El 2018, un año cla­ve pa­ra el con­trol de ar­mas

El Nuevo Herald (Sunday) - - ESTADOS UNIDOS -

han aprobado le­yes en la di­rec­ción opues­ta, que in­clu­yen per­mi­tir el por­te de ar­mas en es­cue­las o lu­ga­res de cul­to (Da­ko­ta del Sur), pe­ro “el lobby de ar­mas ha lo­gra­do im­po­ner me­nos tex­tos en el 2018 que en años an­te­rio­res”, se­gún el gru­po Gif­fords.

A ni­vel federal, por otro la­do, so­lo se adop­tó una me­di­da: la ad­mi­nis­tra­ción prohi­bió los “bump stocks”, dis­po­si­ti­vos que per­mi­ten dis­pa­rar en rá­fa­ga. Y no exis­te in­ten­ción al­gu­na de mo­di­fi­car las me­di­das re­la­cio­na­das con fu­si­les de asal­to.

En Es­ta­dos Uni­dos, el por­te de ar­mas es un de­re­cho ga­ran­ti­za­do por la Cons­ti­tu­ción, y el 30 por cien­to de los adul­tos di­ce que po­see al me­nos un ar­ma de fue­go.

La se­gun­da en­mien­da, que en­cuen­tra su ori­gen en la his­to­ria con­quis­ta­do­ra de los pio­ne­ros de Eu­ro­pa, no se dis­cu­te. Pe­ro el 57 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses exi­ge ac­tual­men­te re­glas más es­tric­tas pa­ra mi­ni­mi­zar la can­ti­dad de muer­tes y he­ri­dos con ar­mas. Ha­ce un año, era un 52 por cien­to.

Las ar­mas de fue­go han cau­sa­do más de 36,000 muer­tes en el 2018. La masacre en una es­cue­la se­cun­da­ria en Par­kland, Flo­ri­da, en la que mu­rie­ron 17 per­so­nas el 14 de fe­bre­ro, cau­só un shock en la so­cie­dad: un mi­llón y me­dio de es­ta­dou­ni­den­ses to­ma­ron las ca­lles pa­ra exi­gir con­trol de las ar­mas, y la sú­pli­ca de ado­les­cen­tes trau­ma­ti­za­dos re­co­rrió to­do el país.

An­te es­tas pre­sio­nes, in­clu­so Flo­ri­da, co­no­ci­do por su fle­xi­bi­li­dad en la ven­ta de ar­mas, ha co­men­za­do a im­ple­men­tar tí­mi­das re­for­mas. El re­pu­bli­cano Rick Scott, en­ton­ces go­ber­na­dor, fir­mó en mar­zo una ley que fi­ja en 21 años la edad le­gal pa­ra com­prar un ar­ma de fue­go, e im­po­ne un pe­río­do de tres días en­tre la com­pra de un ar­ma y su en­tre­ga.

Scott, que ac­ce­dió al Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos en no­viem­bre, no re­ci­bió el apo­yo del po­de­ro­so lobby pro-ar­mas, la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle (la

NRA), co­mo en vo­ta­cio­nes an­te­rio­res.

Du­ran­te años, es­te lobby ha ver­ti­do mi­llo­nes de dó­la­res en cam­pa­ñas elec­to­ra­les pa­ra ase­gu­rar la vic­to­ria de sus can­di­da­tos que, una vez en el Congreso, tor­pe­dean cual­quier in­ten­to de re­gu­la­ción.

Pe­ro otro he­cho no­ta­ble de es­te año es que las or­ga­ni­za­cio­nes que bus­can re­gu­lar las ar­mas han gas­ta­do más que la NRA.

El po­de­ro­so lobby gas­tó so­lo $10 mi­llo­nes en las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to, fren­te a $27 mi­llo­nes en el 2014, se­gún su si­tio web.

A la in­ver­sa, el ex al­cal­de de Nue­va York y mul­ti­mi­llo­na­rio Mi­chael Bloom­berg brin­dó apo­yo a la cau­sa con­tra­ria con fon­dos de cam­pa­ña, a tra­vés de su or­ga­ni­za­ción “Every­town for gun sa­fety”. La in­ver­sión dio sus fru­tos: el 83 por cien­to de los 66 can­di­da­tos que apo­yó, ga­na­ron.

Las vic­to­rias no­ta­bles in­clu­yen a Lucy McBath, cu­yo hi­jo mu­rió tras re­ci­bir dis­pa­ros en el 2012 en una gasolinera. McBath ga­nó un es­ca­ño en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes fren­te a un can­di­da­to re­pu­bli­cano cla­si­fi­ca­do co­mo “A” por la NRA (fa­vo­ra­ble a sus prin­ci­pios).

El 3 de enero los can­di­da­tos vic­to­rio­sos in­gre­sa­rán al Congreso. Los de­mó­cra­tas, que re­cu­pe­ra­ron el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pro­me­tie­ron pre­sen­tar en los pri­me­ros 100 días un pro­yec­to de ley pa­ra for­ta­le­cer la ve­ri­fi­ca­ción de antecedentes de los com­pra­do­res de ar­mas.

ALLEN J. SCHABEN TNS

PER­SO­NAS RE­VI­SAN pie­zas se­mi­au­to­má­ti­cas de ri­fles en una ex­hi­bi­ción de ar­mas en el re­cin­to fe­rial de Del Mar, Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.