El car­tel de los dic­ta­do­res

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR MA­RÍA CLA­RA OSPINA

La­ti­noa­mé­ri­ca en­fren­ta hoy un car­tel de dic­ta­do­res, tan cri­mi­nal y co­rrup­to co­mo cual­quie­ra de los car­te­les ya co­no­ci­dos, que ma­tan y des­apa­re­cen gen­te, ate­rro­ri­zan­do al pue­blo, sin dar res­pues­ta por sus ac­tos, o re­ci­bir cas­ti­go al­guno. ¿Có­mo más pue­de lla­mar­se a ese fu­nes­to gru­po de dic­ta­do­res en­quis­ta­dos por dé­ca­das en los go­bier­nos de sus paí­ses?

Ana­li­ce­mos sus arro­gan­tes y ne­fas­tas his­to­rias. Na­tu­ral­men­te, hay que co­men­zar por la tragedia de Cu­ba. Allí los Castro han so­me­ti­do a su vo­lun­tad al país des­de ha­ce seis dé­ca­das. To­do lo co­men­zó Fi­del Castro, quien dic­tó so­bre vi­da y muer­te de los cu­ba­nos de 1959 al 2011. Co­mo “je­fe su­pre­mo”, hi­zo lo que le vino en ga­na con la vi­da, hon­ra y pro­pie­da­des de to­dos en Cu­ba. Eran él y su pan­di­lla quie­nes de­ci­dían quién vi­vía, dón­de y có­mo: en la cár­cel, en una gran­ja co­lec­ti­va, en un pue­blo aban­do­na­do, o quién mo­ría fu­si­la­do, en la Cár­cel de la Ca­ba­ña, o lu­chan­do en al­gu­na gue­rra aje­na, en Angola, Bo­li­via, o dón­de él dis­pu­sie­ra. Las li­ber­ta­des se ter­mi­na­ron, igual que la co­mi­da y los pro­duc­tos bá­si­cos. La po­bre­za se dis­tri­bu­yó “equi­ta­ti­va­men­te”.

A su muer­te fue re­em­pla­za­do por su her­mano Raúl Castro, has­ta abril del 2018 cuan­do Raúl de­sig­nó, a de­do, a Mi­guel Día­zCa­nel, un bien en­tre­na­do tí­te­re pa­ra con­ti­nuar su dic­ta­du­ra. Do­lo­ro­sos 60 años con­ti­nuos de ti­ra­nía ab­so­lu­ta.

A ima­gen y se­me­jan­za de Fi­del Castro, en Ni­ca­ra­gua, sur­gió Da­niel Ortega, ofre­cien­do li­be­rar a un pue­blo que ha­bía si­do ti­ra­ni­za­do por años por los So­mo­za. En po­co tiempo, Ortega des­ple­gó to­do el abu­so de po­der ca­rac­te­rís­ti­co de los Castro. En po­co tiempo, era ya el ti­rano que hoy ve­mos, re­pri­mien­do ma­ni­fes­ta­cio­nes a ba­la y ga­rro­te, des­apa­re­cien­do opo­si­to­res, afe­rra­do al po­der, aco­li­ta­do por un gru­po de se­gui­do­res co­rrup­tos, en­tre ellos su mu­jer, Ro­sa­rio Mu­ri­llo.

Ortega se im­pu­so co­mo pre­si­den­te des­de el 2007 has­ta hoy, con­ti­nuan­do su man­da­to an­te­rior co­mo coor­di­na­dor de la Jun­ta de Re­cons­truc­ción (19791985) y su pri­me­ra pre­si­den­cia (1985-1990), un to­tal de 22 años en el po­der. En el 2018 mu­rie­ron 500 opo­si­to­res, 2,500 fue­ron he­ri­dos y hay más de 2,000 pre­sos po­lí­ti­cos (las ci­fras con se­gu­ri­dad son más al­tas, pe­ro por el mie­do y la re­pre­sión, es di­fí­cil con­fir­mar­las). ¿Vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos? To­das, ab­so­lu­ta­men­te to­das.

Pe­ro el “pe­so pe­sa­do” de los dic­ta­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos se lo lle­va Ni­co­lás Ma­du­ro. Es­te hom­bre, li­te­ral­men­te, aca­bó con la ri­que­za de su país y la ale­gría, bie­nes­tar y sa­lud de sus gen­tes. Trai­cio­nó la “ca­carea­da” re­vo­lu­ción de Hu­go Chá­vez y es­tá en­ros­ca­do al po­der co­mo una ví­bo­ra ve­ne­no­sa. ¿Cuán­tos muer­tos, des­apa­re­ci­dos, pre­sos po­lí­ti­cos, tor­tu­ra­dos? ¡In­con­ta­bles! Tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos han hui­do del país ha­cia Co­lom­bia, Bra­sil. Real­men­te, ha­cia to­da La­ti­noa­mé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos. La de­va­lua­ción ha pa­sa­do el mi­llón por cien­to. “El Car­tel de los So­les” con­tro­la la co­rrup­ción. Ve­ne­zue­la vi­ve una he­ca­tom­be hu­ma­na.

Que­da por men­cio­nar a Evo Mo­ra­les, ¡ex­ter­mi­na­dor de la de­mo­cra­cia bo­li­via­na! Qué más se pue­de de­cir de un hom­bre que ha ma­ni­pu­la­do ca­da elec­ción por 13 años. ¡Otro país so­me­ti­do, otro pue­blo vio­la­do!

Es­tos dic­ta­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, al es­ti­lo de los dic­ta­do­res comunistas que pla­ga­ron el si­glo XX, se han con­ver­ti­do en de­vas­ta­dor y per­ver­so azo­te de los paí­ses que inocen­te­men­te cre­ye­ron en las fal­sas pro­me­sas del comunismo, hoy re­bau­ti­za­do “Socialismo del Si­glo XXI”. Oja­lá, los pue­blos lo­gren des­tro­nar a es­te ne­fas­to car­tel de tiranos.

CRIS­TIAN HER­NÁN­DEZ EFE

EL GO­BER­NAN­TE ve­ne­zo­lano, Ni­co­lás Ma­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.