Na­vi­da­des al na­tu­ral

El Nuevo Herald - - El Mundo - JA­VIER SIE­RRA

Los me­jo­res re­ga­los son los que da­mos a otros. Na­da se com­pa­ra con la sa­tis­fac­ción de ver la son­ri­sa de nues­tros se­res que­ri­dos cuan­do les da­mos al­go que vie­ne del co­ra­zón.

En es­tas fies­tas le quie­ro ofre­cer unas cuan­tas su­ge­ren­cias que no só­lo le van a cos­tar po­co o na­da, sino que al mis­mo tiem­po van a sig­ni­fi­car un re­ga­lo pa­ra el fu­tu­ro de sus hi­jos y de sus nie­tos.

Le ha­blo de pre­sen­tes sin ir de com­pras, sin en­vol­to­rios que rom­per, sin mo­ños que des­ha­cer. Son ac­tos de­sin­te­re­sa­dos que al fin y al cabo nos van a be­ne­fi­ciar a to­dos. Lla­mé­mos­lo ‘‘Na­vi­da­des al na­tu­ral’’, una se­rie de con­se­jos pa­ra ce­le­brar unas fies­tas en ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za y res­pe­tuo­sas de nues­tros va­lio­sos re­cur­sos na­tu­ra­les.

Po­de­mos em­pe­zar con al­go tan sim­ple co­mo el pa­pel pa­ra en­vol­ver los re­ga­los. La ma­yo­ría del pa­pel con- ven­cio­nal no es re­ci­cla­ble y aca­ba en el ba­su­ral más cer­cano. En su lu­gar uti­li­ce ma­pas vie­jos, la sec­ción de ca­ri­ca­tu­ras de su pe­rió­di­co o di­bu­jos que ha­yan he­cho sus hi­jos. Si ca­da fa­mi­lia en­vol­vie­ra tan só­lo tres re­ga­los de es­ta ma­ne­ra, nos aho­rra­ría­mos su­fi­cien­te pa­pel pa­ra cu­brir 45,000 cam­pos de fút­bol y sal­va­ría­mos bos­ques en­te­ros.

Y ha­blan­do de ár­bo­les, si de­ci­de com­prar uno de Na­vi­dad, ase­gú­re­se de que se cul­ti­vó sin pes­ti­ci­das. Al­gu­nos pro­duc­to­res usan 40 pes­ti­ci­das dis­tin­tos, ade­más de co­lo­ran­tes ar­ti­fi­cia­les. Ya exis­ten al­ter­na­ti­vas or­gá­ni­cas que per­mi­ten cul­ti­var los ár­bo­les de ma­ne­ra na­tu­ral. Pa­ra en­con­trar un pro­duc­tor or­gá­ni­co cer­cano a su ba­rrio, vi­si­te www.lo­cal­har­vest.org.

Y una vez que ter­mi­nen las fies­tas, re­ci­cle su ar­bo­li­to. Ca­da año, 10 mi­llo­nes de ellos aca­ban en los ba­su­ra­les del país. Es cier­to que es más com­pli­ca­do que re­ci­clar bo­te­llas o pa­pel. Pe­ro mu­chas ciu­da­des ofre­cen ser­vi­cios de re­co­gi­da de ár­bo­les pa­ra con­ver­tir­los en ase­rrín y otros sub­pro­duc­tos. Lla­me al nú­me­ro gra­tis 800-253-2687 (800-CLEA­NUP) o vi­si­te www.earth911.org pa­ra en­te­rar­se de pro­gra­mas de re­ci­cla­je cer­ca­nos.

Y pa­ra com­pen­sar, plan­te un ár­bol y con­viér­ta­lo en una ex­cur­sión con sus hi­jos. En­sé­ñe­les que pro­te­ger nues­tros bos­ques, los pul­mo­nes de nues­tro pla­ne­ta, es pro­te­ger el ai­re que res­pi­ra­mos. Las prác­ti­cas agrí­co­las abu­si­vas y la de­fo­res­ta­ción ram­pan­te han eli­mi­na­do el 90% de los bos­ques an­ces­tra­les de Es­ta­dos Uni­dos. Plan­tar un ár­bol es se­guir el ada­gio chino, un via­je de mil mi­llas se em­pie­za con un so­lo pa­so.

Otra idea bri­llan­te es com­pro­me­ter­se a cam­biar sus bom­bi­llas con­ven­cio­na­les por otras que aho­rren ener­gía. Con só­lo ins­ta­lar seis de es­tas bom­bi­llas en la ca­sa, cual­quier fa­mi­lia pro­me­dio aho­rra­rá unos $60 anua­les. Pa­ra ver más con­se­jos be­ne­fi­cio­sos pa­ra su bolsillo y la na­tu­ra­le­za en el ho­gar, vi­si­te www.sie­rra­club.org/eco­cen­tro.

Ha­ga es­tas fies­tas aún más lu­mi­no­sas com­pran­do luces na­vi­de­ñas del ti­po ‘‘LED’’ (dio­do de emi­sión lu­mi­no­sa), las cua­les usan un 90% me­nos ener­gía que las con­ven­cio­na­les y pue­den aho­rrar­le has­ta $50 en la cuen­ta de la luz du­ran­te es­tas fe­chas. Es­tas luces es­tán dis­po­ni­bles en la ma­yo­ría de los gran­des al­ma­ce­nes y fe­rre­te­rías.

Há­ga­le un fa­vor al pla­ne­ta, y tam­bién a su pa­la­dar, com­pran­do ali­men­tos or­gá­ni­cos, co­mo car­ne y ve­ge­ta­les. Es­tos pro­duc­tos, cria­dos o cul­ti­va­dos de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble, son ade­más mu­cho más sa­bro­sos. Un buen lu­gar pa­ra con­se­guir­los es el mer­ca­do de gran­je­ros ( far­mers’ mar­ket) más cer­cano. La car­ne no or­gá­ni­ca pro­vie­ne ca­si siem­pre de ma­ta­de­ros in­dus­tria­les don­de, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, los ani­ma­les y los tra­ba­ja­do­res, en mu­chos ca­sos la­ti­nos, son tra­ta­dos igual­men­te mal. Asi­mis­mo, las fru­tas y ver­du­ras no or­gá­ni­cas pro­vie­nen muy pro­ba­ble- men­te de pro­duc­to­res que abu­san de los pes­ti­ci­das y, por tan­to, de los bra­ce­ros que cui­dan de los cam­pos.

¿Hay un te­lé­fono ce­lu­lar en su lis­ta de re­ga­los? Si así es, no bo­te el vie­jo, re­cí­cle­lo. Ca­da año ti­ra­mos 130 mi­llo­nes de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, los cua­les pe­san unas 65,000 to­ne­la­das, in­clu­yen­do com­pues­tos tó­xi­cos co­mo mer­cu­rio, cad­mio y plo­mo, que en­ve­ne­nan el sue­lo y el agua. Us­ted pue­de re­ci­clar su ce­lu­lar lle­ván­do­lo a la tien­da de la ca­de­na Sta­ples más cer­ca­na co­mo par­te de un pro­gra­ma del Sie­rra Club.

Y fi­nal­men­te, en es­tas fies­tas en las que vi­si­ta­mos a tan­tos fa­mi­lia­res y ami­gos, ase­gú­re­se de que su ca­rro es­tá pues­to a pun­to y que las llan­tas es­tén bien in­fla­das, lo cual le va aho­rrar ga­so­li­na. Siem­pre que pue­da, use el trans­por­te pú­bli­co, la bi­ci­cle­ta o sim­ple­men­te ca­mi­ne.

Que pa­se unas fe­li­ces y na­tu­ra­les fies­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.