El pe­so ‘fuer­te’ cubano pier­de 30 por cien­to de su va­lor

El Nuevo Herald (Sunday) - - PORTADA - POR MA­RIO J. PENTÓN Y LUZ ES­CO­BAR

Cuan­do su ma­dre le pi­dió que le en­via­ra la re­me­sa en dó­la­res co­mo ca­da mes, en vez de cam­biar el di­ne­ro a CUC, el pe­so con­ver­ti­ble o mo­ne­da fuer­te de la is­la, Gui­ller­mo Prie­to, un cubano re­si­den­te en Mia­mi, pen­só que era pa­ra com­prar un equi­po elec­tro­do­més­ti­co en las nue­vas tien­das en di­vi­sas del go­bierno, don­de so­lo se ven­den pro­duc­tos en mo­ne­das ex­tran­je­ras.

Su sor­pre­sa fue gran­de, di­jo el cubano ra­di­ca­do en Ho­mes­tead, cuan­do su ma­dre de 75 años le di­jo que su ver­da­de­ro in­te­rés era cam­biar los dó­la­res ella mis­ma en el mer­ca­do ne­gro.

“Siem­pre le en­via­ba $100 por Wes­tern Union pe­ro di­ce que es pre­fe­ri­ble que se los man­de con ‘mu­las’ (per­so­nas que se de­di­can a lle­var pro­duc­tos y di­ne­ro a la is­la), por­que en la ca­lle con­si­gue un cam­bio más fa­vo­ra­ble”, di­jo Prie­to.

El dó­lar es­ta­dou­ni­den­se ha si­do re­in­tro­du­ci­do por el go­bierno cubano en la eco­no­mía de la is­la con el fin de re­cu­pe­rar di­vi­sas. El go­bierno ha im­ple­men­ta­do tien­das que ven­den equi­pos elec­tro­do­més­ti­cos y pie­zas de au­tos, que has­ta el mo­men­to so­lo ven­dían los cu­ba­nos que via­ja­ban al ex­tran­je­ro e im­por­ta­ban es­tos pro­duc­tos.

Co­mo con­se­cuen­cia, el va­lor del pe­so con­ver­ti­ble CUC, la mo­ne­da fuer­te cu­ba­na, se ha des­plo­ma­do has­ta un 30% en el mer­ca­do ne­gro. Y los que re­ci­ben re­me­sas des­de Es­ta­dos Uni­dos ob­tie­nen aho­ra más CUC por la mis­ma can­ti­dad de dó­la­res.

Cu­ba tie­ne dos mo­ne­das des­de 1994, el pe­so cubano o mo­ne­da na­cio­nal, y el pe­so con­ver­ti­ble, que el go­bierno cam­bia a ra­zón de 0.97 cen­ta­vos por ca­da dó­lar es­ta­dou­ni-

LOS CU­BA­NOS AHO­RA PRE­FIE­REN HA­CER EL CAM­BIO EN EL MER­CA­DO NE­GRO DE DI­VI­SAS

den­se. El pe­so cubano se cam­bia a ra­zón de 25 por ca­da pe­so con­ver­ti­ble.

Aun­que se im­ple­men­tó el CUC, en la is­la se pa­gan los sa­la­rios en pe­sos cu­ba­nos aun­que la ma­yor par­te de las com­pras de pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad se ha­cen en pe­sos con­ver­ti­bles. Re­cien­te­men­te el go­bierno per­mi­tió que am­bas mo­ne­das fue­ran uti­li­za­das en las lla­ma­das “tien­das re­cau­da­do­ras de di­vi­sas” y se anun­ció un cro­no­gra­ma pa­ra la uni­fi­ca­ción mo­ne­ta­ria.

Prie­to cuen­ta que an­tes de la in­tro­duc­ción del dó­lar, pa­ra que su ma­dre re­ci­bie­ra 100 CUC, él de­bía pa­gar $115.99 a Wes­tern Union, con una co­mi­sión in­clui­da de $12.99. En cam­bio, rea­li­zan­do el en­vío a tra­vés del mer­ca­do ne­gro, so­lo pa­ga $10 por ca­da $100 que en­vía y se ase­gu­ra que el di­ne­ro lle­gue en dó­la­res.

Pa­ra el eco­no­mis­ta Emi­lio Mo­ra­les, de The Ha­va­na Con­sul­ting Group, “el gran per­de­dor” con la in­tro­duc­ción del dó­lar y la con­se­cuen­te de­va­lua­ción del CUC ha si­do el Es­ta­do cubano. “El go­bierno cubano no es­tá re­cau­dan­do los dó­la­res que an­tes le en­tra­ban a tra­vés de Ca­de­ca [la ca­sa de cam­bio ofi­cial] por­que la gen­te pre­fie­re cam­biar­los en el mer­ca­do in­for­mal. Los dó­la­res se que­dan en ma­nos par­ti­cu­la­res, que lue­go sa­len del país y se in­vier­ten en la com­pra de mer­can­cías”, ex­pli­có.

La eco­no­mía cu­ba­na se en­cuen­tra en una pre­ca­ria si­tua­ción: el país es­tá fuer­te­men­te en­deu­da­do y sin re­ser­vas su­fi­cien­tes en dó­la­res pa­ra afron­tar sus com­pro­mi­sos de pa­go, di­jo el eco­no­mis­ta.

El go­bierno man­tie­ne la ta­sa de cam­bio ofi­cial del CUC a 0,97 por dó­lar y ofi­cial­men­te se pue­den cam­biar los CUC a dó­la­res, pe­ro las au­to­ri­da­des han ce­rra­do de­ce­nas de ca­sas de cam­bio y li­mi­tan a $300 por per­so­na la can­ti­dad que se pue­de ex­traer de al­gu­nos ban­cos y en el ae­ro­puer­to, di­jo Mo­ra­les.

Mo­ra­les cal­cu­la que el Es­ta­do es­tá te­nien­do “pér­di­das mi­llo­na­rias” que se ve­rán en el me­diano y lar­go pla­zo y per­ju­di­ca­rán sus re­ser­vas en di­vi­sas por­que los dó­la­res que en­tran al país es­tán sien­do cam­bia­dos en el mer­ca­do in­for­mal y no en las ca­sas de cam­bio ofi­cia­les.

“Es­tas me­di­das han si­do un error es­tra­té­gi­co del go­bierno por el afán de ob­te­ner in­me­dia­ta­men­te dó­la­res sin pen­sar en los cam­bios es­truc­tu­ra­les que re­que­ría la eco­no­mía an­tes de dar es­te pa­so”, agre­gó.

El eco­no­mis­ta es el au­tor de un estudio re­cien­te que mues­tra el in­cre­men­to de las re­me­sas a la is­la, que en 2018 as­cen­die­ron a $6,600 mi­llo­nes en­tre mer­can­cía y di­vi­sas. El 90 por cien­to de los en­víos fue­ron rea­li­za­dos des­de Es­ta­dos Uni­dos. En la úl­ti­ma dé­ca­da, las re­me­sas en efec­ti­vo a Cu­ba pa­sa­ron de $1,447 mi­llo­nes en 2008 a $3,691 mi­llo­nes en 2018.

Clau­dia, una cu­ba­na re­si­den­te en Mia­mi que pi­dió no re­ve­lar su ape­lli­do por se­gu­ri­dad, se de­di­ca a trans­por­tar mer­can­cías y efec­ti­vo de un la­do a otro del Es­tre­cho de la Flo­ri­da. Pa­ra ella la de­va­lua­ción del CUC le ha per­mi­ti­do in­cre­men­tar sus ne­go­cios de en­vío de di­vi­sas.

“La gen­te me es­tá pi­dien­do más en­víos de efec­ti­vo. Ten­go que via­jar ca­si siem­pre con $5,000, que es el lí­mi­te que po­ne Cu­ba”, di­jo.

En­tre los tra­ba­ja­do­res del ae­ro­puer­to Jo­sé Mar­tí, en La Ha­ba­na, Clau­dia tie­ne a al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les clien­tes. Al­gu­nos tra­ba­ja­do­res de la Adua­na de Cu­ba, di­jo la mu­jer, apro­ve­chan su po­si­ción y sus con­tac­tos con los tu­ris­tas pa­ra cam­biar dó­la­res por pe­sos con­ver­ti­bles y ali­men­tar el mer­ca­do in­for­mal.

“Voy ca­si to­das las se­ma­nas. Cuan­do lle­go al ae­ro­puer­to, ya me es­tán es­pe­ran­do”, di­jo. “En­tre­go el efec­ti­vo y re­co­jo la ga­nan­cia de la se­ma­na pa­sa­da. Des­pués re­par­to los pa­que­tes a sus des­ti­na­ta­rios y re­gre­so a Mia­mi. To­do le­gal”, di­jo.

Pa­ra al­gu­nos cu­ba­noa­me­ri­ca­nos que via­jan a la is­la, la de­va­lua­ción del CUC tam­bién ha si­do be­ne­fi­cio­sa.

“To­dos los años voy a Cie­go de Ávi­la 15 días pa­ra vi­si­tar a mi ma­má y a mi sue­gra. Ha­ce una se­ma­na que re­gre­sé de allá y no cam­bié ni un so­lo pe­so en el ae­ro­puer­to. El di­ne­ro me rin­dió mu­cho más, aun­que con la es­ca­sez que hay en las tien­das, no me sir­vió de mu­cho”, di­jo Adriel Mo­li­na, un cubano que lle­va seis años vi­vien­do en Ken­dall.

Se­gún Mo­li­na, en va­rios res­tau­ran­tes pri­va­dos de Cie­go de Ávi­la los cuen­ta­pro­pis­tas le su­gi­rie­ron pa­gar con dó­la­res con una ta­sa de cam­bio “muy fa­vo­ra­ble”. “La gen­te tie­ne una fie­bre de dó­la­res tre­men­da. Mu­chos me de­cían que te­nían mie­do a que eli­mi­na­ran el CUC de re­pen­te o que mo­di­fi­ca­ran la ta­sa de cam­bio. Es iló­gi­co pen­sar que un pa­pe­li­to de esos del go­bierno cubano [el CUC] val­ga lo mis­mo que un dó­lar. Aque­llo es­tá peor que nun­ca, se sien­te en el ai­re”, agre­gó.

Es­te ar­tícu­lo con­tó con la co­la­bo­ra­ción del dia­rio di­gi­tal cubano 14yme­dio.

Pue­des se­guir­me en Fa­ce­book y Twit­ter. ¿Sa­bías que aho­ra pue­des re­ci­bir las no­ti­cias de Cu­ba por Te­le­gram? Sus­crí­be­te a nues­tro ca­nal ha­cien­do clic aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.