Pro­tes­tas de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ aca­ban en al­ter­ca­dos

El Nuevo Herald (Sunday) - - MUNDO -

Los al­ter­ca­dos y los en­fren­ta­mien­tos con la Po­li­cía mar­ca­ron el sá­ba­do el oc­ta­vo sá­ba­do con­se­cu­ti­vo de pro­tes­tas de los “cha­le­cos ama­ri­llos” en Fran­cia con ma­ni­fes­ta­cio­nes que, sin ser mul­ti­tu­di­na­rias, de­ge­ne­ra­ron en vio­len­cia en Pa­rís y en otras ciu­da­des.

El mi­nis­tro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner, ci­fró en 50,000 los ma­ni­fes­tan­tes, lo que sig­ni­fi­ca un claro re­pun­te res­pec­to a los 32,000 del pa­sa­do 29 de di­ciem­bre, aun­que la ci­fra que­da muy por de­ba­jo de los 282,000 que -siem­pre de acuer­do con las fuer­zas del or­den- que sa­lie­ron a las ca­lles el 17 de no­viem­bre, en el momento ál­gi­do de la pro­tes­ta.

Cas­ta­ner, en de­cla­ra­cio­nes al ca­nal “LCI”, mi­ni­mi­zó ese in­cre­men­to de la mo­vi­li­za­ción ha­cien­do no­tar que “50,000 es un po­co más de una per­so­na por mu­ni­ci­pio de Fran­cia (…). Por tan­to, se ve que es­te mo­vi­mien­to no es re­pre­sen­ta­ti­vo de Fran­cia”.

En Pa­rís, don­de de acuer­do con la Pre­fec­tu­ra de Po­li­cía los “cha­le­cos ama­ri­llos” reunie­ron a 3,500 per­so­nas, to­do em­pe­zó sin in­ci­den­tes, pe­ro las co­sas se tor­cie­ron a me­dia tar­de du­ran­te la mar­cha en­tre el Ayun­ta­mien­to y la Asam­blea Na­cio­nal.

A la al­tu­ra del Mu­seo de Or­say, va­rias de­ce­nas tra­ta­ron de sa­lir­se del re­co­rri­do y cru­zar el río Se­na por la pa­sa­re­la Léo­pold Sé­dar Seng­hor, pe­ro las fuer­zas del or­den se lo im­pi­die­ron con ga­ses la­cri­mó­ge­nos y con car­gas.

A par­tir de en­ton­ces, gru­pos de vio­len­tos mul­ti­pli­ca­ron los ata­ques a los agen­tes con to­do ti­po de pro­yec­ti­les, que­ma­ron con­te­ne­do­res, motos y al­gu­nos vehícu­los (in­clu­so pren­die­ron fue­go a un bar­co-res­tau­ran­te ama­rra­do jun­to a las Tu­lle­rías) y ex­ten­die­ron las al­ga­ra­das ha­cia el bu­le­var de Saint Ger­main con ba­rri­ca­das.

Al ano­che­cer, los tu­mul­tos se ex­ten­die­ron tam­bién al ba­rrio de los Cam­pos Elí­seos, don­de pe­se a la pre­sen­cia de los an­ti­dis­tur­bios, ar­die­ron con­te­ne­do­res y vehícu­los en al­gu­nas ca­lles ad­ya­cen­tes. La pre­fec­tu­ra de Po­li­cía in­di­có que has­ta las 19:30 lo­ca­les ha­bía 24 de­te­ni­dos por su im­pli­ca­ción en los dis­tur­bios.

Un gru­po de “cha­le­cos ama­ri­llos” par­ti­ci­pa­ron en el asal­to del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes con el Par­la­men­to, don­de cau­sa­ron des­per­fec­tos en co­ches y don­de tie­ne su des­pa­cho el por­ta­voz del go­bierno, Ben­ja­min Gri­veaux, que tu­vo que ser eva­cua­do jun­to a sus co­la­bo­ra­do­res por una puer­ta tra­se­ra.

Gri­veaux afir­mó que no fue un ata­que con­tra él, sino con­tra “la Re­pú­bli­ca” y “la de­mo­cra­cia” y reite­ró sus men­sa­jes de la vís­pe­ra, cuan­do ha­bía considerado que los que per­sis­ten en par­ti­ci­par en las ac­cio­nes de los “cha­le­cos ama­ri­llos” son “agi­ta­do­res” cu­yo ob­je­ti­vo es “la in­su­rrec­ción” y de­rro­car al pre­si­den­te, Em­ma­nuel Ma­cron.

Igual­men­te hu­bo in­ci­den­tes en otras ciu­da­des co­mo Bur­deos (4,600 ma­ni­fes­tan­tes y 12 de­ten­cio­nes), Tou­lou­se (más de 2,000 ma­ni­fes­tan­tes y ba­rri­ca­das en el ba­rrio de Car­mes), Li­lle (más de 1,000 ma­ni­fes­tan­tes y 42 arres­ta­dos), Ruán (1,500 ma­ni­fes­tan­tes y 20 de­te­ni­dos), Nan­tes, Ren­nes, Mont­pe­llier o Beau­vais.

El au­men­to de los al­ter­ca­dos y de los ma­ni­fes­tan­tes con res­pec­to a las dos úl­ti­mas se­ma­nas con­tras­tó con la de­ci­sión del go­bierno de re­du­cir el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad: Se des­ple­ga­ron 1,000 agen­tes en Pa­rís y 4,000 en to­da Fran­cia. Le­jos de los 89,000 mo­vi­li­za­dos el pri­mer sá­ba­do de di­ciem­bre.

El pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe, acu­dió por la tar­de al de­par­ta­men­to de In­te­rior don­de Cas­ta­ner man­te­nía una reunión de cri­sis con los res­pon­sa­bles de se­gu­ri­dad, en co­mu­ni­ca­ción por ví­deo­con­fe­ren­cia con las pre­fec­tu­ras de to­do país.

Ade­más de las ma­ni­fes­ta­cio­nes en las ciu­da­des, los “cha­le­cos ama­ri­llos” vol­vie­ron a re­pe­tir ac­cio­nes de blo­queo en múl­ti­ples pun­tos de la red via­ria.

Se­gún la pá­gi­na de in­ter­net del Cen­tro Na­cio­nal de In­for­ma­ción Vial (Bi­son Fu­té), hu­bo per­tur­ba­cio­nes, por ejem­plo en el pea­je de Cas­tets en la au­to­pis­ta A63 al nor­te de Ba­yo­na; tam­bién ce­ra de la fron­te­ra es­pa­ño­la en la N20 en Foix, en la A64 en­tre Pau y Tar­bes y en­tre Tar­bes y Saint Gau­dens; en la A9 en Bé­ziers y un po­co más al nor­te en Mont­pe­llier.

A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en las pri­me­ras jor­na­das de pro­tes­ta, en las que al­gu­nos di­ri­gen­tes de la opo­si­ción -so­bre to­do de la extrema de­re­cha y de la izquierda ra­di­cal- acu­die­ron a las ma­ni­fes­ta­cio­nes, en es­ta oca­sión bri­lla­ron por su au­sen­cia.

Unos 50,000 los ma­ni­fes­tan­tes, par­ti­ci­pa­ron en las pro­tes­tas, lo que sig­ni­fi­ca un re­pun­te res­pec­to a los 32,000 del pa­sa­do 29 de di­ciem­bre

IAN LANGSDON EFE

LA PO­LI­CÍA an­ti­dis­tur­bios fran­ce­sa se en­fren­ta a los ma­ni­fes­tan­tes de los “Cha­le­cos Ama­ri­llos” cuan­do in­ten­tan cru­zar el río Se­na, du­ran­te una pro­tes­ta en Pa­rís, el 5 de enero del 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.