San Mar­tín, una is­la di­vi­di­da en­tre dos cul­tu­ras

El Nuevo Herald (Sunday) - - PASAPORTES - POR NA­TA­LIA BO­NI­LLA

Cris­tó­bal Co­lón des­cu­brió la is­la el 11 de no­viem­bre de 1493, fe­cha que coin­ci­dió con el día de San Mar­tín, uno de los ico­nos más po­pu­la­res del cris­tia­nis­mo y co­no­ci­do por dar la mi­tad de su ca­pa a un men­di­go que ti­ri­ta­ba de frío en Fran­cia.

Aun­que los es­pa­ño­les crea­ron el pri­mer asen­ta­mien­to eu­ro­peo en es­ta is­la, dos si­glos des­pués, en 1638, los fran­ce­ses y ho­lan­de­ses in­ten­ta­ron con­quis­tar­la du­ran­te esa dé­ca­da pro­vo­can­do con­flic­tos que no aca­ba­ron has­ta el 1648, cuan­do fir­ma­ron el Tra­ta­do de la Con­cor­dia que per­mi­tió a am­bos paí­ses coha­bi­tar de ma­ne­ra ar­mo­nio­sa en el te­rri­to­rio.

Cuen­ta la le­yen­da que, pa­ra de­ter­mi­nar qué área de la is­la ocu­pa­ría ca­da im­pe­rio, se eli­gie­ron los me­jo­res atle­tas fran­ce­ses y ho­lan­de­ses pa­ra que la re­co­rrie­ran, los pri­me­ros des­de el nor­te y los se­gun­dos des­de el sur.

La fron­te­ra fue tra­za­da en el pun­to de en­cuen­tro y, en la ac­tua­li­dad, no exis­te un con­trol fron­te­ri­zo que se­pa­re o dis­tin­ga am­bas par­tes, sino un obe­lis­co.

Al nor­te, la co­lec­ti­vi­dad de ul­tra­mar se lla­ma Saint Mar­tin y su ca­pi­tal es Ma­ri­got; y el sur es co­no­ci­do co­mo Country Sint-Maar­ten, y su ca­pi­tal es Phi­lips­burg.

Con clima tro­pi­cal du­ran­te to­do el año y con una po­bla­ción ge­ne­ral de unos 74,000 ha­bi­tan­tes de más de 120 na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes, era de es­pe­rar­se que el fran­cés y el ho­lan­dés fue­ran las len­guas ofi­cia­les de es­te te­rri­to­rio ul­tra­mar aun­que, de­bi­do a la de­pen­den­cia del tu­ris­mo co­mo una de las prin­ci­pa­les fuen­tes eco­nó­mi­cas, el in­glés ha co­bra­do pro­mi­nen­cia en­tre los re­si­den­tes.

El eu­ro es la mo­ne­da ofi­cial en el la­do fran­cés y el flo­rín en la­do ho­lan­dés. Sin em­bar­go, el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se tam­bién es usa­do co­mún­men­te y se acep­ta en to­dos los lu­ga­res, de­bi­do a la cre­cien­te lle­ga­da de tu­ris­tas, que en 2014, se cal­cu­ló en 499,920 pa­sa­je­ros aé­reos y 2,001,996 tu­ris­tas en cru­ce­ros, se­gún da­tos emi­ti­dos en ma­yo de 2015 por la Or­ga­ni­za­ción Ca­ri­be­ña de Tu­ris­mo.

CAM­BIOS EN LA PO­LÍ­TI­CA EN EL SI­GLO XX

Sint Maar­ten se con­vir­tió en una “te­rri­to­rio in­su­lar” de las An­ti­llas del Reino de los Paí­ses Ba­jos en 1983, jun­to a otras is­las en el Ca­ri­be co­mo Sa­ba y Sint Eus­ta­tius. Eso sig­ni­fi­có que la par­te ho­lan­de­sa de la is­la era go­ber­na­da por un con­se­jo na­cio­nal, un con­se­jo eje­cu­ti­vo y un ad­mi­nis­tra­dor asig­na­do por la co­ro­na ho­lan­de­sa.

Du­ran­te al­gu­nos años, Sint Maar­ten go­zó de mu­cha po­pu­la­ri­dad al de­fi­nir co­mo prin­ci­pal fuen­te eco­nó­mi­ca el tu­ris­mo, a di­fe­ren­cia de su con­tra­par­te fran­ce­sa, que ha­bía op­ta­do por un acer­ca­mien­to me­nos agre­si­vo a es­ta in­dus­tria.

En 1994, los Paí­ses Ba­jos y Fran­cia fir­man un tra­ta­do so­bre con­tro­les fron­te­ri­zos en San Mar­tín, que ayu­da a uni­fi­car los es­fuer­zos de es­truc­tu­rar las po­lí­ti­cas de mi­gra­ción e in­mi­gra­ción.

2010 fue otro año de mu­chos cam­bios pa­ra la par­te ho­lan­de­sa de la is­la: el reino de los Paí­ses Ba­jos de­cla­ró el pe­da­zo de te­rri­to­rio co­mo un “país cons­ti­tu­yen­te” -al igual que Aru­ba y Cu­ra­zao- den­tro de su ju­ris­dic­ción, y el 7 de sep­tiem­bre de ese año, el na­ti­vo Eu­ge­ne Ho­li­day se con­vir­tió en el pri­mer go­ber­na­dor nom­bra­do por el Con­se­jo de Mi­nis­tros del Reino de los Paí­ses Ba­jos.

El lí­der ha­bía ejer­ci­do an­te­rior­men­te co­mo pre­si­den­te del aeropuerto in­ter­na­cio­nal Prin­cess Juliana an­tes de asu­mir el pues­to po­lí­ti­co, que ac­tual­men­te man­tie­ne por un pe­río­do de seis años, en un país que cuen­ta con una po­bla­ción seg­men­ta­da re­li­gio­sa­men­te en­tre ca­tó­li­cos, pen­te­cos­ta­les, me­to­dis­tas y bau­tis­tas, en­tre otras.

Por su par­te, el Go­bierno de Saint Mar­tin es­tá cons­ti­tui­do por un go­ber­na­dor,

asig­na­do des­de Fran­cia, con un pe­rio­do de man­da­to de seis años, y el pue­blo eli­ge un pri­mer mi­nis­tro y un vi­ce­mi­nis­tro, que ejer­cen car­gos por cua­tro años.

La par­te fran­ce­sa de la is­la ha su­fri­do un sig­ni­fi­ca­ti­vo in­cre­men­to de­mo­grá­fi­co, a pe­sar de que su con­tra­par­te su­re­ña es más atrac­ti­va al tu­ris­ta por su vi­da noc­tur­na y co­mer­cios.

Los prin­ci­pa­les deportes que se prac­ti­can en es­ta zo­na son el béis­bol y el sóft­bol y otro de sus sin­gu­la­res atrac­ti­vos son las pla­yas nu­dis­tas que ofre­cen.

PA­RA DIS­FRU­TAR DE LA NA­TU­RA­LE­ZA

El con­jun­to de la is­la de San Mar­tín tie­ne 37 pla­yas de are­nas blan­cas en­tre las que des­ta­ca Orient Bay, por­que es apta pa­ra rea­li­zar un gran nú­me­ro de deportes acuá­ti­cos des­de “jets­ki” has­ta “ki­te­surf”.

Otras pla­yas que go­zan de re­co­no­ci­mien­to y que re­sul­tan ser un gran atrac­ti­vo pa­ra los tu­ris­tas son Pe­ti­tes Ca­yes, Friar’s Bay y la Is­la de Pi­nel, lo­ca­li­za­da al no­res­te del la­do nor­te­ño fran­cés.

La Re­ser­va Na­tu­ral de San Mar­tín es un san­tua­rio de la flo­ra y la fau­na de la is­la que se ex­tien­de so­bre un te­rri­to­rio ma­rino y te­rres­tre de más de 3,200 hec­tá­reas (unos 32 ki­ló­me­tros) con is­lo­tes y áreas pan­ta­no­sas.

En Ma­ri­got, ca­pi­tal de la par­te fran­ce­sa, va­rios si­tios his­tó­ri­cos co­bran no­to­rie­dad: la igle­sia ca­tó­li­ca, el fuer­te Louis, el mu­seo “Sur la tra­ce des ara­waks” (Tras la pis­ta de los ara­waks, los pri­me­ros in­dí­ge­nas en la is­la), la tum­ba de François-Au­gus­te Pe­rri­non, una de las fi­gu­ras cla­ves en la his­to­ria del te­rri­to­rio que bus­ca­ba la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud.

En Phi­lips­burg, ca­pi­tal de la par­te ho­lan­de­sa, des­ta­can los cen­tros co­mer­cia­les, el mu­seo de Sint Maar­ten, las rui­nas de la fá­bri­ca de sal Suc­ker Gar­den y los fuer­tes Ams­ter­dam y Wi­llem I.

Otro atrac­ti­vo del des­tino ca­ri­be­ño es la Ha­cien­da de las Ma­ri­po­sas, com­pues­ta por 900 me­tros cua­dra­dos (unos 9,688 pies cua­dra­dos) don­de re­vo­lo­tean cen­te­nas de ma­ri­po­sas que “vie­nen de los cua­tro rin­co­nes del pla­ne­ta”, se­gún el Mi­nis­te­rio.

La se­cue­la de la pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se de ac­ción Speed fue gra­ba­da en San Mar­tín en 1997 con los ac­to­res San­dra Bu­llock y Wi­llem Da­foe don­de la tra­ma se desa­rro­lla en un cru­ce­ro de tu­ris­mo.

Tam­bién, el ar­tis­ta de efec­tos es­pe­cia­les Nick Ma­ley, crea­dor del per­so­na­je Yo­da en la sa­ga Star Wars ha crea­do una ex­hi­bi­ción de la pe­lí­cu­la, Yo­da Guy: Mo­vie Ex­hi­bit, que es un pun­to de in­te­rés pa­ra tu­ris­tas que quie­ran lle­var­se un re­cuer­do es­pe­cial de San Mar­tín.

En­tre los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes del te­rri­to­rio de ul­tra­mar, co­lo­ni­za­do por los dos paí­ses eu­ro­peos, se des­ta­can el car­na­val en fe­bre­ro, en la par­te fran­ce­sa; la fies­ta de Pas­cua, en abril; el “Fish­day”, en Cul-de-Sac; las ce­le­bra­cio­nes en la Se­ma­na de la Ne­gri­tud; y el tor­neo in­ter­na­cio­nal de pes­ca.

La is­la de San Mar­tín, di­vi­di­da en­tre dos cul­tu­ras, es uno de los cen­tros prin­ci­pa­les del Ca­ri­be pa­ra la ve­la, los ya­tes, y las com­pe­ten­cias de re­ga­tas en va­rias tem­po­ra­das del año.

OFI­CI­NA DE TU­RIS­MO DE SAN MAR­TÍN efe

VIS­TA AÉ­REA de la bahía de Ma­ri­got.

OFI­CI­NA DE TU­RIS­MO DE SAN MAR­TÍN Orient Bay

EL TE­RRI­TO­RIO ocu­pa 93 ki­ló­me­tros cua­dra­dos con­vir­tién­do­lo en el pe­da­zo de tie­rra más pe­que­ño del mun­do di­vi­di­do en­tre dos na­cio­nes: Fran­cia y Ho­lan­da.

OFI­CI­NA DE TU­RIS­MO DE SAN MAR­TÍN

ATAR­DE­CER EN Ma­ri­got.

OFI­CI­NA DE TU­RIS­MO DE SAN MAR­TÍN efe

CHI­RIN­GUI­TO PLA­YE­RO en Orient Bay.

PA­SEAR POR la re­ser­va na­tu­ral de San Mar­tín es dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro. En la ima­gen unas aves des­can­san­do en una ro­ca a po­cos me­tros de la pla­ya.

PA­SEAN­DO A ca­ba­llo por la re­ser­va na­tu­ral de San Mar­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.