So­bre los se­gu­ros lla­me­mos al in­glés

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

Cuan­do tra­ba­jé en el área de los se­gu­ros en Re­pú­bli­ca Dominicana, re­pre­sen­tá­ba­mos a com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas y lo que co­no­ci­mos so­bre se­gu­ros lo apren­di­mos de los nor­te­ame­ri­ca­nos. En­tre otras res­pon­sa­bi­li­da­des me to­có en­car­gar­me de los rease­gu­ros de una em­pre­sa. En esa épo­ca los rease­gu­ros eran más ba­ra­tos que los se­gu­ros y voy a ex­pli­car por qué.

Las rease­gu­ra­do­ras no te­nían que pa­gar co­mi­sio­nes de ven­tas ni co­mi­sio­nes de co­bros, ya que los in­tere­sa­dos en rease­gu­rar les en­via­ban las in­for­ma­cio­nes y los pa­gos por ade­lan­ta­do. Co­mo na­die vi­si­ta­ba esas em­pre­sas, no te­nían ni agen­cias ni su­cur­sa­les ni lu­jo­sas ofi­ci­nas pa­ra re­ci­bir pú­bli­co. Tam­po­co te­nían gas­tos de re­pre­sen­ta­ción ni ajus­ta­do­res, in­ves­ti­ga­do­res ni pu­bli­ci­dad. Sus gas­tos eran mí­ni­mos y, cuan­do ocu­rría un desas­tre, la rease­gu­ra­do­ra co­men­za­ba a pa­gar des­pués que la ase­gu­ra­do­ra hu­bie­ra pa­ga­do su par­te y eso equi­va­lía a te­ner un de­du­ci­ble co­lo­sal.

Por ejem­plo, si la ase­gu­ra­do­ra emi­tía una pó­li­za por 10 mi­llo­nes y so­la­men­te po­día asu­mir 2 mi­llo­nes, rease­gu­ra­ba 8 y al ocu­rrir un desas­tre de 2 mi­llo­nes y 10 pe­sos, la ase­gu­ra­do­ra pa­ga­ba los 2 mi­llo­nes y la rease­gu­ra­do­ra lo que fal­ta­ba pa­ra ser cu­bier­to, los 10 pe­sos. Y eso en ries­gos cuen­ta y en pre­cio, tam­bién.

Otro da­to im­por­tan­te es que las rease­gu­ra­do­ras cu­brían mu­chos paí­ses y aun­que hu­bie­se un desas­tre to­tal en uno de los paí­ses, pa­ra ellos era una pe­que­ña par­te de su car­te­ra de rease­gu­ro y por tan­to los cos­tos de la pér­di­da hu­bie­ran si­do asi­mi­la­dos por un gi­gan­tes­co uni­ver­so ase­gu­ra­do.

Lla­mar a los rease­gu­ros ‘‘los se­gu­ros de las ase­gu­ra­do­ras’’ es des­in­for­mar y con­fun­dir a la ciu­da­da­nía. Rease­gu­rar con el Es­ta­do equi­va­le a rease­gu­rar con no­so­tros mis­mos y eso es com­ple­ta­men­te con­tra­pro­du­cen­te. Creo que ha lle­ga­do la ho­ra de que la Flo­ri­da pi­da asesoría so­bre los se­gu­ros a los in­gle­ses, que son los pa­dres del se­gu­ro mo­derno. Aquí no se tie­ne idea so­bre qué ha­cer y si la ciu­da­da­nía no exi­ge ese ase­so­ra­mien­to, to­dos per­de­re­mos mu­cho, qui­zás to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.