Tres nar­cos des­cri­ben có­mo es tra­ba­jar con ‘El Cha­po’ Guz­mán

El Nuevo Herald (Sunday) - - ESTADOS UNIDOS -

Uno era un adic­to al jue­go que se so­me­tió a una ci­ru­gía plás­ti­ca pa­ra cam­biar su apa­rien­cia. Otro co­men­zó su vi­da de­lic­ti­va con tan so­lo 4 años. Un ter­ce­ro era un ni­ño de Chica­go que hi­zo una for­tu­na con el nar­co­trá­fi­co.

Los tres, Tir­so Mar­tí­nez Sán­chez, Jor­ge Ci­fuen­tes y Pe­dro Flores, es­tán tes­ti­fi­ca­do en el jui­cio al nar­co­tra­fi­can­te me­xi­cano Joa­quín “El Cha­po“Guz­mán en un lar­go pro­ce­so en Es­ta­dos Uni­dos.

Al ilus­trar una ima­gen ví­vi­da de la bo­nan­za de co­caí­na co­lom­biano-me­xi­ca­na de las dé­ca­das de 1990 y 2000, los tres nar­co­tra­fi­can­tes des­cri­bie­ron en la cor­te fe­de­ral de Brooklyn las re­com­pen­sas, re­ve­ses y ra­re­zas de tra­ba­jar con el je­fe del cár­tel de Si­na­loa.

Aquí hay al­gu­nos pun­tos des­ta­ca­dos de sus tes­ti­mo­nios:

EL FUT­BO­LIS­TA

Al igual que otros nar­cos im­por­tan­tes de su épo­ca, Mar­tí­nez ga­nó más di­ne­ro del que po­día gas­tar. Tes­ti­fi­có que usó un po­co pa­ra com­prar equi­pos de fútbol en Mé­xi­co, lo que le va­lió el apo­do de “El Fut­bo­lis­ta”. Ade­más te­nía adi­ción por las apues­tas.

El tes­ti­go de 52 años re­la­tó tam­bién que uno de sus ex je­fes se dis­pa­ró en la ca­be­za pa­ra no ser de­te­ni­do, mien­tras que otro mu­rió en la me­sa de ope­ra­cio­nes du­ran­te una ci­ru­gía plás­ti­ca pa­ra al­te­rar su apa­rien­cia.

Mar­tí­nez de­cla­ró que, a par­tir del 2000, su­per­vi­só un plan de Guz­mán pa­ra trans­por­tar co­caí­na des­de Mé­xi­co has­ta Nue­va York por tren. Cal­cu­la que ga­nó unos $20 mi­llo­nes en es­te ope­ra­ti­vo an­tes de aban­do­nar­lo de­bi­do a la pre­sión por par­te de Guz­mán por las pér­di­das ge­ne­ra­das por los de­co­mi­sos.

NE­GO­CIO DE FA­MI­LIA

Ci­fuen­tes des­cri­bió có­mo su pa­dre lo re­clu­tó a los 4 años pa­ra ayu­dar a mo­ver ci­ga­rri­llos y al­cohol ile­ga­les en Me­de­llín, Co­lom­bia.

Tes­ti­fi­có que mu­chos de sus ocho her­ma­nos es­ta­ban en el co­mer­cio de drogas y que te­nían “con­flic­tos co­mo cual­quier otra fa­mi­lia”.

Ci­fuen­tes, de 55 años, en­via­ba co­caí­na co­lom­bia­na al cár­tel de Si­na­loa por avión. Di­ce que se reunió con “El Cha­po” en su ran­cho en el 2003, don­de fes­te­ja­ban dos años de que Guz­mán ha­bía es­ca­pa­do de pri­sión.

En otra reunión en el 2009, el tes­ti­go de­cla­ró que com­par­tió un ci­ga­rro de ma­rihua­na con Guz­mán, quien le di­jo a Ci­fuen­tes “es­to no me ha­ce na­da”.

EL HOM­BRE

Los ge­me­los Pe­dro y Mar­ga­ri­to Flores, de 37 años, eran tan bue­nos dis­tri­bu­yen­do co­caí­na en Es­ta­dos Uni­dos que Guz­mán los bus­có.

Pe­dro Flores, quien se re­fie­re a Guz­mán co­mo “The Man” (El Hom­bre), des­cri­bió que aun cuan­do “El Cha­po” es­ta­ba pró­fu­go los ge­me­los pu­die­ron se­guir ade­lan­te con su red en Es­ta­dos Uni­dos con su­fi­cien­te éxi­to co­mo pa­ra re­unir­se con el nar­co me­xi­cano en las mon­ta­ñas de Si­na­loa. Flores re­la­tó que de ca­mino al en­cuen­tro vio a un hom­bre des­nu­do, apa­ren­te­men­te tor­tu­ra­do. “Es­ta­ba ata­do a un ár­bol con una ca­de­na”, di­jo.

El es­trés del tra­ba­jo y los pe­li­gros de una san­grien­ta gue­rra den­tro del cár­tel con­ven­cie­ron a Flores a com­pro­me­ter­se con fe­de­ra­les es­ta­dou­ni­den­ses.

As­so­cia­ted Press

ES­TA COM­BI­NA­CIÓN de fo­tos mues­tra a tres ex aso­cia­dos de “El Cha­po” Guz­mán. De iz­quier­da a de­re­cha, Tir­so Mar­tí­nez Sán­chez, Pe­dro Flores y Jor­ge Ci­fuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.