CIEN­TÍ­FI­COS ES­TÁN PREO­CU­PA­DOS

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR NI­CHO­LAS CA­SEY

Las Ga­lá­pa­gos no so­lo es­tán en la in­ter­sec­ción de tres co­rrien­tes oceá­ni­cas, tam­bién se ubi­can por don­de pa­sa uno de los pa­tro­nes cli­má­ti­cos más des­truc­ti­vos del mun­do, El Ni­ño.

Cuan­do el cie­lo se abre, el sol ecua­to­rial se cier­ne so­bre el crá­ter de es­te vol­cán humean­te y de­ja ver el pai­sa­je acuo­so don­de em­pe­zó a con­ce­bir­se la teo­ría de la evo­lu­ción.

Al otro la­do de un mar po­co pro­fun­do se en­cuen­tra la is­la San­tia­go, don­de Char­les Darwin al­gu­na vez di­vi­só igua­nas ma­ri­nas, la úni­ca es­pe­cie de la­gar­to que bus­ca su co­mi­da en el océano. Por ahí vue­lan los pin­zo­nes, que son pro­duc­to de un len­to pe­ro cons­tan­te cam­bio ge­ne­ra­cio­nal. Pe­ro pue­de que la ve­lo­ci­dad de las aves no sea su­fi­cien­te pa­ra com­pen­sar el pa­so ac­tual del cam­bio cli­má­ti­co.

Darwin vio en la lu­cha con­tra la ex­tin­ción en es­tas is­las los pla­nos del ori­gen de to­das las es­pe­cies, in­clui­da la hu­ma­na.

Aun­que ni si­quie­ra el cien­tí­fi­co in­glés pu­do ha­ber ima­gi­na­do lo que les es­pe­ra­ba a las Ga­lá­pa­gos, don­de to­do pa­re­ce dis­pues­to pa­ra la que pro­ba­ble­men­te sea la prue­ba evo­lu­ti­va más gran­de.

Las is­las son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles a me­di­da que el cam­bio cli­má­ti­co pro­vo­ca que la tem­pe­ra­tu­ra de los océa­nos au­men­te. Los cien­tí­fi­cos es­tán preo­cu­pa­dos. Las Ga­lá­pa­gos no so­lo es­tán en la in­ter­sec­ción de tres co­rrien­tes oceá­ni­cas, tam­bién se ubi­can por don­de pa­sa uno de los pa­tro­nes cli­má­ti­cos más des­truc­ti­vos del mun­do, El Ni­ño, que pro­vo­ca un ca­len­ta­mien­to rá­pi­do y ex­tre­mo del Pa­cí­fi­co orien­tal tro­pi­cal.

En un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2014, más de una do­ce­na de cli­ma­tó­lo­gos ad­vir­tie­ron que el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra oceá­ni­ca es­ta­ba cau­san­do que El Ni­ño fue­ra más fre­cuen­te y más in­ten­so. La Unesco, la agen­cia de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la edu­ca­ción, la cien­cia y la cul­tu­ra, aho­ra ad­vier­te que las Ga­lá­pa­gos son uno de los lu­ga­res más vul­ne­ra­bles a los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co.

Pa­ra dar­se una idea del fu­tu­ro pa­ra las Ga­lá­pa­gos, con­vie­ne ob­ser­var su pa­sa­do re­cien­te, cuan­do un fe­nó­meno si­mi­lar ame­na­zó a es­tas is­las. Las aguas más cá­li­das pro­vo­ca­das por El Ni­ño im­pi­die­ron que los nu­trien­tes subie­ran a la su­per­fi­cie del océano y hu­bo una ham­bru­na ge­ne­ra­li­za­da.

Las igua­nas ma­ri­nas gran­des mu­rie­ron, mien­tras que otras en­co­gie­ron su es­que­le­to pa­ra so­bre­vi­vir. Las aves ma­ri­nas de­ja­ron de po­ner hue­vos. Los bos­ques de ár­bo­les de mar­ga­ri­ta fue­ron arra­sa­dos por las tormentas y en su lu­gar lle­ga­ron ma­to­rra­les es­pi­no­sos in­va­si­vos. Ocho de ca­da diez pin­güi­nos mu­rie­ron y ca­si to­dos los ca­cho­rros de león ma­rino fa­lle­cie­ron. Un pez del lar­go de un lá­piz, la da­mi­se­la de las Ga­lá­pa­gos, nun­ca vol­vió a apa­re­cer.

Eso ocu­rrió en 1982. Des­de en­ton­ces la tem­pe­ra­tu­ra de los océa­nos del mun­do ha au­men­ta­do al me­nos 0.5 gra­dos Cel­sius.

Da­vid J. An­der­son, bió­lo­go en la Uni­ver­si­dad de Wa­ke Fo­rest y quien es­tu­dia a los pi­que­ros de pa­tas azu­les, di­jo que la de­vas­ta­ción a cau­sa de El Ni­ño era ines­pe­ra­da cuan­do él em­pe­zó a tra­ba­jar en las is­las en los años ochen­ta.

“Aho­ra nos pre­gun­ta­mos qué tan fre­cuen­te se­rá. Los pa­tro­nes de El Ni­ño tie­nen efec­tos ava­sa­lla­do­res”, ase­gu­ró. “Y ca­da vez su­ce­den con más fre­cuen­cia”.

A pe­sar de que las Ga­lá­pa­gos es­tán al cen­tro de los tró­pi­cos geo­grá­fi­cos, por ahí flu­ye una gran co­rrien­te des­de el sur chi­leno, la co­rrien­te de Hum­boldt. Es­ta man­tie­ne a las is­las fres­cas y sin llu­via du­ran­te la ma­yor par­te del año, una si­tua­ción inusual de­bi­do a que la lí­nea del ecuador atra­vie­sa el ar­chi­pié­la­go. Así, las is­las tie­nen un clima sub­tro­pi­cal y son de los po­cos lu­ga­res en la Tie­rra don­de co­exis­ten los pin­güi­nos y los co­ra­les.

No obs­tan­te, a ve­ces la co­rrien­te de Hum­boldt se alen­ta sin pre­vio avi­so.

En cues­tión de me­ses, las aguas del océano em­pie­zan a ca­len­tar­se con ra­pi­dez: su tem­pe­ra­tu­ra au­men­ta en has­ta 2 gra­dos Cel­sius. Las tormentas en­ton­ces azo­tan las is­las, hay llu­vias e inun­da­cio­nes re­pen­ti­nas. Ca­si de la no­che a la ma­ña­na, las Ga­lá­pa­gos se vuel­ven más ca­lu­ro­sas: es el ini­cio de El Ni­ño, una re­fe­ren­cia acu­ña­da por los pes­ca­do­res pe­rua­nos ya que el fe­nó­meno ocu­rre por las fe­chas na­vi­de­ñas.

“El sis­te­ma ma­rino de las Ga­lá­pa­gos es co­mo una mon­ta­ña ru­sa”, afir­mó Jon D. Wit­man, pro­fe­sor de bio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Brown que rea­li­za in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los eco­sis­te­mas co­ra­li­nos en las Ga­lá­pa­gos. Des­ta­có que a los pun­tos má­xi­mos de las tem­pe­ra­tu­ras cá­li­das les si­guen pe­rio­dos de tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas, co­no­ci­dos co­mo La Ni­ña.

Los cien­tí­fi­cos es­tán preo­cu­pa­dos. Las Ga­lá­pa­gos no so­lo es­tán en la in­ter­sec­ción de tres co­rrien­tes oceá­ni­cas, tam­bién se ubi­can por don­de pa­sa uno de los pa­tro­nes cli­má­ti­cos más des­truc­ti­vos del mun­do, El Ni­ño, que pro­vo­ca un ca­len­ta­mien­to rá­pi­do y ex­tre­mo del Pa­cí­fi­co orien­tal tro­pi­cal.

Wit­man se­ña­ló que el pro­ble­ma con el ca­len­ta­mien­to glo­bal es que el pun­to de re­fe­ren­cia a par­tir del cual ocu­rren es­tas fluc­tua­cio­nes brus­cas se ele­va igual que la tem­pe­ra­tu­ra oceá­ni­ca, así co­mo con la in­ten­si­dad y la fre­cuen­cia de El Ni­ño.

An­tes de es­cri­bir Moby Dick, Her­man Mel­vi­lle na­ve­gó por las Ga­lá­pa­gos, don­de vio las igua­nas ma­ri­nas ne­gras so­bre las ro­cas. Es­cri­bió que eran “la ano­ma­lía más ex­tra­ña de la na­tu­ra­le­za es­tra­fa­la­ria”, se­gún un tex­to pu­bli­ca­do en la dé­ca­da de 1850.

Una ano­ma­lía par­ti­cu­lar de las igua­nas ma­ri­nas ofre­ce una pis­ta acer­ca de lo que po­dría sig­ni­fi­car pa­ra ellas un au­men­to en las tem­pe­ra­tu­ras de los ma­res de las Ga­lá­pa­gos.

Mar­tin Wi­kels­ki, un bió­lo­go evo­lu­cio­nis­ta del Ins­ti­tu­to Max Planck de Or­ni­to­lo­gía, en Ale­ma­nia, no­tó al­go ex­tra­ño en sus cálcu­los cua­do rea­li­za­ba un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción cer­ca de la cos­ta de la is­la Ge­no­ve­sa: cuan­do el mar se ca­len­ta­ba, el ta­ma­ño de las igua­nas se re­du­cía.

“’Es ob­vio que un ani­mal no pue­de en­co­ger­se, es im­po­si­ble’”, re­cor­dó que pen­só en ese mo­men­to. “Pe­ro se veían ex­tra­ñas, co­mo ra­nas cu­yas pa­tas son de­ma­sia­do lar­gas pa­ra ese cuer­po”.

Re­sul­tó que las igua­nas sí se es­ta­ban en­co­gien­do.

El au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra oceá­ni­ca pro­vo­ca que ha­ya me­nos al­gas, la prin­ci­pal fuen­te de ali­men­to pa­ra las igua­nas ma­ri­nas. Los cien­tí­fi­cos creen que es­tos rep­ti­les qui­zá reab­sor­ben par­tes de su es­que­le­to pa­ra re­du­cir su ta­ma­ño e in­cre­men­tar sus po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir con po­ca co­mi­da. Es po­si­ble que se de­ba a cam­bios hor­mo­na­les por el es­trés, aun­que aún no se com­pren­de del to­do có­mo es que las igua­nas se adap­tan. No obs­tan­te, es po­si­ble que es­ta adap­ta­ción sea cla­ve pa­ra su su­per­vi­ven­cia a me­di­da que los ci­clos de El Ni­ño se vuel­ven más fre­cuen­tes.

La evo­lu­ción ha pro­vo­ca­do cam­bios di­ver­sos en otros ani­ma­les, que bien po­drían ser le­ta­les a me­di­da que la tem­pe­ra­tu­ra del océano se ele­va.

Un día ha­ce po­co en las cos­tas su­re­ñas de la is­la Isa­be­la, la más gran­de de las Ga­lá­pa­gos, un león ma­rino ma­cho au­lla­ba ha­cia una ma­na­da de crías en una po­za de ma­rea. Los leo­nes y los lo­bos ma­ri­nos en es­ta re­gión no tie­nen una tem­po­ra­da de re­pro­duc­ción fi­ja, por eso los ma­chos es­tán cons­tan­te­men­te a la de­fen­si­va an­te su com­pe­ten­cia. Esa vi­gi­lan­cia cons­tan­te les cues­ta ca­ro, pues re­du­ce el tiem­po que de­di­can a la ca­za de pe­ces.

Cuan­do au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra de los ma­res, la po­bla­ción de sar­di­nas en Isa­be­la se des­plo­ma. En 1982, con la lle­ga­da de El Ni­ño, ca­si to­dos los ma­chos adul­tos de los otá­ri­dos mu­rie­ron de ham­bre. La ma­yo­ría de los ca­cho­rros de leo­nes ma­ri­nos que na­cie­ron ese año tam­bién mu­rie­ron por­que sus pa­dres no pu­die­ron ali­men­tar­los, de acuer­do con un es­tu­dio rea­li­za­do por Fritz Trill­mich, ecó­lo­go del com­por­ta­mien­to.

“Es co­mo si nues­tra ge­ne­ra­ción no tu­vie­ra hi­jos”, se­ña­ló Ro­bert Lamb, quien rea­li­za un doc­to­ra­do en eco­lo­gía y bio­lo­gía evo­lu­ti­va en la Uni­ver­si­dad Brown.

Las cria­tu­ras han estando idean­do nue­vas ma­ne­ras de ca­zar.

En no­viem­bre, las ro­cas es­car­pa­das de una ca­le­ta cer­ca­na a la cos­ta nor­te de la is­la Isa­be­la es­ta­ban re­ple­tas de hue­sos de un atún. De acuer­do con cien­tí­fi­cos, nun­ca se ha­bía vis­to que los leo­nes ma­ri­nos co­mie­ran es­ta es­pe­cie an­tes.

Una ma­ña­na re­cien­te, jus­to des­pués del ama­ne­cer, unos leo­nes ma­ri­nos per­si­guie­ron a un atún enor­me ha­cia esa ca­le­ta, pa­ra lue­go des­pe­da­zar­lo en las aguas po­co pro­fun­das.

Aún no se ha es­tu­dia­do si se tra­ta sim­ple­men­te de un com­por­ta­mien­to nue­vo que sur­gió por­que las po­bla­cio­nes de pe­ces más pe­que­ños se vol­vie­ron es­ca­sas, pe­ro es­ta die­ta po­dría ser ven­ta­jo­sa pa­ra los leo­nes ma­ri­nos a me­di­da que el fe­nó­meno de El Ni­ño su­ce­da con más fre­cuen­cia.

Otros ani­ma­les no tie­nen tan­tas op­cio­nes pa­ra cam­biar su ali­men­ta­ción.

A lo lar­go de la cos­ta ha­bi­tan los bo­bos o pi­que­ros pa­tas azu­les, un ave co­no­ci­da por sus lla­ma­ti­vas ex­tre­mi­da­des y por sus an­da­res có­mi­cos de la­do a la­do. En el mar, es­tos ex­per­tos en de­vo­rar pe­ces pla­nean ele­gan­te­men­te so­bre las olas an­tes de zam­bu­llir­se en el océano, co­mo cla­va­dis­tas en una com­pe­ten­cia, y ha­cen que los pe­ces se se­pa­ren pa­ra aga­rrar­los uno a uno.

Los pi­que­ros pa­tia­zu­les se ali­men­ta­ron ca­si ex­clu­si­va­men­te de sar­di­nas has­ta 1997, cuan­do la po­bla­ción de esa es­pe­cie se des­plo­mó por ra­zo­nes des­co­no­ci­das. Aún es­ca­sean, así que el ave ha te­ni­do que bus­car otros ti­pos de pe­ces. Sin em­bar­go, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra del mar se ele­va con la lle­ga­da de El Ni­ño, esos otros pe­ces tam­bién des­apa­re­cen.

“Bá­si­ca­men­te de­jan de in­ten­tar re­pro­du­cir­se”, di­jo An­der­son, el bió­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Wa­ke Fo­rest, so­bre los pi­que­ros. Afir­ma que es­te pa­trón de con­duc­ta se ha vuel­to más fre­cuen­te con­for­me tam­bién lo ha he­cho el pa­trón cli­má­ti­co de El Ni­ño.

“Den­tro de cien años, no me sor­pren­de­ría que los bo­bos pa­tia­zu­les des­apa­re­cie­ran” si es­ta ten­den­cia se man­tie­ne, sen­ten­ció An­der­son.

Se ob­ser­va un com­por­ta­mien­to si­mi­lar en otras aves acuá­ti­cas en es­ta zo­na. Los pin­güi­nos de las Ga­lá­pa­gos, que so­lo ha­bi­tan en es­tas is­las, de­jan de re­pro­du­cir­se cuan­do el agua lle­ga a los 25 gra­dos Cel­sius.

El cor­mo­rán no vo­la­dor o man­cón mue­re de ham­bre en su ni­do por­que no pue­de vo­lar pa­ra en­con­trar ali­men­to en otros lu­ga­res cuan­do las po­bla­cio­nes de pe­ces disminuyen cer­ca de las is­las.

Mien­tras que el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra se ha vuel­to la per­di­ción pa­ra mu­chas es­pe­cies en­dé­mi­cas que evo­lu­cio­na­ron en torno al clima fres­co sub­tro­pi­cal de las Ga­lá­pa­gos, las es­pe­cies in­va­so­ras han pros­pe­ra­do.

Los bos­ques del en­dé­mi­co ár­bol de mar­ga­ri­ta (Sca­le­sia) ya se es­ta­ban re­du­cien­do de­bi­do a la ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra en las zo­nas mon­ta­ño­sas. Es­tos ár­bo­les es­tán acos­tum­bra­dos al clima tem­pla­do, así que las tormentas vio­len­tas que acom­pa­ñan a los pa­tro­nes ex­tre­mos de El Ni­ño pue­den cau­sar es­tra­gos en sus bos­ques.

Es un fe­nó­meno des­truc­ti­vo, pe­ro an­tes los cam­bios con las tormentas eran par­te del ci­clo na­tu­ral de es­tos ár­bo­les de mar­ga­ri­ta; per­mi­tían que una nue­va ge­ne­ra­ción echa­ra raí­ces.

Pe­ro el cam­bio cli­má­ti­co ha pro­vo­ca­do un cor­to­cir­cui­to en es­te pro­ce­so. De­ba­jo de los bos­ques de sca­le­sia, hay se­mi­llas de mo­ras in­va­so­ras a la es­pe­ra de que los ár­bo­les de mar­ga­ri­ta gi­gan­tes se de­rrum­ben. Aho­ra, las mo­ras se es­par­cen rá­pi­da­men­te e im­pi­den que la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de ár­bo­les se desa­rro­lle.

“Te­mo que si no se ha­ce na­da res­pec­to a las mo­ras, los bos­ques de sca­le­sia no pue­dan re­cu­pe­rar­se a lar­go pla­zo”, ad­vir­tió Hein­ke Jä­ger, ecó­lo­ga de la Fun­da­ción Char­les Darwin en las Ga­lá­pa­gos, en re­fe­ren­cia a los im­pac­tos re­pe­ti­dos de El Ni­ño.

Se­gún Jä­ger, una apa­ri­ción ex­tre­ma de El Ni­ño en 1997 y 1998 ha­bría coin­ci­di­do con la in­tro­duc­ción de la pri­me­ra ra­na a las is­las, la ra­na de ár­bol de ho­ci­co aqui­lla­do, apo­da­da sa­po de Fow­ler. Eso po­dría ha­ber ayu­da­do a que se es­par­cie­ra tal que aho­ra es una ame­na­za pa­ra las po­bla­cio­nes de in­sec­tos y otros in­ver­te­bra­dos.

Otra es­pe­cie in­va­so­ra que ha preo­cu­pa­do a mu­chos cien­tí­fi­cos es la hor­mi­ga ro­ja o de fue­go, que pros­pe­ra en tem­pe­ra­tu­ras más hú­me­das y se ali­men­ta de los hue­vos de las tor­tu­gas gi­gan­tes, ade­más de que ata­ca las pier­nas y los ojos de las que es­tán en eta­pa adul­ta.

“Se ve có­mo po­nen uno o dos hue­vos y lue­go las ata­can las hor­mi­gas”, ex­pli­có Christian Se­vi­lla, con­ser­va­cio­nis­ta del par­que na­cio­nal. “Van sol­tan­do el res­to de los hue­vos mien­tras ca­mi­nan tra­tan­do de es­ca­par, con las hor­mi­gas to­da­vía mor­dién­do­les las pier­nas”.

(Iró­ni­ca­men­te, Darwin fue un de­pre­da­dor de es­tas tor­tu­gas mu­cho an­tes que las hor­mi­gas. “Con las tor­tu­gas jó­ve­nes se ha­ce muy bue­na so­pa”, es­cri­bió en sus dia­rios en 1839).

Se­vi­lla y otros tra­ba­ja­do­res del par­que es­tán con­si­de­ran­do em­pren­der es­fuer­zos de mi­ti­ga­ción pa­ra tra­tar de pro­te­ger a las es­pe­cies ame­na­za­das por la cre­cien­te fre­cuen­cia del fe­nó­meno El Ni­ño que ha traí­do el ca­len­ta­mien­to glo­bal. El par­que ya im­ple­men­tó un pro­gra­ma pa­ra criar tor­tu­gas gi­gan­tes en cau­ti­ve­rio.

GUENTERGUNI Getty Images

LAS IS­LAS tie­nen un clima sub­tro­pi­cal y son de los po­cos lu­ga­res en la Tie­rra don­de co­exis­ten los pin­güi­nos y los co­ra­les.

JOSH HANER NYT

LA EVO­LU­CIÓN ha pro­vo­ca­do cam­bios di­ver­sos en otros ani­ma­les, que bien po­drían ser le­ta­les a me­di­da que la tem­pe­ra­tu­ra del océano se ele­va.

JOSH HANER NYT

UN PIN­GÜINO en bus­ca de ali­men­to en la is­la Isa­be­la, la más gran­de de las Ga­lá­pa­gos.

JOSH HANER NYT

UNA IGUA­NA ma­ri­na na­da cer­ca de la is­la Fer­nan­di­na en las Ga­lá­pa­gos.

JOSH HANER NYT

LOS BO­BOS o pi­que­ros pa­tas azu­les, un ave co­no­ci­da por sus lla­ma­ti­vas ex­tre­mi­da­des y por sus an­da­res có­mi­cos de la­do a la­do pla­nean ele­gan­te­men­te so­bre las olas an­tes de zam­bu­llir­se y ha­cen que los pe­ces se se­pa­ren pa­ra aga­rrar­los uno a uno.

JOSH HANER NYT

OTRA ES­PE­CIE in­va­so­ra que ha preo­cu­pa­do a mu­chos cien­tí­fi­cos es la hor­mi­ga ro­ja o de fue­go, que pros­pe­ra en tem­pe­ra­tu­ras más hú­me­das y se ali­men­ta de los hue­vos de las tor­tu­gas gi­gan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.