mi­llo­na­rio Elon Musk apues­ta por la in­ves­ti­ga­ción so­bre los im­plan­tes ce­re­bra­les.

“Al­gu­nos trans­hu­ma­nis­tas fir­man sus co­rreos elec­tró­ni­cos con es­ló­ga­nes co­mo + la muer­te es aho­ra fa­cul­ta­ti­va + o + la pri­me­ra per­so­na que vi­vi­rá 500 años ya na­ció +”, ex­pli­ca Blay Whitby, es­pe­cia­lis­ta en in­for­má­ti­ca e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en la uni­ver­si­dad de Sus­sex, en In­gla­te­rra. “¡Son cla­ra­men­te más optimistas que yo!”.

DE­RE­CHO A LA EX­PE­RI­MEN­TA­CIÓN

Y es que, por ci­tar al­gu­nos es­co­llos, la me­di­ci­na si­gue sien­do im­po­ten­te an­te las en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas, los en­sa­yos clí­ni­cos so­bre el Alz­héi­mer fra­ca­san uno tras otro y es­te año la es­pe­ran­za de vi­da vol­vió a re­tro­ce­der en Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún al­gu­nos es­tu­dios, ade­más, la lon­ge­vi­dad, tras ha­ber au­men­ta­do has­ta los años 1990, po­dría ha­ber al­can­za­do su te­cho.

“Si­gue ha­bien­do ver­da­de­ras ba­rre­ras pa­ra nues­tra com­pren­sión del hom­bre”, se­gún Nat­ha­naël Ja­rras­sé, del Ins­ti­tu­to de Sis­te­mas In­te­li­gen­tes y de Ro­bó­ti­ca de

Pa­rís. “Se di­ce que es cues­tión de tiem­po y de di­ne­ro y se nie­ga que qui­zás nun­ca lo­gre­mos en­ten­der cier­tas co­sas”, es de­cir, “se nie­ga la im­po­si­bi­li­dad cien­tí­fi­ca”.

Marc Roux la­men­ta no obs­tan­te que a me­nu­do se re­duz­ca los trans­hu­ma­nis­tas a sus par­ti­da­rios más ra­di­ca­les.

Ad­mi­te que el re­cien­te ca­so de los “be­bés OGM” pre­sen­ta fa­llas de “pro­to­co­lo cien­tí­fi­co”, pe­ro de­fien­de la vi­sión de los trans­hu­ma­nis­tas que no con­si­de­ran que mo­di­fi­car las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras sea “abo­mi­na­ble”.

“¿Por qué tie­ne que ser al­go ma­lo? Ya no hay de­ba­te so­bre es­tos te­mas. Se con­de­na pe­ro en el fon­do he­mos ol­vi­da­do por qué”, afirma es­te his­to­ria­dor de for­ma­ción.

El mo­vi­mien­to re­cla­ma el de­re­cho de ex­pe­ri­men­tar, en pa­cien­tes vo­lun­ta­rios, téc­ni­cas ya rea­li­za­bles co­mo los im­plan­tes re­ti­nia­nos que per­mi­ten per­ci­bir los ra­yos in­fra­rro­jos, pró­te­sis pa­ra ro­ta­cio­nes ili­mi­ta­das e im­plan­tes que ac­túan so­bre el ner­vio au­di­ti­vo con el fin de cap­tar los ul­tra­so­ni­dos.

“Las teo­rías trans­hu­ma­nis­tas se ba­san en un con­cep­to muy ma­te­ria­lis­ta del cuer­po, de la con­cien­cia…”, la­men­ta por su par­te Edouard Kleinpeter, in­ge­nie­ro de in­ves­ti­ga­ción del Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas de Fran­cia. “Pa­ra es­tas, no hay nin­gu­na di­fe­ren­cia fun­da­men­tal en­tre un ce­re­bro y un mi­cro­pro­ce­sa­dor”.

Pe­ro el “ser hu­mano no es úni­ca­men­te una idea o un ‘es­pí­ri­tu’, sino un ser de car­ne y hue­so, he­cho de cé­lu­las vi­vas, con va­sos san­guí­neos que nos ali­men­tan”, pro­tes­ta el neu­ro­bió­lo­go Jean Ma­ria­ni.

PO­LÍ­TI­CA MER­CAN­TIL DE LOS GAFA

Pa­ra Ja­rras­sé, otro pro­ble­ma es que quie­nes in­sis­ten en la idea de que las tec­no­lo­gías sal­va­rán la hu­ma­ni­dad son muy a me­nu­do tam­bién quie­nes las venden, co­mo los GAFA (Goo­gle Ap­ple Fa­ce­book Ama­zon). El cuer­po hu­mano re­pre­sen­ta pa­ra ellos un nue­vo mer­ca­do.

“Las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, es­tra­té­gi­cas o eco­nó­mi­cas no pue­den ser to­ma­das en fun­ción (…) de los in­te­re­ses eco­nó­mi­cos de em­pre­sas que pro­me­ten un fu­tu­ro de cien­cia fic­ción y de ‘starts up’ que pro­mo­cio­nan pro­duc­tos in­creí­bles”, agre­ga Ja­rras­sé, ad­vir­tien­do de que es­te sec­tor po­dría “in­di­rec­ta­men­te des­viar la in­ves­ti­ga­ción de las ne­ce­si­da­des reales”.

“El transhumanismo es más el re­fle­jo del hom­bre hoy en día que del hom­bre del fu­tu­ro”, se­gún Kleinpeter: “Una mez­cla de om­ni­po­ten­cia que se apo­ya en los avan­ces téc­ni­cos y de re­cha­zo a la fra­gi­li­dad y el azar que su­po­ne el he­cho de ser se­res bio­ló­gi­cos que vi­ven en so­cie­dad”.

Pe­ro si hay al­go que ge­ne­ra una­ni­mi­dad es la ne­ce­si­dad de re­fle­xio­nar so­bre có­mo de­be ser el fu­tu­ro y qué lu­gar hay que de­jar ocu­par a las tec­no­lo­gías.

“En el mun­do ca­da vez hay más de­sigual­dad. Es­ta tec­no­lo­gía es el pri­vi­le­gio de un pe­que­ño gru­po de per­so­nas muy ri­cas. Te­mo que la uti­li­cen pa­ra ga­nar aún más di­ne­ro. ¿Es ese el fu­tu­ro que que­re­mos?”, se pre­gun­ta Blay Whitby.

KENTOH Getty Images/iS­tockp­ho­to

ROBYN BECK-POO Getty Images

EL MUL­TI­MI­LLO­NA­RIO Elon Musk apues­ta por la in­ves­ti­ga­ción so­bre los im­plan­tes ce­re­bra­les.

FO­TO DE CORTESÍA DCBu­reau

GOO­GLE, TRAS ha­ber con­tra­ta­do a uno de sus íco­nos mun­dia­les, el in­ge­nie­ro Ray Kurz­weil, creó la fi­lial Ca­li­co pa­ra tra­tar de con­tro­lar el en­ve­je­ci­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.