Los Tres Ma­gos des­co­no­ci­dos

El Nuevo Herald (Sunday) - - LAS AMÉRICAS/MUNDO - POR RI­CAR­DO SE­GU­RA

Mel­chor, Gas­par y Bal­ta­sar, los Tres Hom­bres Sa­bios, los Re­yes Ma­gos, sus Ma­jes­ta­des de Orien­te o sim­ple­men­te “los ma­gos”. A los tres hom­bres que se guia­ron por una es­tre­lla pa­ra lle­gar has­ta Be­lén y ado­rar al Ni­ño Je­sús, se los co­no­ce por dis­tin­tos nom­bres aun­que to­dos sa­ben quié­nes son, so­bre to­do los ni­ños.

Es­tos per­so­na­jes lle­gan ca­da año car­ga­dos de re­ga­los, pe­ro tam­bién de nu­me­ro­sos se­cre­tos, co­mo una se­rie de as­pec­tos po­co co­no­ci­dos so­bre su tan cam­bian­te co­mo agi­ta­da exis­ten­cia.

“De ellos en reali­dad so­lo sa­be­mos que los men­cio­nó Ma­teo en su Evan­ge­lio, pe­ro la tra­di­ción ha he­cho ma­ra­vi­llas con esos po­cos da­tos” se­ña­la el doc­tor en Psi­co­lo­gía y pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción, Pe­pe Ro­drí­guez (http://www.pe­pe-ro­dri­guez.com), au­tor de Mi­tos y tra­di­cio­nes de la Na­vi­dad.

La ado­ra­ción de los Re­yes Ma­gos ha si­do una de las es­ce­nas más ce­le­bra­das por la ico­no­gra­fía re­li­gio­sa has­ta el si­glo

XVII y ha si­do la fies­ta in­fan­til por ex­ce­len­cia du­ran­te par­te del si­glo

XIX, el XX y el ac­tual XXI, se­gún Ro­drí­guez, pe­ro en la his­to­ria de es­tos per­so­na­jes hay más enigmas que cer­te­zas.

Son “tan ce­le­bra­dos co­mo des­co­no­ci­dos, y su tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca me­re­ce un ca­pí­tu­lo aparte”, en­fa­ti­za es­te in­ves­ti­ga­dor.

CUAN­DO NO ERAN NI TRES NI RE­YES

En el Evan­ge­lio de Ma­teo (Mt.2,1-12) se cuen­ta una se­rie de he­chos so­bre uno ma­gos que lle­ga­ron del Orien­te a Je­ru­sa­lén, una vez na­ci­do Je­sús en Be­lén de Ju­dá en los días del rey He­ro­des, ex­pli­ca Ro­drí­guez.

“Si re­lee­mos esos ver­sícu­los con­clui­re­mos que de esos “ma­gos” so­lo co­no­ce­mos que eran va­rios, vi­si­ta­ron a He­ro­des, ado­ra­ron al ni­ño Je­sús ofre­cién­do­le pre­sen­tes y que tu­vie­ron un sue­ño que les hi­zo re­gre­sar a al­gu­na par­te por otro ca­mino tam­bién des­co­no­ci­do”, aña­de.

Se­gún Pe­pe Ro­drí­guez no hay for­ma al­gu­na de sa­ber co­sas tan ele­men­ta­les co­mo pue­den ser su nú­me­ro, edad, as­pec­to, ra­za, nom­bre, atuen­do, es­ta­tus o pro­ce­den­cia, ni res­pon­der a es­tas pre­gun­tas: ¿có­mo pa­sa­ron de ma­gos a re­yes?, ¿ma­gos de qué?, ¿re­yes por qué y de dón­de?.

“En el tex­to de Ma­teo no se res­pon­de a na­da de es­to, tam­po­co en el res­to del Nue­vo Tes­ta­men­to, ni en las cró­ni­cas his­tó­ri­cas de la épo­ca. ¿De dón­de sa­lie­ron, pues Mel­chor, Gas­par y Bal­ta­sar? Gra­cias a la afir­ma­cio­nes de los teó­lo­gos y pa­dres de la Igle­sia: Orí­ge­nes (ha­cia184-ha­cia 254) y Ter­tu­liano (160-220), la cris­tian­dad se en­con­tró en los pri­me­ros si­glos de nues­tra era con tres re­yes, que no ma­gos, a los que se de­no­mi­nó “Re­yes Ma­gos”, pa­ra ca­sar la tra­di­cio­nal no­men­cla­tu­ra de Ma­teo con su su­pues­ta per­so­na­li­dad real”, apun­ta.

“El he­cho de que du­ran­te los tres pri­me­ros si­glos no hu­bie­se no­ti­cia con­cre­ta y con­sen­sua­da so­bre cuán­tos eran, có­mo se lla­ma­ban y a qué se de­di­ca­ban, me re­sul­ta fas­ci­nan­te”, en­fa­ti­za el in­ves­ti­ga­dor.

SUS NOM­BRES EN EL SI­GLO VI

En el tex­to ‘Ex­cer­ptio­nes Pa­trum’, que es atri­bui­do al an­glo­sa­jón Be­da el Ve­ne­ra­ble (673-735), un doc­tor de la Igle­sia, se lee que el pri­me­ro de los ma­gos fue un an­ciano lla­ma­do Mel­chor; el se­gun­do fue un jo­ven im­ber­be lla­ma­do Gas­par; y el ter­ce­ro fue un hom­bre de tez mo­re­na lla­ma­do Bal­ta­sar, se­gún ex­pli­ca Ro­drí­guez en su li­bro.

“Por otro la­do, ha­cia el año 845, el ‘Li­ber Pon­ti­fi­ca­lis’ de Ag­ne­lo de Rá­ve­na (Ita­lia), es ci­ta­do a me­nu­do co­mo el pri­mer tex­to en que apa­re­cen los tres nom­bres. Ag­ne­lo ha­bló de Melchior, Cas­par y Balt­ha­sar que, res­pec­ti­va­men­te, ofre­cie­ron mi­rra, oro e in­cien­so”, aña­de el pe­rio-

LOS RE­YES MA­GOS TRAEN RE­GA­LOS EN SUS AL­FOR­JAS Y TAM­BIÉN VIE­NEN CAR­GA­DOS DE UN ENIG­MÁ­TI­CO PA­SA­DO: HU­BO TIEM­POS EN QUE NO ERAN RE­YES, NI TAM­PO­CO TRES; NO TE­NÍAN SUS NOM­BRES AC­TUA­LES; BAL­TA­SAR NO ERA NE­GRO Y SU FIES­TA TAM­PO­CO ERA EL 6 DE ENERO…

dis­ta e in­ves­ti­ga­dor.

“Es­tos tres nom­bres, aun­que ya que­da­ron ins­ti­tui­dos de ca­ra al fu­tu­ro, fue­ron tan ar­bi­tra­rios y fic­ti­cios co­mo los que pre­ten­die­ron ad­ju­di­car­les en otras par­tes: Ape­lli­con, Ame­rim y Se­ra­kin, en­tre los grie­gos cris­tia­ni­za­dos; Kagp­ha, Ba­da­dil­ma y Ba­da­dak­ha­ri­da, en Si­ria y Ator, Sa­ter y Pa­ra­to­ras, en Etio­pía”, de acuer­do a es­te in­ves­ti­ga­dor.

SU­PUES­TAS EDA­DES IRREA­LES

“Las eda­des atri­bui­das a los tres re­yes ma­gos cam­bia­ban subs­tan­cial­men­te en fun­ción de los gus­tos par­ti­cu­la­res de ca­da uno de los ar­tis­tas que los re­pre­sen­ta­ba”, se­gún Ro­drí­guez.

“Fi­nal­men­te, en el si­glo XV, el obis­po ita­liano Pe­trus de Na­ta­li­bus, en su ‘Ca­ta­lo­gus San­cto­rum’, fi­jó que Mel­chor te­nía 60 años, Gas­par 40 y Bal­ta­sar 20”, in­di­ca el ex­per­to.

“Es­ta nue­va des­crip­ción fí­si­ca de los Re­yes Ma­gos, dis­cre­pa­ba de la apor­ta­da por Be­da el Ve­ne­ra­ble y de la ima­gen de un im­por­tan­te mo­sai­co bi­zan­tino, del si­glo VI (al­re­de­dor del año 520) lo­ca­li­za­do en San Apo­lli­na­re Nuo­vo (Rá­ve­na, Ita­lia), que mues­tra a los tres ma­gos ata­via­dos a la usan­za per­sa, con ca­pa y go­rro fri­gio, y to­dos con su piel blanca”, se­gún Ro­drí­guez.

“Sin em­bar­go, es­ta des­crip­ción cua­dra­ba con la lí­nea exe­gé­ti­ca que que­ría con­ver­tir­les en re­pre­sen­tan­tes de las tres eda­des del hom­bre: ve­jez, madurez y ju­ven­tud”, ase­gu­ra el in­ves­ti­ga­dor.

BAL­TA­SAR FUE NE­GRO A PAR­TIR DEL SI­GLO XVI

“Del ta­len­to de los gran­des pin­to­res, que tra­ba­ja­ron ba­jo el me­ce­naz­go de los Mé­di­cis en Florencia, na­cie­ron re­pre­sen­ta­cio­nes de los tres Re­yes Ma­gos bas­tan­te di­fe­ren­tes en­tre sí, pe­ro to­dos coin­ci­die­ron en un mis­mo as­pec­to: los tres per­so­na­jes eran de ra­za blanca; y en el si­glo XV no exis­tía nin­guno de ellos que fue­se ne­gro”, se­ña­la Ro­drí­guez.

“Sin em­bar­go, a par­tir del si­glo si­guien­te, el XVI, en to­das las re­pre­sen­ta­cio­nes pic­tó­ri­cas de “La Ado­ra­ción de los Ma­gos” ya se ad­ju­di­có a Bal­ta­sar la ra­za ne­gra”, apun­ta.

“Pe­se a que en el si­glo VII el tex­to de Be­da el Ve­ne­ra­ble, que al­gu­nos fe­chan en el si­glo XII, des­cri­bió a Bal­ta­sar co­mo de tez mo­re­na, y a que di­ver­sas tra­di­cio­nes de las Igle­sias orien­ta­les te­nían por etío­pe a uno de los re­yes, el pe­so de la tra­di­ción que fi­ja­ba el ori­gen de los ma­gos en Per­sia, im­pi­dió has­ta fi­na­les del si­glo XV ima­gi­nar un cam­bio de ra­za pa­ra es­te rey”, se­ña­la.

“El he­cho de que Bal­ta­sar pa­sa­se de ser blan­co a ser ne­gro en el si­glo XVI, me re­sul­ta en­can­ta­dor, pe­ro el que en el si­glo XIII se eri­gie­se to­da una ca­te­dral pa­ra guar­dar sus reales, mágicos e inexis­ten­tes hue­sos, me re­sul­ta alu­ci­nan­te”, se­ña­la es­te au­tor, en re­fe­ren­cia a la ca­te­dral de Co­lo­nia (Ale­ma­nia), que co­men­zó a cons­truir­se en 1248 en ho­nor a los tres Re­yes Ma­gos.

LA FIES­TA DEL 6 DE ENERO, PRI­ME­RO EN ORIEN­TE

“A prin­ci­pios del si­glo

III, an­tes del año 194 se­gún otras fuen­tes, las Igle­sias orien­ta­les, coin­ci­dien­do con el día de la ce­le­bra­ción pa­ga­na del na­ci­mien­to del dios grie­go Aión o Eón, sím­bo­lo del Tiempo Nue­vo, ins­tau­ra­ron la fies­ta de la Epi­fa­nía (del grie­go ‘Epi­fa­neia’, apa­rien­cia)”, ex­pli­ca Ro­drí­guez.

“Esa jor­na­da, el 6 de enero, los cris­tia­nos orien­ta­les no so­lo con­me­mo­ra­ban el na­ta­li­cio de Je­sús, sino tam­bién su bau­tis­mo, su pri­mer mi­la­gro y la ado­ra­ción de los ma­gos per­sas”, aña­de.

“En Oc­ci­den­te, en cam­bio, no co­men­zó a ce­le­brar­se la ado­ra­ción de los ma­gos has­ta el si­glo V y en­ton­ces, da­do que ya se ha­bía fi­ja­do la Na­vi­dad en el 25 de di­ciem­bre, se de­ci­dió se­pa­rar am­bas fes­ti­vi­da­des, y se re­ser­vó el 6 de enero pa­ra con­me­mo­rar la Epi­fa­nía, la ma­ni­fes­ta­ción de Je­sús-Cris­to al mun­do a tra­vés de los ma­gos de Orien­te, su bau­ti­zo en el Jor­dán y el mi­la­gro de las bo­das de Ca­ná”, in­di­ca Ro­drí­guez.

“Pa­ra los cris­tia­nos, tan­to orien­ta­les co­mo oc­ci­den­ta­les, es­ta fes­ti­vi­dad siem­pre ha man­te­ni­do una gran im­por­tan­cia en el ca­len­da­rio li­túr­gi­co y en la tra­di­ción ci­vil y pre­su­mo que así con­ti­nua­rá”, con­clu­ye Ro­drí­guez.

OLI­VER BERG EFE/EPA/DPA

DE­TA­LLE DE una pie­za me­die­val que mues­tra una re­pre­sen­ta­ción de los tres re­yes ma­gos jun­to a la vir­gen Ma­ría con el ni­ño Je­sús, ex­hi­bi­do en la ex­po­si­ción ‘The Th­ree Wi­se Men Myth Art and Cult’ en Co­lo­nia (Ale­ma­nia).

JA­VIER ETXEZARRETA (EPA) EFE/EFE

LOS RE­YES Ma­gos a su lle­ga­da hoy en camello a una pla­ya del nor­te de España.

GEOR­GIOS KEFALAS EFE/EPA/KEYSTONE

LAS PIN­TU­RAS de Hans Hol­bein el Jo­ven ti­tu­la­das ‘El na­ci­mien­to de Cris­to’ (i) 1520 y ‘La ado­ra­ción del Rey Mago’ (d) 1520.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.