Un año de desafíos pa­ra los in­mi­gran­tes

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR BREN­DA ME­DI­NA bme­di­[email protected]­nue­vohe­rald.com

Po­co an­tes de la Na­vi­dad del 2015, Leah Ca­yas­so lle­gó a su ca­sa con más de 50 car­tas di­ri­gi­das a ni­ños que se en­con­tra­ban re­te­ni­dos en al­ber­gues pa­ra in­mi­gran­tes, tras cru­zar la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

Unos días an­tes la ma­dre de Leah, una in­mi­gran­te hon­du­re­ña, la ha­bía pe­di­do a la ni­ña de 10 años que es­cri­bie­ra una de las car­tas. Pe­ro a Leah el pro­yec­to le pa­re­ció tan im­por­tan­te, que re­clu­tó a sus ami­gos de la es­cue­la pa­ra re­unir do­ce­nas de mi­si­vas na­vi­de­ñas.

En su car­ta, Leah ani­mó a los ni­ños de­te­ni­dos por las au­to­ri­da­des de in­mi­gra­ción a man­te­ner la for­ta­le­za y a “re­cor­dar que Dios los ama”, con es­ta úl­ti­ma fra­se en le­tras ma­yús­cu­las.

Esa ac­ti­vi­dad alen­tó en Leah las ga­nas de lu­char por una co­mu­ni­dad que con­si­de­ra vul­ne­ra­ble: los in­mi­gran­tes. Hoy ella es una ac­ti­vis­ta de in­mi­gra­ción con la cam­pa­ña We Be­long To­get­her. En el ve­rano dio un discurso an­te ca­si 30,000 per­so­nas en Was­hing­ton. Y el pró­xi­mo año es­co­lar se­rá la ca­ra de una cam­pa­ña na­cio­nal de li­de­raz­go en las es­cue­las. Un afi­che con el ros­tro de la jo­ven mia­men­se y las pa­la­bras “Fa­mi­lies be­long to­get­her” (Las fa­mi­lias de­ben es­tar uni­das) ador­na­rá es­cue­las en to­do el país co­mo par­te de la ini­cia­ti­va We The Fu­tu­re. Leah, que aho­ra tie­ne 13 años, es la par­ti­ci­pan­te más jo­ven en­tre los 10 lí­de­res jó­ve­nes que for­man par­te de la cam­pa­ña. Ade­más del poster, ca­da uno creó un plan de cla­ses pa­ra que los maes­tros pue­dan en­se­ñar so­bre los res­pec­ti­vos te­mas por los que ca­da uno abo­ga.

El plan di­se­ña­do por Leah ex­hor­ta a es­tu­dian­tes a es­cri­bir car­tas y se en­fo­ca en ayu­dar a las per­so­nas a en­ten­der el com­pli­ca­do te­ma de in­mi­gra­ción, que ha to­ma­do pro­mi­nen­cia a ni­vel na­cio­nal tras la elec­ción del 2016. A tres años de que Leah y sus com­pa­ñe­ros de es­cue­la en­via­ran car­tas a ni­ños y ado­les­cen­tes en cus­to­dia del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos tras cru­zar so­los la fron­te­ra —co­mo par­te de un éxo­do en­tre el 2013 y 2015— el go­bierno hoy tie­ne re­te­ni­dos a 14,000 me­no­res en al­ber­gues pa­ra in­mi­gran­tes al­re­de­dor del país, una ci­fra nun­ca an­tes vis­ta.

“Yo qui­se ayu­dar por­que mi ami­ga Me­la­nie fue una de esas ni­ñas, y des­pués tu­vo la opor­tu­ni­dad de ser li­bre”, con­tó Leah re­cien­te­men­te al re­cor­dar sus pri­me­ros pa­sos en el ac­ti­vis­mo. “Eso me en­se­ñó que sin im­por­tar la edad que uno ten­ga, siem­pre pue­de dar al­go pa­ra ayu­dar a los de­más. No tie­ne que ser di­ne­ro, pue­de ser tiem­po, ca­ri­ño y nues­tra voz”.

Es­te año las no­ti­cias de in­mi­gra­ción que han do­mi­na­do los ti­tu­la­res son las se­pa­ra­cio­nes de fa­mi­lias en la fron­te­ra, los pla­nes de cons­truc­ción de un mu­ro fron­te­ri­zo y, más re­cien­te­men­te, la muer­te de Ja­ke­lin Caal y Fé­lix Gómez Alon­zo, dos ni­ños gua­te­mal­te­cos que mu­rie­ron en cus­to­dia de la pa­tru­lla fron­te­ri­za tras cru­zar a EEUU con sus pa­dres (en ca­sos se­pa­ra­dos).

Pe­ro a ni­vel co­mu­ni­ta­rio jó­ve­nes co­mo Leah y or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Flo­ri­da Im­mi­grant Coa­li­tion, Cat­ho­lic Le­gal Ser­vi­ces y Ame­ri­cans for Im­mi­grant Jus­ti­ce han al­za­do sus vo­ces pa­ra pro­tes­tar con­tra lo que con­si­de­ran po­lí­ti­cas hos­ti­les ha­cia los in­mi­gran­tes, o brin­da­do asis­ten­cia le­gal a las per­so­nas re­cién lle­ga­das o que ya lle­van años en la co­mu­ni­dad.

SER­VI­CIOS CA­TÓ­LI­COS

Pa­ra Randy McG­rorty, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Cat­ho­lic Le­gal Ser­vi­ces de la ar­qui­dió­ce­sis de Mia­mi, su tra­ba­jo con los in­mi­gran­tes re­pre­sen­ta la me­jor par­te de lo que sig­ni­fi­ca ser es­ta­dou­ni­den­se.

“Per­so­nal­men­te sien­to que el tra­ba­jo que ha­ce­mos re­pre­sen­ta lo me­jor de la tra­di­ción ame­ri­ca­na, y pien­so que la ra­zón por la que Amé­ri­ca es gran­dio­sa es pre­ci­sa­men­te por las ge­ne­ra­cio­nes de in­mi­gran­tes que han ve­ni­do a Es­ta­dos uni­dos y con­tri­bui­do tan­to”, di­jo McG­rorty.

McG­rorty di­jo que “to­dos los días” su or­ga­ni­za­ción tra­ba­ja con fa­mi­lias in­mi­gran­tes que han si­do se­pa­ra­das de “una u otra ma­ne­ra”. Por ejem­plo, Cat­ho­lic Le­gal Ser­vi­ces ayu­dó es­te año a ve­ne­zo­la­nos que han lle­ga­do al aeropuerto de Mia­mi con vi­sas va­li­das de tu­ris­tas, pe­ro son de­te­ni­dos por in­mi­gra­ción de­bi­do a sos­pe­chas de que pue­dan que­dar­se en el país. Ade­más la or­ga­ni­za­ción ha re­pre­sen­ta­do a de­ce­nas de hom­bres y mu­je­res que en­fren­tan la de­por­ta­ción y cu­yos hi­jos na­cie­ron en Es­ta­dos Uni­dos.

“Mu­chos de ellos son nues­tros, ve­ci­nos, ami­gos de años o fa­mi­lia­res, que es­tán in­te­gra­dos a es­ta co­mu­ni­dad y con­tri­bu­yen a la eco­no­mía”, di­jo McG­rorty.

Sin em­bar­go, McG­rorty la­men­tó las cre­cien­tes di­fi­cul­ta­des que en­fren­tan or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Cat­ho­lic Le­gal Cha­ri­ties, que han vis­to un in­cre­men­to de has­ta 50 por cien­to en la de­man­da por sus ser­vi­cios, mien­tras que los ca­sos de in­mi­gra­ción son ca­da vez más di­fí­ci­les de ga­nar.

“Se han rea­li­za­do cam­bios de po­lí­ti­ca que han cam­bia­do la ley sin que lo de­ci­die­ra el Congreso, lo cual di­fi­cul­ta el pro­ce­so de prue­bas de los ca­sos [de in­mi­gra­ción]”, di­jo. “te­ne­mos más per­so­nas asus­ta­das lla­mán­do­nos, me­nos re­cur­sos y mas ne­ce­si­dad fi­nan­cie­ra”.

DE­FEN­DIEN­DO A LOS ME­NO­RES

Re­tos si­mi­la­res ha en­fren­ta­do la or­ga­ni­za­ción de ayu­da le­gal Ame­ri­cans for Im­mi­grant Jus­ti­ce (AIJ), cu­yos abo­ga­dos em­pe­za­ron a no­tar des­de ha­ce ca­si un año que sus clien­tes eran ca­da vez más pe­que­ños. El gru­po sin fi­nes de lu­cro re­pre­sen­ta a los me­no­res que lle­gan a al­ber­gues en Flo­ri­da tras ser se­pa­ra­dos de sus pa­dres en la fron­te­ra o cru­zar so­los a EEUU.

Una de las abo­ga­das de AIJ re­pre­sen­ta en los tri­bu­na­les a una ni­ña gua­te­mal­te­ca de tres años cu­yo pa­dre fue de­por­ta­do y cu­ya ma­dre mu­rió en Gua­te­ma­la.

Ade­más de re­pre­sen­tar a los me­no­res, AIJ asiste a mi­les de in­mi­gran­tes en la Flo­ri­da a na­ve­gar el com­ple­jo sis­te­ma de in­mi­gra­ción.

Los cam­bios en las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción han cau­sa­do que AIJ re­or­ga­ni­ce sus es­tra­te­gias, di­jo la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va Cheryl Little.

“En­tre los mi­les de ca­sos que te­ne­mos es­ta­mos prio­ri­zan­do los que ne­ce­si­tan asis­ten­cia in­me­dia­ta pa­ra pro­te­ger sus de­re­chos, con ca­da vez me­nos re­cur­sos dis­po­ni­bles”, ex­pli­có Little. “Aho­ra acom­pa­ña­mos a ca­da per­so­na que re­pre­sen­ta­mos cuan­do tie­nen que ir a la ofi­ci­na de ICE (po­li­cía de in­mi­gra­ción), al­go que an­tes po­dían ha­cer so­los por­que no eran prio­ri­dad pa­ra la de­por­ta­ción”.

An­te los nue­vos re­tos, los ac­ti­vis­tas y lí­de­res de las or­ga­ni­za­cio­nes de asis­ten­cia le­gal ase­gu­ran que se mantendrán fir­mes con mi­ras al pró­xi­mo año.

“Ob­via­men­te es­te no es el mo­men­to de dar­se por ven­ci­dos”, di­jo Little. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do ca­da vez más ho­ras pa­ra dar a la gen­te una opor­tu­ni­dad”.

PE­DRO POR­TAL ppor­[email protected]­nue­vohe­rald.com

EN SU car­ta, leí­da 22 de di­ciem­bre de 2015, Leah Ca­yas­so ani­mó a los me­no­res a man­te­ner la for­ta­le­za y a “re­cor­dar que Dios los ama”.

AFI­CHE CON el ros­tro de Leah Ca­yas­so, di­se­ña­do por Rommy To­rri­co pa­ra la cam­pa­ña.

ELE­NA MÁR­QUEZ, Es­sar Ve­láz­quez, Leah Ca­yas­so, Char­lie Hoz, Os­car Váz­quez y Pres­ley In­te­ri­no du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa en South Mia­mi el 22 de di­ciem­bre de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.