Mo­tín en el go­bierno ira­quí por reunión de Bush y Al Ma­li­ki

El Nuevo Herald - - Primer Plano - HAM­ZA HENDAWI / AP BAGDAD

Seis

mi­nis­tros de ga­bi­ne­te y 30 le­gis­la­do­res lea­les al clé­ri­go ra­di­cal Muq­ta­da al Sadr boi­co­tea­ron ayer su par­ti­ci­pa­ción en el go­bierno y en el Par­la­men­to ira­quí en pro­tes­ta por la reunión en Jor­da­nia en­tre el pri­mer mi­nis­tro Nu­ri al Ma­li­ki con el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush.

Po­cas ho­ras des­pués del anun­cio de ayer, la Ca­sa Blan­ca di­jo que la reunión del pri­mer mi­nis­tro de Irak, Al Ma­li­ki, con Bush en su im­por­tan­te cum­bre de dos días en Jor­da­nia ha­bía si­do can­ce­la­da. El in­flu­yen­te le­gis­la­dor ira­quí Red­ha Ja­wad Ta­qi in­di­có que la reunión fue sus­pen­di­da a pe­ti­ción de los ira­quíes, lue­go de que Al Ma­li­ki su­po que el mo­nar­ca jor­dano pla­nea­ba am­pliar la dis­cu­sión pa­ra in­cluir el con­flic­to ára­beis­rae­lí.

Dos al­tos fun­cio­na­rios que via­jan con Al Ma­li­ki, que pi­die­ron ano­ni­ma­to, in­di­ca­ron que el pri­mer mi­nis­tro se ha­bía mos­tra­do re­nuen­te a via­jar a Jor­da­nia, y de­ci­dió, una vez en Ammán, que no que­ría que ‘‘ una ter­ce­ra par­te’’ par­ti­ci­pa­ra en las dis­cu­sio­nes so­bre te­mas es­pe­cí­fi­cos a la re­la­ción en­tre Es­ta­dos Uni­dos e Irak.

El ase­sor de la Ca­sa Blan­ca, Dan Bartlett, ne­gó que fue­ra un desai­re de Al Ma­li­ki o que se hu­bie­ra fil­tra­do un me­mo­ran­do de la Ca­sa Blan­ca cues­tio­nan­do la ca­pa­ci­dad del lí­der ira­quí de con­tro­lar la vio­len­cia en Irak. Bartlett di­jo que la reunión en­tre tres par­tes ha­bía si­do pla­nea­da ‘‘más co­mo una reunión so­cial’’ y que Bush y Al Ma­li­ki sos­ten­drían hoy una ‘‘du­ra’’ reunión ellos so­los.

Los par­ti­da­rios de Al Sadr ha­bían ame­na­za­do con aban­do­nar el go­bierno y el Par­la­men­to si Al Ma­li­ki con­ti­nua­ba con la cum­bre en Ammán.

Pe­ro al re­du­cir su pro­tes­ta a una sus­pen­sión de su con­di­ción de miem­bros, de­ja­ron abier­ta la puer­ta a un re­gre­so a sus tra­ba­jos.

Uno de los 30 le­gis­la­do­res, Fa­lih Has­san, lla­mó a Bush ‘‘un cri­mi­nal que ha ma­ta­do a mu­chos ira­quíes’’ y afir­mó que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se no tie­ne que in­vo­lu­crar­se en los asun­tos ira­quíes.

El res­pal­do del blo­que li­de­ra­do por Al Sadr en el Par­la­men­to fue cru­cial pa­ra que Al Ma­li­ki fue­se elec­to pri­mer mi­nis­tro ha­ce al­gu­nos me­ses.

Y mu­chos se­ña­lan que ese he­cho le ha im­pe­di­do al pri­mer mi­nis­tro adop­tar ac­cio­nes con­tra el Ejér­ci­to del Mah­di, una mi­li­cia leal a Al Sadr acu­sa­da de em­plear es­cua­dro­nes de la muer­te con­tra sus ene­mi­gos su­ni­tas.

En el 2004, el Ejér­ci­to del Mah­di li­de­ró dos in­su­rrec­cio­nes con­tra las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en Bagdad y en bue­na par­te del cen­tro y del sur de Irak.

Los he­chos de ayer ocu­rrie­ron mien­tras el país so­por­ta­ba otro día de vio­len­cia, con un to­tal de 105 per­so­nas ase­si­na­das o ha­lla­das muer­tas a tra­vés del país.

En adi­ción, el Ejér­ci­to de EEUU anun­ció las muer­tes de otros dos sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos.

EL PRE­SI­DEN­TE Geor­ge W. Bush jun­to al rey Ab­da­lá de Jor­da­nia, du­ran­te su reunión ayer en Ammán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.