Es­ta­do de in­se­gu­ri­dad

El Nuevo Herald - - El Mundo -

El pri­mer re­ga­lo de Na­vi­dad pa­ra mu­chos flo­ri­da­nos ha si­do la no­ti­fi­ca­ción de un au­men­to as­tro­nó- mi­co en la pó­li­za de se­gu­ro que ten­dre­mos que pa­gar a par­tir de enero. Es­te es el re­sul­ta­do de una cri­sis tan ar­chi­anun­cia­da que mu­chos afec­ta­dos han pre­fe­ri­do en­fren­tar­la con los bra­zos cru­za­dos. Y en­tre los que al pa­re­cer se es­tán cru­zan­do de bra­zos se ha­llan aque­llos me­jor ca­li­fi­ca­dos, si no pa­ra re­sol­ver­la, al me­nos sí pa­ra ate­nuar­la. Me re­fie­ro a los lí­de­res que en­via­mos a Ta­llahas­see a tra­vés del vo­to pre­ci­sa­men­te pa­ra que nos ali­vien do­lo­res de ca­be­za co­mo és­te.

Ha­ce ape­nas unas se­ma­nas, cuan­do se ce­le­bra­ban las elec­cio­nes, to­dos los can­di­da­tos pa­re­cían te­ner a mano la so­lu­ción a los pro­ble­mas de los se­gu­ros, es­pe­cial­men­te al de pro­pie­da­des in­mue­bles. Ha­bía que es­cu­char las pro­me­sas que so­bre el te­ma ha­cían a tro­che y mo­che pa­ra des­lum­brar a los vo­tan­tes. Pe­ro aho­ra re­sul­ta que mu­chos de aque­llos mis­mos can­di­da­tos con­ver­ti­dos en le­gis­la­do­res no quie­ren asis­tir a una se­sión de emer­gen­cia en di­ciem­bre pa­ra to­mar al to­ro por los cuer­nos. Y el mis­mo go­ber­na­dor elec­to, Char­lie Crist, pre­ten­de la­var­se las ma­nos re­cor­dán­do­nos que, has­ta enero, Jeb Bush se­gui­rá sien­do el eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes.

Ade­más de la im­pla­ca­ble na­tu­ra­le­za, el pro­ble­ma del cos­to exor­bi­tan­te de los se­gu­ros de pro­pie­da­des lo crea­ron las pro­pias com­pa­ñías con la ayu­da di­li­gen­te de nues­tros go­ber­nan­tes elec­tos. La na­tu­ra­le­za coope­ró ya con una po­si­ble so­lu­ción. Nos aho­rró es­ta tem­po­ra­da los te­mi­bles hu­ra­ca­nes, que son el mo­ti­vo prin­ci­pal que se ha­bía es­gri­mi­do pa­ra au­men­tar­nos tan dra­má­ti­ca­men­te las pó­li­zas. Se­ría ilu­so es­pe­rar que las com­pa­ñías en for­ma vo­lun­ta­ria re­cor­ten los ju­go­sos in­gre­sos que les pro­me­ten los au­men­tos ya apro­ba­dos. Pe­ro los fun­cio­na­rios elec­tos tie­nen la obli­ga­ción in­sos­la­ya­ble de ac­tuar por­que son nues­tros re­pre­sen­tan­tes y con­tri­bu­ye­ron a agra­var la cri­sis. Las de­ci­sio­nes que se adop­ta­ron en Ta­llahas­see, en efec­to, per­mi­tie­ron que las ase­gu­ra­do­ras uti­li­za­ran el ‘‘peor es­ce­na­rio po­si­ble’’ pa­ra for­mu­lar sus so­li­ci­tu­des de au­men­to. Tal es­ce­na­rio se­ría un de­vas­ta­dor hu­ra­cán de má­xi­ma ca­te­go­ría co­mo el que nun­ca ha ex­pe­ri­men­ta­do la Flo­ri­da en su his­to­ria mo­der­na. Ex­per­tos no iden­ti­fi­ca­dos, co­mo los ovnis, ha­brían de­ter­mi­na­do que un fe­nó­meno así se da­rá una vez ca­da 70 años. Y su ex­tra­va­gan­te va­ti­ci­nio ha­bría bas­ta­do pa­ra con­ven­cer a mu­chos le­gis­la­do­res de que era ra­zo­na­ble apro­bar los au­men­tos ex­tra­or­di­na­rios que re­cla­ma­ban las ase­gu­ra­do­ras. Fue así, por ejem­plo, que au­to­ri­za­ron a la no lu­cra­ti­va Ci­ti­zens Property In­su­ran­ce a ele­var más del 100 por cien­to sus pó­li­zas pa­ra 247,000 ase­gu­ra­dos, la ma­yo­ría de ellos re­si­den­tes del sur de la Flo­ri­da. Ni cor­tas ni pe­re­zo­sas, las com­pa­ñías lu­cra­ti­vas tam­bién les no­ti­fi­ca­ron au­men­tos abu­si­vos a sus ago­bia­dos clien­tes. as con­se­cuen­cias de es­te es­ta­do ge­ne­ral de in­se­gu­ri­dad son la­men­ta­bles. Mu­chos pro­pie­ta­rios han per­di­do sus ne­go­cios y vi­vien­das al no po­der cos­tear­se los se­gu­ros con­tra hu­ra­ca­nes. Mu­chos más se ha­llan al bor­de de la quie­bra o se ven obli­ga­dos a ven­der sus in­mue­bles. Y los sec­to­res de la cons­truc­ción y bie­nes raí­ces se es­tán de­pri­mien­do por pri­me­ra vez en años, al­go que tal vez con­ven­ga en nues­tro con­ges­tio­na­do con­da­do Mia­mi-Da­de, pe­ro no así al nor­te de no­so­tros. Por eso na­da pa­re­ce más apre­mian­te que una se­sión ex­tra­or­di­na­ria en la le­gis­la­tu­ra es­ta­tal en la que por lo me­nos se ha­ga el pa­ri­pé de bus­car res­pues­tas al des­a­gui­sa­do. A ella de­be­ría con­tri­buir el fu­tu­ro go­ber­na­dor Crist, aun­que só­lo sea pa­ra que se dé el bau­ti­zo de fue­go en lo que sin du­da se­rá uno de los ma­yo­res desafíos de su ve­ni­de­ra ges­tión.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.