Los me­jo­res li­bros en es­pa­ñol del 2018 se­gún au­to­res de Mia­mi

El Nuevo Herald (Sunday) - - LIBROS - POR HER­NÁN VERA ÁLVAREZ

Ala ho­ra del ba­lan­ce de fin de año, el mun­do editorial tra­jo no­ve­da­des y re­edi­cio­nes de clásicos. Tra­ba­jos pe­rio­dís­ti­cos co­mo las no­ve­las his­tó­ri­cas en­con­tra­ron agra­de­ci­dos lec­to­res. Una se­rie de au­to­res que vi­ven en es­te país eli­gen el li­bro que dis­fru­ta­ron du­ran­te el 2018.

JO­SÉ ABREU FELIPPE

Es­te año he te­ni­do la for­tu­na de leer unos cuan­tos bue­nos li­bros –y al­gu­nas re­lec­tu­ras, que no pue­den fal­tar–, pe­ro pien­so que el que más me im­pre­sio­nó fue La sal­va­je inocen­cia, de Zoé Val­dés, pu­bli­ca­do por Verbum. Ya lo he di­cho an­tes, y lo re­pi­to aquí: No creo que se ha­ya tra­ta­do en la li­te­ra­tu­ra cu­ba­na el mun­do de la ado­les­cen­cia con la fres­cu­ra, la na­tu­ra­li­dad y la fuer­za con que lo ha­ce la au­to­ra de La na­da co­ti­dia­na .No­me vie­ne a la men­te nin­gún tí­tu­lo que se le pue­da apro­xi­mar ni de le­jos. La his­to­ria gi­ra al­re­de­dor de las ven­tu­ras y des­ven­tu­ras de De­si­rée Fe, una mu­cha­cha de 16 años en­tre 1978 y 1980. Es­ta no­ve­la, una de las me­jo­res que he leí­do de Zoé Val­dés, re­zu­ma al­go que es muy di­fí­cil de al­can­zar, una es­plén­di­da –y tam­bién fu­rio­sa–, au­ten­ti­ci­dad.

AN­TO­NIO OR­LAN­DO RODRÍGUEZ

Lo me­jor de un li­bro que reúne 27 obras de tea­tro es que pue­des leer­lo a lo lar­go de to­do un año, es­co­gien­do hoy un tex­to que te ape­tez­ca y la se­ma­na que vie­ne otro, y al­ter­nar­lo con lec­tu­ras muy di­fe­ren­tes. A quie­nes les gus­ta leer tea­tro y rea­li­zar sus pro­pias pues­tas en es­ce­na en la ima­gi­na­ción, les re­co­mien­do

Cuba Queer. Se tra­ta de un vo­lu­men de 800 pá­gi­nas, pu­bli­ca­do por la editorial Hy­per­me­dia y de­di­ca­do a la dra­ma­tur­gia cu­ba­na de te­má­ti­ca LGTBQ , con se­lec­ción y pró­lo­go de Er­nes­to Fun­do­ra. Me en­can­tó en­con­trar en él pie­zas que aún no co­no­cía de au­to­res a los que apre­cio, co­mo Jo­sé Mi­lián, Eu­ge­nio Her­nán­dez Es­pi­no­sa, Ge­rar­do Fu­lle­da León o Sal­va­dor Le­mis, y “des­cu­brir” a otros dra­ma­tur­gos, co­mo Randy Bar­ce­ló (fan­tás­ti­ca su “Can­cio­nes de la ve­llo­ne­ra”) y Car­los Cel­drán.

LI­ZET­TE ES­PI­NO­SA

Es di­fí­cil ele­gir un úni­co tí­tu­lo en­tre tan­tos que dis­fru­té enor­me­men­te, sin em­bar­go y sien­do ho­nes­ta con­mi­go mis­ma de­bo nom­brar a Pa­tria (Tus­quets), de Fer­nan­do Aram­bu­ru, que muy al con­tra­rio de lo que ima­gi­né lo­gró cau­ti­var­me des­de el co­mien­zo por su ori­gi­na­li­dad na­rra­ti­va, por­que su­po acer­car­me por pri­me­ra vez a una cul­tu­ra y una len­gua des­co­no­ci­das y so­bre to­do por­que me hi­zo tes­ti­go de la tra­ge­dia del te­rro­ris­mo de ETA y sus con­se­cuen­cias en la co­mu­ni­dad vas­ca a tra­vés de la his­to­ria -muy bien con­ta­da- de dos fa­mi­lias ami­gas que se ven en­fren­ta­das por ello. El au­tor re­tra­ta ad­mi­ra­ble­men­te las dos ca­ras de una so­cie­dad que aun­que con­ser­va los va­lo­res fa­mi­lia­res in­sis­te en di­vi­dir­se en­tre bue­nos y ma­los y po­ne de ma­ni­fies­to las vi­sio­nes que pue­den ha­ber de un mis­mo he­cho. La hi­po­cre­sía so­cial, la su­pues­ta leal­tad, los idea­les que pue­den ha­cer­te creer “el pue­blo ele­gi­do” y jus­ti­fi­car la vio­len­cia.

ULI­SES GON­ZA­LES

Pa­ra es­pa­ñol, pul­se 2 (Ca­ba­llo de Tro­ya) de Sa­ra Cor­dón es la pri­me­ra gran no­ve­la so­bre el fe­nó­meno de los es­cri­to­res his­pa­noa­me­ri­ca­nos que lle­gan a es­tu­diar có­mo se es­cri­be, en Nue­va York. Cor­dón crea per­so­na­jes me­mo­ra­bles: en es­te ca­so, un gru­po de es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res den­tro de un Pro­gra­ma de Es­cri­tu­ra Crea­ti­va. Mien­tras desa­rro­lla una tra­ma don­de se mez­clan en­vi­dias, egos, amo­res y am­bi­cio­nes, se bur­la sin mi­se­ri­cor­dia de las pre­ten­sio­nes de quie­nes se enor­gu­lle­cen de te­ner el don de la pa­la­bra es­cri­ta. Ba­jo la apa­rien­cia de una his­to­ria sen­ci­lla, Cor­dón pre­sen­ta una no­ve­la am­bi­cio­sa y di­ver­ti­dí­si­ma pa­ra to­dos los que nos cree­mos es­cri­to­res y nos tro­pe­za­mos, una y otra vez, con nues­tra (muy so­bre­di­men­sio­na­da) som­bra.

ENA COLUMBIÉ

Me im­pre­sio­nó La in­quie­tud

del tiem­po (El dipu­tado Fé­lix Va­re­la Mo­ra­les en las cor­tes es­pa­ño­las, 1821-1823), (Editorial Verbum, 2018) del Pa­dre Fi­del E. Rodríguez Cu­za. Es el se­gun­do ejem­plar de la tri­lo­gía so­bre la vi­da y obra del pró­cer, hé­roe y san­to de Cuba. Es­te vo­lu­men re­ve­la una gran par­te de la his­to­ria des­co­no­ci­da del Pa­dre Fé­lix Va­re­la en su tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo co­mo Dipu­tado a las Cor­tes en Es­pa­ña, en­tre 1821-1823, sus jui­cios so­bre cues­tio­nes de go­bierno, y so­bre la in­de­pen­den­cia de las pro­vin­cias de ul­tra­mar; ade­más del te­ma de la es­cla­vi­tud en épo­ca del Trie­nio Li­be­ral, un pe­rio­do con­vul­so de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea es­pa­ño­la que trans­cu­rre en la fe­cha ci­ta­da, y en la que Fer­nan­do VII es obli­ga­do a ju­rar la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la y su­pri­mir la in­qui­si­ción. Sin du­das un ejem­plar lleno de luz, que abar­ca zo­nas no ex­plo­ra­das por otros in­ves­ti­ga­do­res has­ta hoy. Al pu­bli­car­se el ter­cer to­mo de es­ta tri­lo­gía, es­toy se­gu­ra que se con­ver­ti­rá en un mo­nu­men­to im­por­tan­te, el más com­ple­to so­bre la vi­da y obra de ese gran­de de los dos con­ti­nen­tes y un apor­te a la his­to­ria, la his­to­rio­gra­fía, la fi­lo­so­fía y la li­te­ra­tu­ra.

SER­GIO ANDRICAÍN

Gus­ta­vo Mar­tín Gar­zo es un au­tor que nun­ca de­frau­da. ¿Por qué? Por su pro­sa ele­gan­te y poé­ti­ca; por­que en sus obras los lí­mi­tes en­tre reali­dad, fan­ta­sía y oni­ris­mo son im­pre­ci­sos, y lo re­fle­xi­vo no de­tie­ne nun­ca la ac­ción. To­dos esos ras­gos se en­cuen­tran en La ofren­da (Ga­la­xia Gu­ten­berg), no­ve­la que cuen­ta la his­to­ria de una jo­ven en­fer­me­ra que via­ja a Ma­da­gas­car pa­ra aten­der a una an­cia­na en una ra­ra pro­pie­dad ro­dea­da de ca­na­les de agua, que en­tran y salen de su man­sión, en los cua­les se ocul­ta una mis­te­rio­sa cria­tu­ra. Es­te ar­gu­men­to, que sin­te­ti­za­do por mí no pa­re­ce muy atrac­ti­vo ni ori­gi­nal, le per­mi­te a Mar­tín Gar­zo ha­cer ga­la de su maes­tría co­mo crea­dor de at­mós­fe­ras, que por mo­men­tos re­cuer­dan las de H. P. Lo­ve­craft; re­vi­si­tar vie­jas his­to­rias y pro­po­ner una re­fle­xión so­bre quié­nes so­mos me­dian­te una pro­fun­da in­da­ga­ción en la na­tu­ra­le­za de nues­tros de­seos y sue­ños.

TE­RE­SA DOVALPAGE

Des­pués de leer in­fi­ni­dad de ar­tícu­los so­bre el Ca­so Pa­di­lla, des­de tes­ti­mo­nios de miem­bros del ju­ra­do que pre­mia­ra Fue­ra

del Jue­go en 1968 has­ta elu­cu­bra­cio­nes de sim­ples co­no­ci­dos del au­tor, me que­dó la cu­rio­si­dad por sa­ber qué opi­na­ba el pro­ta­go­nis­ta de aque­lla odi­sea.

La Ma­la Me­mo­ria, re­edi­ta­da es­te año por Editorial Hy­per­me­dia, le da la pa­la­bra al poe­ta. Las me­mo­rias se abren cuan­do He­ber­to Pa­di­lla sa­le de Nue­va York en 1959 pa­ra su­mar­se al pro­ce­so que pro­me­tía un cam­bio ra­di­cal en Cuba. Así co­mien­za a tran­si­tar por un ca­mino que lo con­du­ci­rá pri­me­ro a la cárcel y fi­nal­men­te has­ta la li­ber­tad. Aun­que los he­chos na­rra­dos en La Ma­la

Me­mo­ria ocu­rrie­ron ha­ce ya va­rios lus­tros, va­le la pe­na leer­se el li­bro hoy día. No só­lo por lo bien es­cri­to (¡atra­pa igual que una bue­na no­ve­la!) sino por­que aho­ra, mien­tras ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les cu­ba­nos lu­chan con­tra el De­cre­to 349, la ex­pe­rien­cia del poe­ta Pa­di­lla co­bra, co­mo a la luz de un fo­go­na­zo, una pro­fun­da y ate­rra­do­ra ac­tua­li­dad.

GA­BRIEL GOLD­BERG

Co­men­cé a re­leer La tre­gua

(Pen­guin Ran­dom Hou­se), de Ma­rio Be­ne­det­ti, am­bien­ta­da en el Mon­te­vi­deo de fi­nes de los años cin­cuen­ta, alen­ta­do más por el re­cuer­do de su es­truc­tu­ra en for­ma de en­tra­das de dia­rio. Sin em­bar­go, de­bo con­fe­sar que con­for­me me fui aden­tran­do, lle­gué al asom­bro de la vi­gen­cia de una obra pu­bli­ca­da ha­ce ca­si 60 años. Los dia­rios nos lan­zan a una de las for­mas más pro­fun­das de la na­rra­ti­va: abier­tos en ca­nal, es­cri­bi­mos. Y Be­ne­det­ti cum­ple con el ri­to que nos obli­ga a en­tre­gar­nos y a vi­vir el día a día de un frag­men­to de la vi­da de Mar­tín San­to­mé. Do­ce me­ses con­sig­na­dos que re­sul­tan ape­nas una tre­gua pa­ra un ti­po tris­te, un viu­do so­li­ta­rio pró­xi­mo a ju­bi­lar­se y ob­se­sio­na­do con su tra­ba­jo con­ta­ble. ¿Ca­sar­se con Ave­lla­ne­da era una ma­ne­ra de con­ti­nuar en la ofi­ci­na o fue el desear por una so­la vez la fe­li­ci­dad lo que cas­ti­ga a San­to­mé? Cuan­do un li­bro re­sis­te el pa­so de las dé­ca­das y se re­afir­ma en su uni­ver­sa­li­dad, po­de­mos de­cir que ha tras­cen­di­do, que es un clá­si­co, y sin du­das, La tre­gua se ha ga­na­do ese lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.