Di­si­den­te cu­bano lle­ga a Mia­mi en frá­gil es­ta­do

El Nuevo Herald - - Página Delantera - WIL­FRE­DO CANCIO IS­LA El Nue­vo He­rald

A un­que los ser­vi­cios mé­di­cos cu­ba- nos le ofre­cie­ron so­me­ter­se a un trans­plan­te de ri­ñón, el di­si­den­te Ju­lio An­to­nio Val­dés Gue­va­ra op­tó por el ca­mino del exi­lio sin te­ner que agra­de­cer­le su so­bre­vi­ven­cia al ré­gi­men de Fi­del Cas­tro.

‘‘ Fue un chan­ta­je pa­ra que yo vi­vie­ra en per­ma­nen­te deu­da de gra­ti­tud’’, de­cla­ró ayer Val­dés Gue­va­ra tras arri­bar con su fa­mi­lia a Mia­mi. ‘‘Y yo no quie­ro vi­vir agra­de­cién­do­le un ri­ñón a Fi­del Cas­tro’’.

En­fer­mo y frá­gil, pe­ro son­rien­te, Val­dés Gue­va­ra lle­gó ayer al Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mia­mi (MIA) en via­je des­de La Habana, vía Cancún. Lo acom­pa­ña­ban su es­po­sa Cruz De­lia Agui­lar, in­te­gran­te del mo­vi­mien­to cí­vi­co de las Da­mas de Blan­co, y el hi­jo de am­bos, Ju­lio An­to­nio, de 7 años.

Lue­go de per­ma­ne­cer re­te­ni­dos por dos años sin re­ci­bir el per­mi­so de sa­li­da, el go­bierno cu­bano los au­to­ri­zó fi­nal­men­te a via­jar res­pon­dien­do a una pe­ti­ción hu­ma­ni­ta­ria de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. La fa­mi­lia re­si­día en la ciu­dad de Man­za­ni­llo, en el ex­tre­mo orien­tal de la is­la.

Es el se­gun­do opo­si­tor del lla­ma­do Gru­po de los 75 que lle­ga a Es­ta­dos Uni­dos co­mo re­fu­gia­do po­lí­ti­co tras re­ci­bir una li­cen­cia ex­tra­pe­nal por mo­ti­vos de sa­lud. El pe­rio­dis­ta y poe­ta Ma­nuel Váz­quez Por­tal lo pre­ce­dió en ju­nio del pa­sa­do año.

El ca­so de Val­dés Gue­va­ra, de 54 años, fue ob­je­to de una in­ten­sa cam­pa­ña in­ter­na­cio­nal pa­ra lo­grar su ex­car­ce­la­mien­to y pos­te­rior sa­li­da de la is­la. El ac­ti­vis­ta fue con­de­na­do a 20 años de cár­cel du­ran­te la olea­da re­pre­si­va de mar­zo del 2003, pe­ro el agra­va­mien­to de su sa­lud obli­gó a ex­car­ce­lar­lo ape­nas un año des­pués.

Su li­ber­tad con­di­cio­nal mar­có un sig­ni­fi­ca­ti­vo pre­ce­den­te pa­ra la ex­car­ce­la­ción de otros 14 pri­sio­ne­ros en­fer­mos en los me­ses su­ce­si­vos.

So­me­ti­do a tra­ta­mien­to de he­mo­diá­li­sis tres ve­ces por se­ma­na, Val­dés Gue­va­ra vio de­te­rio­rar­se ver­ti­gi­no­sa­men­te su con­di­ción fí­si­ca a la es­pe­ra del per­mi­so pa­ra emi­grar. En va­rias oca­sio­nes se ne­gó a re­ci­bir un tras­plan­te, par­ti­cu­lar­men­te des­pués que el fis­cal ge­ne­ral de Cu­ba, Juan Es­ca­lo­na, se re­fi­rió a su si­tua­ción de en­fer­me­dad en tér­mi­nos des­pec­ti­vos.

‘‘A uno de es­tos 75 des­gra­cia­dos se le hi­zo un tras­plan­te de ri­ñón, a cuen­ta del es­ta­do cu­bano’’, ase­gu­ró Es­ca­lo­na a la pren­sa du­ran­te una reunión ibe­roa­me­ri­ca­na de fis­ca­les que se­sio­nó en Pa­ra­guay en no­viem­bre del 2004.

El di­si­den­te lo des­min­tió an­te la opi­nión pú­bli­ca y pre­fi­rió ve­nir al exi­lio sin so­me­ter­se a la ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca.

‘‘Sé que la vi­da aquí es in­cier­ta pa­ra mí, pe­ro la pre­fie­ro a con­ti­nuar de rehén del ré­gi­men’’, con­fe­só.

Val­dés Gue­va­ra des­cri­bió la si­tua­ción ac­tual de Cu­ba co­mo ‘‘dra­má­ti­ca’’ e ‘‘ina­mo­vi­ble’’ lue­go de que el go­ber­nan­te Fi­del Cas­tro tras­pa­sa­ra el po­der a su her­mano Raúl Cas­tro, el pa­sa­do 31 de ju­lio.

‘‘El tras­pa­so del po­der no ha pro­vo­ca­do na­da en la po­bla­ción: la gen­te la ha acep­ta­do co­mo una he­ren­cia de fa­mi­lia por­que pre­fie­re es­ca­par a re­be­lar­se’’, re­la­tó. ‘‘La po­bla­ción vi­ve ba­jo la do­ble mo­ral y el te­rror, por­que la re­pre­sión se ha re­cru­de­ci­do’’.

Agre­gó que lo en­tris­te­ce el he­cho de ‘‘ cien­tos de jó­ve­nes de Man­za­ni­llo y de to­das par­tes fa­bri­can­do lan­chas y bar­cos de for­ma clan­des­ti­na pa­ra es­ca­par del país’’.

‘‘ La po­bla­ción no tie­ne vi­da, pe­ro no quie­re ha­cer na­da pa­ra lo­grar el cam­bio’’, aco­tó Val­dés Gue­va­ra, quien se mos­tró par­ti­da­rio del em­bar­go eco­nó­mi­co con­tra Cu­ba.

‘‘ El em­bar­go hay que man­te­ner­lo: le­van­tar­lo es dar­le oxí­geno al dic­ta­dor’’, ase­ve­ró.

In­te­rro­ga­do so­bre el panorama del mo­vi­mien­to di­si­den­te in­terno, re­co­no­ció que ‘‘no ha po­di­do re­cu­pe­rar­se de la Pri­ma­ve­ra Ne­gra del 2003’’.

‘‘El Pro­yec­to Va­re­la [pro­mo­vi­do por Os­wal­do Pa­yá en el 2002] fue un pun­ti­lla­zo for­mi­da­ble al ré­gi­men, pe­ro desató la fu­ria re­pre­si­va y de­jó a la opo­si­ción sin ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción ni es­pa­cio pa­ra ac­tuar’’, ob­ser­vó el di­si­den­te.

Ac­ti­vis­tas exi­lia­dos y re­pre­sen­tan­tes de la Fun­da­ción Na­cio­nal Cu­bano Ame­ri­ca­na (FNCA) le die­ron la bien­ve­ni­da en los sa­lo­nes del MIA.

‘‘Fue un opo­si­tor va­lien­te y te­naz den­tro de Cu­ba, y lo más im­por­tan­te aho­ra es que el exi­lio pue­da ten­der­le una mano y ayu­dar­lo a re­cu­pe­rar la sa­lud’’, ex­pre­só Váz­quez Por­tal que par­ti­ci­pó en el re­ci­bi­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.