El mo­vi­mien­to Ti­me’s Up es una reali­dad un año des­pués

El Nuevo Herald (Sunday) - - ESTADOS UNIDOS - POR THO­MAS URBAIN

Los efec­tos del mo­vi­mien­to Ti­me’s Up, lan­za­do ha­ce un año con­tra el acoso se­xual, hoy son tan­gi­bles en el mun­do del es­pec­tácu­lo y más allá, al fo­men­tar la so­li­da­ri­dad y alen­tar a las mu­je­res a ha­blar, aun­que aún que­da mu­cho por ha­cer.

El pri­me­ro de enero del año pa­sa­do 300 mu­je­res de Holly­wood fir­ma­ron un ma­ni­fies­to con el “ob­je­ti­vo de cam­biar la per­cep­ción so­cial y el tra­to a las mu­je­res”.

Pe­ro pa­ra Li­sa Bor­ders, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Ti­me’s Up, to­do cam­bió des­de el 7 de enero, cuan­do Oprah Win­frey to­mó la palabra en la ce­re­mo­nia de los Glo­bos de Oro, cu­ya edi­ción 2019 ten­drá lu­gar el do­min­go.

“Du­ran­te de­ma­sia­do tiempo, las mu­je­res no han si­do es­cu­cha­das o no se les ha creí­do cuan­do se han atre­vi­do a de­cir­le al po­der la verdad so­bre esos hom­bres”, di­jo Win­frey an­te un pú­bli­co que la ova­cio­nó e in­clu­so, en al­gu­nos ca­sos, res­pon­dió con lá­gri­mas.

“Así que quie­ro que to­das las chi­cas que es­tán vien­do ha­cia acá aho­ra se­pan que un nue­vo día es­tá en el ho­ri­zon­te”.

Pa­ra Bor­ders ”eso fue un to­que de cla­rín“.

“Con­si­de­ro que es­te es el mo­vi­mien­to de los de­re­chos ci­vi­les del si­glo 21”, di­jo es­ta se­ma­na en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta Ma­rie Clai­re.

Pe­ro, ¿qué ha cam­bia­do exac­ta­men­te en un año?

Ti­me’s Up ha re­cau­da­do más de $22 mi­llo­nes pa­ra un fon­do de de­fen­sa le­gal, que ha ser­vi­do pa­ra ayu­dar a 4,000 mu­je­res y hom­bres que han re­por­ta­do acoso se­xual en su lu­gar de tra­ba­jo.

“Des­de una pers­pec­ti­va de cons­cien­cia es­ta­mos me­jor de lo que es­tá­ba­mos ha­ce un año”, di­jo Ellen Kos­sek, una pro­fe­so­ra de ad­mi­nis­tra­ción de la Pur­due Uni- ver­sity, ci­tan­do el nú­me­ro de hom­bres po­de­ro­sos que han si­do de­man­da­dos por con­duc­ta inapro­pia­da.

En la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to, va­rios es­cán­da­los de al­to ni­vel por igual­dad sa­la­rial han in­cen­dia­do el de­ba­te so­bre dis­cri­mi­na­ción en lu­ga­res de tra­ba­jo de to­do ti­po.

Se­gún una en­cues­ta del Cen­ter for Study of Wo­men in Te­le­vi­sion and Film (Cen­tro de Es­tu­dio de la Mu­jer en la Te­le­vi­sión y en el Ci­ne) la pro­por­ción de mu­je­res que tra­ba­jan de­trás de una cá­ma­ra se in­cre­men­tó dos pun­tos por­cen­tua­les en el 2018, pe­ro con­ti­núa sien­do so­lo del 20 por cien­to.

Ti­me’s Up, hon­ran­do su mi­sión de mi­rar más allá de Holly­wood, ha do­na­do $750,000 a va­rias or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se, in­clui­da la Alian­za Na­cio­nal de Cam­pe­si­nas.

“Hay mu­cho más po­ten­cial cuan­do tie­nes re­cur­sos”, di­jo Mily Tre­vino-Sau­ce­da, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va y co­fun­da­do­ra de la alian­za.

Gra­cias a la aten­ción que ha ge­ne­ra­do Ti­me’s Up, su gru­po re­cau­dó más de $1 mi­llón el año pa­sa­do.

La alian­za pue­de aho­ra con­tra­tar su pri­mer equi­po de tiempo com­ple­to y tra­ba­jar más de cer­ca con las cam­pe­si­nas que han su­fri­do abu­so se­xual de sus em­plea­do­res.

“Te­ne­mos aún com­pa­ñías ne­cias que creen que las mu­je­res son las úni­cas cau­san­tes del pro­ble­ma”, se­ña­ló Tre­vino-Sau­ce­da, quien di­ce ha­ber su­fri­do abu­so y acoso en múl­ti­ples oca­sio­nes.

“Pe­ro te­ne­mos cier­tas com­pa­ñías que es­tán bus­can­do que sus su­per­vi­so­res, lí­de­res de equi­po y ca­pa­ta­ces es­tén en­tre­na­dos en el te­ma por­que tie­ne mie­do”.

Kos­sek di­ce que en to­dos los sec­to­res, “mu­chas de las com­pa­ñías aho­ra es­tán bus­can­do ase­so­res pa­ra ca­pa­ci­ta­ción con­tra el acoso se­xual”, pe­ro hay tra­ba­jo que ha­cer pa­ra eva­luar la efec­ti­vi­dad de ese en­tre­na­mien­to.

Aun­que en los lu­ga­res de tra­ba­jo es­te pro­ce­so evo­lu­cio­ne de ma­ne­ra len­ta, la ini­cia­ti­va de Ti­me’s Up com­bi­na­da con el mo­vi­mien­to #MeToo ha im­pul­sa­do a las mu­je­res a ha­blar.

“La mu­jer es­ta más dis­pues­ta a ha­blar, a dar en­tre­vis­tas, no ne­ce­sa­ria­men­te quie­ren mos­trar­se pe­ro si com­par­tir sus his­to­rias por­que sa­ben que eso pue­de ayu­dar a otras”, di­ce Tre­vino-Sau­ce­da.

Pa­ra Mó­ni­ca Ra­mí­rez, di­rec­to­ra de cam­pa­ñas por jus­ti­cia de gé­ne­ro en la Na­tio­nal Do­mes­tic Wor­kers Allian­ce (Alian­za Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­ras Do­més­ti­cas,

NDWA), Ti­me’s Up ha des­en­ca­de­na­do un de­ba­te pú­bli­co vi­tal.

“Es el po­der co­lec­ti­vo, la voz co­lec­ti­va lo que real­men­te ha em­po­de­ra­do a gen­te pa­ra em­pe­zar a ha­blar de las ex­pe­rien­cias que han te­ni­do”, di­jo Ra­mí­rez, quien con­si­de­ra que el acoso se­xual y la igual­dad de gé­ne­ro es­tán es­tre­cha­men­te vin­cu­la­dos.

TI­ME’S UP HA RE­CAU­DA­DO MÁS DE $22 MI­LLO­NES PA­RA UN FON­DO DE DE­FEN­SA LE­GAL QUE HA SER­VI­DO PA­RA AYU­DAR A 4,000 MU­JE­RES Y HOM­BRES

PAUL DRINK­WA­TER AP

OPRAH WIN­FREY acep­ta el Pre­mio Ce­cil B. DeMi­lle en los Gol­den Glo­be Awards en Be­verly Hills, el 7 de enero del 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.