Chi­na y su gue­rra con­tra los Es­ta­dos Uni­dos

El Nuevo Herald (Sunday) - - OPINIÓN - Por Car­los Al­ber­to Mon­ta­ner @Car­lo­sAMon­ta­ner. El úl­ti­mo li­bro de CAM es una re­vi­sión de Las raí­ces tor­ci­das de Amé­ri­ca La­ti­na, pu­bli­ca­da por Pla­ne­ta y ac­ce­si­ble en pa­pel o di­gi­tal por Ama­zon. ©FIR­MAS PRESS

Lou Yuan es un no­ta­ble con­tra­al­mi­ran­te chino. Se dis­tin­gue por su fie­ro na­cio­na­lis­mo y su or­to­do­xia par­ti­dis­ta. (Su pa­dre, en cam­bio, fue acu­sa­do de bur­gués y pro­ca­pi­ta­lis­ta por Mao). La re­vis­ta Epoch Ti­mes aca­ba de pu­bli­car unas de­cla­ra­cio­nes su­yas en las que su­gie­re que los mi­si­les chi­nos de­ben ba­rrer del ma­pa dos por­ta­vio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos pa­ra que Es­ta­dos Uni­dos sien­ta en car­ne pro­pia la muer­te de 10,000 ma­ri­nos. (La do­ta­ción de ca­da uno de los enor­mes bar­cos pue­de lle­gar a las cin­co mil al­mas).

La idea de des­truir dos por­ta­vio­nes y no dos ciu­da­des es por­que Yuan, en reali­dad, no pre­ten­de una gue­rra nu­clear con Es­ta­dos Uni­dos, sino dar­les una lec­ción con­ven­cio­nal a los odia­dos “grin­gos”. Los mi­si­les no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que lle­var car­gas ató­mi­cas. Mi im­pre­sión es que des­truir dos por­ta­vio­nes es un ca­sus be­lli. Was­hing­ton res­pon­de­ría con un ata­que to­tal a Chi­na y se ini­cia­ría la Ter­ce­ra Gue­rra.

Chi­na no só­lo re­cha­za los aran­ce­les. Tal vez ése es el pre­tex­to. Le mo­les­ta la pre­sen­cia mi­li­tar ame­ri­ca­na en su ve­cin­da­rio. Si el gri­to de la Doc­tri­na Mon­roe (1823) fue “Amé­ri­ca pa­ra los ame­ri­ca­nos”, el de Xi Jin­ping es “Asia pa­ra los chi­nos”. A la je­rar­quía chi­na le irri­ta que le dis­pu­ten el de­re­cho a crear is­las ar­ti­fi­cia­les y con­ver­tir­las en ba­ses mi­li­ta­res. Son mu­chos los agra­vios his­tó­ri­cos di­rec­tos e in­di­rec­tos: la Gue­rra del Opio im­pues­ta por los bri­tá­ni­cos. La ocu­pa­ción de Ja­pón en Tai­wán y en Man­chu­ria. El do­mi­nio es­ta­dou­ni­den­se de Fi­li­pi­nas en­tre 1898 y 1946, (sal­vo la ocu­pa­ción ja­po­ne­sa du­ran­te par­te de la Se­gun­da Gue­rra).

¿Ha­bla­ba Lou Yuan por su cuen­ta y ries­go? No lo creo. Es ver­dad que Yuan es un aca­dé­mi­co, y es­tos per­so­na­jes tie­nen li­cen­cia pa­ra es­pe­cu­lar, pe­ro sos­pe­cho que la al­ta di­rec­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta le pi­dió esa de­cla­ra­ción y la per­fi­la­ron jun­tos. Es una for­ma de re­cor­dar­le al go­bierno nor­te­ame­ri­cano que con la Chi­na ac­tual no se jue­ga. No por gus­to Chi­na es la se­gun­da po­ten­cia mi­li­tar, tec­no­ló­gi­ca y fi­nan­cie­ra del pla­ne­ta.

Y aca­so la pri­me­ra si se mi­de el PIB en po­der ad­qui­si­ti­vo: Chi­na, $25 bi­llo­nes (tri­llo­nes en in­glés) fren­te a USA $20 bi­llo­nes (o tri­llo­nes). Só­lo que cuan­do se di­vi­de ese enor­me PIB en­tre la po­bla­ción de los dos paí­ses, la di­fe­ren­cia es abis­mal. USA tie­ne ca­si $60,000 por ca­da uno de sus 325 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, mien­tras Chi­na ape­nas lle­ga a $17,000 pa­ra sus 1.4 mi­llo­nes de per­so­nas. (Tai­wán, la Chi­na pe­que­ñi­ta e is­le­ña, al­can­zó los $50,000 do­lla­res pa­ra sus 23 mi­llo­nes de se­res: una su­ma que es ca­si tres ve­ces la de Chi­na con­ti­nen­tal).

Pe­ro de­jé­mo­nos de ce­ros. Eso no sir­ve pa­ra ex­pli­car nin­gún gran con­flic­to. ¿Le con­vie­ne a al­guien una Ter­ce­ra Gue­rra? Real­men­te, a na­die. Ni si­quie­ra a los fa­bri­can­tes de ar­mas. Pro­ba­ble­men­te mue­ran. Si­gue sien­do co­rrec­to el ra­zo­na­mien­to del ge­ne­ral Ike Ei­sen­ho­wer: si hay una nue­va gue­rra mun­dial no exis­te for­ma hu­ma­na de man­te­ner­la den­tro de los lí­mi­tes de la ba­ta­lla con­ven­cio­nal. Uno de los ban­dos uti­li­za­ría las ar­mas ató­mi­cas, aun­que só­lo sea pa­ra dar el pri­mer gol­pe.

Co­mo la po­bla­ción chi­na es tan nu­me­ro­sa, y co­mo, tra­di­cio­nal­men­te, la vi­da hu­ma­na en Chi­na ha sig­ni­fi­ca­do po­co, Xi Jin­ping pu­die­ra sen­tir la ten­ta­ción de ir a la gue­rra y sa­cri­fi­car mil mi­llo­nes de com­pa­trio­tas, pe­ro no se tra­ta de man­po­wer sino de la enor­me ca­pa­ci­dad de des­truc­ción que tie­ne Es­ta­dos Uni­dos. USA la em­plea­ría a fon­do. To­do lo que Chi­na ha lo­gra­do tras la muer­te de Mao se eva­po­ra­ría en cen­te­na­res de hon­gos ató­mi­cos. Y to­do lo que Es­ta­dos Uni­dos ha con­se­gui­do en los úl­ti­mos dos si­glos tam­bién se iría a bo­li­na. Los dos con­ten­dien­tes sal­drían de­rro­ta­dos.

¿Por qué al­guien que­rría un ho­rri­ble es­pec­tácu­lo de esa na­tu­ra­le­za? Uno pue­de en­ten­der que los chi­nos sien­tan que ha lle­ga­do la ho­ra de la re­van­cha con­tra Oc­ci­den­te. Has­ta el si­glo XV Chi­na fue la na­ción más po­de­ro­sa del pla­ne­ta. Lue­go vino un cam­bio de pa­ra­dig­mas que pro­vo­có la asun­ción de nue­vas po­ten­cias y el re­za­go de otras. Chi­na, Es­pa­ña, Por­tu­gal, Tur­quía, fue­ron ori­lla­das por In­gla­te­rra. La re­vo­lu­ción in­dus­trial im­pu­so el ob­je­ti­vo del pro­gre­so y la pros­pe­ri­dad cre­cien­te co­mo ta­rea de la so­cie­dad ci­vil y del go­bierno.

Hoy Chi­na ha apren­di­do esa lec­ción. Le fal­ta por com­pren­der que uno de los ras­gos más im­por­tan­tes del mun­do oc­ci­den­tal es que mi­ran al fu­tu­ro in­cier­to y no al pa­sa­do glo­rio­so. Ésa es la cla­ve.

Getty

RE­PRE­SEN­TAN­TES DEL Pre­si­den­te Do­nald Trump han ne­go­cia­do con re­pre­sen­tan­tes del pre­si­den­te de Chi­na, Xi Jin­ping. so­bre la re­la­ción co­mer­cial en­tre las dos na­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.