Un fu­tu­ro a la in­tem­pe­rie

El Nuevo Herald - - El Mundo -

El do­lo­ro­so atro­pe­llo des­ta­ca­ba en las no­ti­cias del mar­tes por la no­che. Pe­ro les ase­gu­ro que es­ta ola de co­ti­dia­na des­di­cha va a se­guir en pri­me­ra pla­na du­ran­te mu­cho tiem­po. En la Pe­que­ña Habana, in­qui­li­nos aco­gi­dos al Plan 8 de­ben aban­do­nar su ho­gar de mu­chos años por la sú­bi­ta es­ca­la­da de la ren­ta. Así son las na­vi­da­des en la ca­sa del po­bre. Tan­to más si el po­bre no tie­ne quien lo de­fien­da.

A na­die de­bió to­mar­le des­pre­ve­ni­do. El au­men­to com­bi­na­do de los im­pues­tos y las ta­ri­fas de se­gu­ros ha ve­ni­do es­tran­gu­lan­do a los due­ños de vi­vien­das. Si se tra­ta de la ca­sa pro­pia, la gen­te ven­de y se mar­cha a otro ba­rrio, a otra ciu­dad. A otro im­pro­ba­ble des­tino. Si se tra­ta de in­mue­bles de al­qui­ler, no que­da más re­me­dio que trans­fe­rir el cos­to a los in­qui­li­nos.

El sal­do es dra­má­ti­co y per­ni­cio­so. En los úl­ti­mos años ha cre­ci­do el nú­me­ro de mia­men­ses obli­ga­dos a ven­der unas pro­pie­da­des que se han vuel­to in­cos­tea­bles, pre­ci­sa­men­te, des­pués de ha­ber­las pa­ga­do con el sa­cri­fi­cio de to­da una vi­da y to­da una fa­mi­lia. Pa­ra quie­nes ren­tan, las op­cio­nes dis­mi­nu­yen has­ta la de­ses­pe­ra­ción. En no po­cas oca­sio­nes, el in­qui­lino de­be aban­do­nar su ho­gar sin con­tar con di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra pa­gar la mu­dan­za y el de­pó­si­to. Los an­cia­nos, en par­ti­cu­lar, su­fren el agra­van­te del en­ca­re­ci­mien­to de las pres­ta­cio­nes de sa­lud, los ali­men­tos y la elec­tri­ci­dad, en­tre otros ser­vi­cios. No men­cio­ne­mos las ha­bi­tua­les di­fi­cul­ta­des de trans­por­te.

Ig­no­ro si las au­to­ri­da­des man­tie­nen las es­ta­dís­ti­cas. Lo evi­den­te es su ma­ni­fies­ta im­po­ten­cia. La po­lí­ti­ca tie­ne dos áreas fun­da­men­ta­les de ex­pre­sión: las ins­ti­tu­cio­nes y la ca­lle. En Ta­llahas­see, los le­gis­la­do­res han con­sen­ti­do la im­ple­men­ta­ción de un au­tén­ti­co tán­dem de ex­plo­ta­ción al ciu­da­dano, con es­ca­sas, glo­rio­sas e inú­ti­les ex­cep­cio­nes. Pa­ra los go­bier­nos lo­ca­les, a su vez, el al­za de los im­pues­tos sue­le obe­de­cer a cir­cuns­tan­cias in­ape­la­bles, por en­ci­ma de sus me­jo­res in­ten­cio­nes, aun cuan­do las hu­bie­ra.

Así que es­ta­mos en un pun­to de in­mo­vi­li­dad to­tal. En las pa­sa­das elec­cio­nes fue cla­ro el des­con­ten­to del elec­to­ra­do con los can­di­da­tos per­ci­bi­dos co­mo alia­dos de las com­pa­ñías de se­gu­ros. Pe­ro aque­llos que hoy es­tán a la in­tem­pe­rie no pue­den dar­se el lu­jo de es­pe­rar a que el sis­te­ma se co­rri­ja a sí mis­mo. Por lo de­más, el sis­te­ma es el pro­ble­ma. Ca­bil­deo equi­va­le a co­rrup­ción. Y las do­na­cio­nes de cam­pa­ña im­pli­can a ca­da po­lí­ti­co en una ma­de­ja de com­pro­mi­sos. A ni­vel na­cio­nal, nin­gu­na me­jor mues­tra que la pa­ten­te de cor­so de las trans­na­cio­na­les pe­tro­le­ras. De­cía Art­hur Mi­ller (per­dón por ci­tar a un li­be­ral) que se­ría per­se­gui­do si es­cri­bía una obra ca­paz de de­rri­bar a un pre­si­den­te, pe­ro que no da­ba un cen­ta­vo por su pe­lle­jo si in­te­rrum­pía por un mes las ven­tas de las prin­ci­pa­les cor­po­ra­cio­nes ga­so­li­ne­ras.

Aquí, en Mia­mi, no to­ma­mos muy en se­rio las peo­res ame­na­zas. Me pre­gun­to cuá­les au­to­ri­da­des que­rrán li­diar con una ava­lan­cha de des­alo­jos y su se­cue­la pa­ra las es­truc­tu­ras mu­ni­ci­pa­les y con­da­les. Me pre­gun­to por qué nues­tros lí­de­res co­mu­ni­ta­rios, re­li­gio­sos, par­ti­dis­tas, em­pre­sa­ria­les y gre­mia­les no ayu­dan a la ciu­da­da­nía a fo­men­tar ac­ti­vos gru­pos de pre­sión. Al­re­de­dor del mun­do de­mo­crá­ti­co, en di­fe­ren­tes épo­cas y si­tua­cio­nes si­mi­la­res, las co­mu­ni­da­des han he­cho va­ler sus fue­ros con ini­cia­ti­vas a lar­go pla­zo, or­ga­ni­za­das y pa­cí­fi­cas, que van des­de boi­cots a los mo­no­po­lios has­ta es­ca­lo­na­dos re­tra­sos de pa­gos y pro­tes­tas per­ma­nen­tes an­te las ins­ta­la­cio­nes y ofi­ci­nas de las com­pa­ñías abu­si­vas. Que la FPL y las ase­gu­ra­do­ras ope­ren en un mar­co le­gal cor­ta­do a su me­di­da por los po­lí­ti­cos flo­ri­da­nos no quie­re de­cir que sean in­vul­ne­ra­bles an­te la ac­ción in­te­li­gen­te, coor­di­na­da y sos­te­ni­da de sus víc­ti­mas. ues­tros re­pre­sen­tan­tes elec­tos tie­nen que em­pi­nar­se a la al­tu­ra de es­te desafío, que arro­ja un pes­ti­len­te ha­lo de in­mo­ra­li­dad so­bre to­dos no­so­tros y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, so­bre ellos. Ya es ho­ra de que al­guien co­mien­ce a ca­bil­dear por el pue­blo. Cas­tra­da por una men­ta­li­dad ges­to­ra que atien­de a las en­cues­tas an­tes que al de­ber ci­vil y al ca­bil­de­ro an­tes que al con­tri­bu­yen­te, nues­tra cla­se po­lí­ti­ca ha da­do por per­di­da es­ta ba­ta­lla. En ri­gor, des­con­fía de las po­ten­cia­li­da­des trans­for­ma­do­ras de la mis­ma po­bla­ción a la que ju­ra ser­vir. Trai­cio­na, a prio­ri, la esen­cia de la de­mo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Ba­jo el cie­lo in­cle­men­te de unos in­tere­ses to­do­po­de­ro­sos, po­co a po­co nos he­mos que­da­do sin te­cho.

N

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.