Que el mie­do no ven­za el vo­to

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

Es­te fin de se­ma­na los dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia mi­die­ron sus fuer­zas de con­vo­ca­to­ria en Caracas. La ba­lan­za de es­te son­deo se in­cli­nó de for­ma de­ter­mi­nan­te e in­dis­cu­ti­ble ha­cia el can­di­da­to uni­ta­rio, Ma­nuel Ro­sa­les. Un buen pre­sa­gio de los tiem­pos de cam­bio de­mo­crá­ti­co que es­tar por ve­nir lue­go del 3 de di­ciem­bre, si el mie­do no ven­ce al de­re­cho de ele­gir en li­ber­tad.

Ma­nuel Ro­sa­les, en su cie­rre de cam­pa­ña en Caracas, con­gre­gó el sá­ba­do 25 en la prin­ci­pal au­to­pis­ta de la ciu­dad, la Fran­cis­co Fa­jar­do, y en las ave­ni­das y ca­lles ale­da­ñas a unas 935,000 per­so­nas, se­gún cálcu­los con­ser­va­do­res del Gru­po Cró­ni­ca, anun­cia­dos por el ana­lis­ta Ita­lo Luon­go. Es­to a pe­sar de los obs­tácu­los que el go­bierno co­lo­có, ce­rran­do el me­tro e im­pi­dien­do el ac­ce­so a la ciu­dad por los cua­tro cos­ta­dos, con lo cual de­ce­nas de mi­les de per­so­nas de las po­bla­cio­nes sa­té­li­tes no pu­die­ron su­mar­se a la con­cen­tra­ción. Al día si­guien­te, sen­das con­cen­tra­cio­nes de Ca­ra­bo­bo y Bo­lí­var mos­tra­ron que tam­bién en las re­gio­nes el can­di­da­to ha con­quis­ta­do a cien­tos de mi­les de se­gui­do­res a su pro­pues­ta de­mo­crá­ti­ca.

Por su par­te, el can­di­da­to a la re­elec­ción in­de­fi­ni­da con­vo­có a ni­vel na­cio­nal pa­ra el do­min­go 26 una con­cen­tra­ción en las ave­ni­das Bo­lí­var, México, Le­cu­na y la Ur­da­ne­ta, que aglu­ti­nó a unas 225,000 per­so­nas, in­clu­yen­do a los traí­dos en unos 2,150 au­to­bu­ses pro­ve­nien­tes de to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Ci­fra irri­so­ria pa­ra un lí­der que an­tes lle­na­ba a to­do el cen­tro de la ca­pi­tal ca­da vez que que­ría.

Sin em­bar­go, el triun­fo de Ro­sa­les aún no pue­de ser can­ta­do, tie­ne un gran obs­tácu­lo: el mie­do. Mu­chos ve­ne­zo­la­nos tie­nen mie­do a ejer­cer su de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal y la es­tra­te­gia del go­bierno en la rec­ta fi­nal de la cam­pa­ña se­rá in­cre­men­tar­lo, en es­pe­cial en aque­llos ciu­da­da­nos que vi­ven en las ba­rria­das más po­pu­la­res don­de la vio­len­cia ha­ce vi­da dia­ria­men­te, los que sub­sis­ten con las mi­sio­nes pro­se­li­tis­tas del go­bierno, amén de los aco­sa­dos y vi­gi­la­dos em­plea­dos y con­tra­tis­tas del sec­tor pú­bli­co. Es­te mie­do es­tá re­for­za­do con la dis­cri­mi­na­ción in­cons­ti­tu­cio­nal ha­cia los ciu­da­da­nos que se le opo­nen al go­bierno, con un CNE que im­po­ne inú­ti­les cap­tahue­llas, y con la pre­sen­cia vio­len­ta en la ca­lle de sus bri­ga­das ar­ma­das. Y si eso no fue­ra po­co, ese mie­do tam­bién es au­pa­do por aque­llos seu­do­lí­de­res que lla­man a la abs­ten­ción. ¿Cuál es su pro­pues­ta? ¿Más vio­len­cia, o que el ve­ne­zo­lano se pon­ga de ro­di­llas an­te el ré­gi­men dic­ta­to­rial que ofre­ce Chá­vez?

A los que hoy se am­pa­ran en la exi­gen­cia de con­di­cio­nes y lla­man a no vo­tar, Ve­nE­co­no­mía les re­cuer­da que la dic­ta­du­ra no otor­ga con­di­cio­nes, y pa­ra res­ca­tar la de­mo­cra­cia se re­quie­re una vo­ta­ción ma­si­va y con­tun­den­te el 3 de di­ciem­bre. Quien no vo­te, tam­po­co ten­drá ma­ña­na el de­re­cho a pa­ta­lear.

PAR­TI­DA­RIOS DEL can­di­da­to Ma­nuel Ro­sa­les par­ti­ci­pan en una ma­ni­fes­ta­ción en Ma­ra­cai­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.