Nue­va York, a mo­do de des­pe­di­da

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR BO­RIS IZAGUIRRE Es­cri­tor y pre­sen­ta­dor ve­ne­zo­lano

Tras fi­na­li­zar Ar­tBa­sel Mia­mi Beach, tu­ve que mu­dar­me de ca­sa. De­jar mi apar­ta­men­to al­qui­la­do en el Mi­ra­dor de la ca­lle

West, don­de es­cri­bí Tiem­po de Tor­men­ta sy par­te de Un Jar­dín Al

Nor­te, mis dos no­ve­las más exi­to­sas, di­cho sea de pa­so.

No fue fá­cil, ca­da vez que mi­ra­ba mi vis­ta del Mi­ra­dor, so­bre­vo­lan­do to­do South Beach y con el es­ta­dio del Fla­min­go a pie de ca­lle, re­cor­da­ba los ama­ne­ce­res y las tormentas que ob­ser­ve, con be­ne­plá­ci­to y te­rror, des­de ese bal­cón. Mia­mi ce­rra­ba una eta­pa. ¿Dón­de se­ría la otra? Unos me­tros más aba­jo, en otra ciu­dad, un re­gre­so a la nor­ma­li­dad, a Ma­drid y sus cos­tum­bres eu­ro­peas. Al ma­tri­mo­nio que no ce­dió a la dis­tan­cia. O, por qué no, ha­cer una es­ca­pa­da a Nue­va York y des­pe­dir a Amé­ri­ca des­de su ciu­dad más pro­di­gio­sa.

Nos alo­ja­mos en un ho­tel del Dis­tri­to Fi­nan­cie­ro, que que­da le­jos de to­do me­nos de sí mis­mo y que es­ta se­ma­na ha si­do no­ti­cia por­que la no­che de Na­vi­dad se fue a dor­mir des­plo­ma­do y an­tes del fin de año se le­van­tó re­cu­pe­ra­dí­si­mo. Un po­co co­mo no­so­tros mis­mos, que be­bi­mos y co­mi­mos has­ta el des­plo­me y es­ta­mos lle­gan­do a fin de año bas­tan­te sos­te­ni­dos.

Mien­tras es­tu­ve en el co­ra­zón de Wall Street, apre­cié có­mo la ciu­dad se vuel­ve más es­tre­cha y ter­mi­na pa­re­ci­da a la pun­ta de un ar­pón, es­pe­ran­do ca­zar ba­lle­nas que se dis­traen des­de el océano ha­cia la con­fluen­cia de los ríos que ha­cen de Man­hat­tan una nue­va Me­so­po­ta­mia. Y allí de­ci­dí acom­pa­ñar a mi ma­ri­do al Sta­ten Is­land Ferry, que es gra­tui­to y te lle­va ha­cia una is­la ca­ren­te de gla­mour pe­ro tie­ne co­mo fun­ción co­ti­dia­na ob­ser­var a Man­hat­tan, tan­to a la ida, co­mo a la lle­ga­da. Y Man­hat­tan te pa­re­ce un sue­ño, des­de lue­go pe­ro tam­bién una pe­sa­di­lla, un mie­do y una aven­tu­ra. Una his­to­ria de amor y tam­bién de desamor. Y en el fon­do, co­mo si fue­ra to­da ella un gi­gan­tes­co vam­pi­ro, un Drá­cu­la de vi­drio, con­ta­mi­na­ción y hot dogs, es­pe­ran­do que te aven­tu­res a en­trar en sus do­mi­nios y re­ci­bir­te con el au­lli­do de los lo­bos, “los hi­jos de la no­che”, co­mo di­ce el Drá­cu­la de Bram Sto­ker en su in­mor­tal no­ve­la.

Pa­ra mí, Andy War­hol es tam­bién muy pa­re­ci­do a Drá­cu­la. No por vam­pi­ro pe­ro sí por sa­ber ro­dear­se de los hi­jos de la no­che y el ta­len­to y por ha­ber con­ver­ti­do a Nue­va York en la gran ca­pi­tal del ar­te y el ca­pi­ta­lis­mo. Na­die co­mo él en­ten­dió me­jor esa ecua­ción. Y con­si­guió ha­cer­la ca­si una fór­mu­la cu­ya pa­ten­te po­see. Un po­co por eso es im­por­tan­te acu­dir a la am­plí­si­ma re­tros­pec­ti­va que el Whit­ney Mu­seum ex­hi­be en sus pi­sos. Pa­ra ob­ser­var tan­to la obra del ge­nio co­mo su pe­cu­liar fi­lo­so­fía. Su es­ti­lo, su téc­ni­ca, su per­fec­ta in­ge­nie­ría cu­bier­ta de fri­vo­li­dad, irre­ve­ren­cia, iro­nía pe­ro so­bre­to­do ma­gis­tral eje­cu­ción e in­te­li­gen­cia. Mi ma­ri­do se bur­ló de mí di­cien­do que yo acu­día a la ex­po­si­ción co­mo si fue­ra a la mi­sa más im­por­tan­te de mi Dios más res­pe­ta­do. Y pue­de que ten­ga ra­zón. War­hol ha de­fi­ni­do mi ge­ne­ra­ción, mi tiem­po y soy un es­tu­dio­so de mi tiem­po y de mi ge­ne­ra­ción, es bas­tan­te cla­ro y ló­gi­co que su in­fluen­cia es la más de­fi­ni­ti­va de to­das las que co­noz­ca. Y quie­ra.

No de­je de dis­fru­tar de es­ta ex­po­si­ción has­ta mar­zo de 2019, que por lo de­más se­rá un año es­pe­cial, por­que es el fi­nal de una dé­ca­da que pa­ra mí ha si­do la más au­tén­ti­ca de es­te si­glo. La que más lo re­pre­sen­ta­ra, don­de la tec­no­lo­gía al­can­zó ese pun­to de in­fle­xión: lle­gó pa­ra do­mi­nar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.