Nancy Pe­lo­si y sus pró­xi­mos años co­mo lí­der de la Cá­ma­ra

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - POR SA­BI­NA COVO Pe­rio­dis­ta y pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión y ra­dio @ sa­bi­na­co­vo

Pu­dié­se­mos de­cir que Nancy Pe­lo­si es una de las mu­je­res más te­mi­das o ama­das o mis­te­rio­sas en la his­to­ria del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, la Da­ma de Hie­rro del Ca­pi­to­lio.

Bien re­cuer­do que en la era de apro­ba­ción del tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con Co­lom­bia fue te­mi­da por mu­chos, in­clu­yen­do ex pre­si­den­tes y con­gre­sis­tas tan­to es­ta­dou­ni­den­ses y colombianos que im­pul­sa­ban el pac­to co­mer­cial. Sus de­nun­cias a los mal­tra­tos a los sin­di­ca­lis­tas colombianos sin du­da re­tra­sa­ron el pro­ce­so, afec­tan­do a mu­chos colombianos em­pre­sa­rios que la de­tes­ta­ban. Su ma­ne­ra agu­da de ne­go­ciar con sus co­le­gas de­mó­cra­tas tam­bién fue una prin­ci­pal cau­sa. Es­te 2019 en­tra a con­ti­nuar su ges­tión en un Con­gre­so di­ver­so, di­fe­ren­te. Con re­tos, pe­ro tam­bién con nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des.

Su pri­mer men­sa­je al pre­si­den­te Do­nald Trump es­ta se­ma­na ha si­do pre­ci­sa­men­te que es­pe­re un mun­do com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. En una en­tre­vis­ta con USA To­day Pe­lo­si ase­gu­ró que es­pe­ra po­der in­ves­ti­gar des­de muer­tes de ni­ños in­mi­gran­tes ba­jo cus­to­dia es­ta­dou­ni­den­se has­ta pro­tec­ción pa­ra el con­se­jo es­pe­cial de Ro­bert Mue­ller y sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre Ru­sia. Uno de los pun­tos más im­por­tan­tes pa­ra la Cá­ma­ra se­rá una le­gis­la­ción an­ti­co­rrup­ción que man­ten­drá co­mo uno de sus pi­la­res pe­dir al pre­si­den­te Do­nald Trump que dé a co­no­cer sus im­pues­tos.

El si­tio de no­ti­cias Po­li­ti­co la ha lla­ma­do la “so­bre­vi­vien­te”, por­que es­te jue­ves ha he­cho his­to­ria re­tor­nan­do co­mo lí­der de la ma­yo­ría del Con­gre­so. Se­rá re­ci­bi­da con el re­to de con­gre­sis­tas pro­gre­sis­tas y el im­pre­vis­to Pre­si­den­te Trump, pe­ro en es­ta oca­sión a ella, con su ca­be­za bien en al­to se le ha ofre­ci­do una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra re­es­cri­bir la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Y al pa­re­cer o a juz­gar por sus de­cla­ra­cio­nes re­cien­tes, vie­ne muy de­ci­di­da a ha­cer un cam­bio ra­di­cal pe­ro pau­la­tino, que ella mis­ma ha ase­gu­ra­do no em­pe­za­rá con un pe­di­do de re­ti­ro in­mi­nen­te del pre­si­den­te, sino con de­mos­tra­cio­nes de las pre­sun­tas fal­tas del mis­mo. Ella ha pro­ba­do ser una mu­jer si­gi­lo­sa, cau­te­lo­sa, que so­lo ne­go­cia con el as ba­jo la man­ga.

Co­no­ci­da por su ve­ra­ci­dad pa­ra con­se­guir vo­tos a su fa­vor du­ran­te le­gis­la­cio­nes cla­ves, Nancy Pe­lo­si ha ase­gu­ra­do que no bus­ca­rá los fon­dos pa­ra un mu­ro con Mé­xi­co, (“cuán­tas ve­ces de­bo de­cir no”, ase­gu­ró en en­tre­vis­ta con NBC). Ade­más, reite­ró que Mé­xi­co tam­po­co lo pa­ga­rá, en­vian­do un men­sa­je con­tun­den­te a la ba­se de vo­tan­tes de Trump.

Acos­tum­bra­da al buen ma­ne­jo en­tre hom­bres, Pe­lo­si ten­drá que ne­go­ciar en es­ta oca­sión con más con­gre­sis­tas de su gé­ne­ro, un re­to in­tere­san­te en el que los movimientos fe­me­ni­nos y el vo­to de la mu­jer se han vuel­to cla­ve y vol­ve­rán a ser­lo en la elec­ción pre­si­den­cial. A Pe­lo­si se le brin­da en es­ta opor­tu­ni­dad el li­de­raz­go con re­fe­ren­cia a es­te vo­tan­te tam­bién. Sien­do ella mu­jer y lí­der de la ma­yo­ría de­be­ría apro­ve­char su rei­na­do. La reac­ción de sus co­le­gas de­mó­cra­tas tam­bién se­rá cla­ve. Es­te año mar­ca­rá la di­fe­ren­cia des­de lue­go. Es­tá en ellos có­mo ma­ne­ja­rán su re­la­ción con la Ca­sa Blanca.

CHIP SOMODEVILLA GETTY IMAGES

NANCY PE­LO­SI du­ran­te la pri­me­ra se­sión del 116 Con­gre­so de EEUU en el Ca­pi­to­lio de Was­hing­ton el 3 de enero del 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.