Los ru­sos vi­ven un en­sue­ño

Los in­te­gran­tes del equi­po que re­ci­bi­rá en Moscú a Argentina, en la fi­nal de la Da­vis, fi­gu­ran en­tre los 30 me­jo­res te­nis­tas del mun­do y son ca­pa­ces de ga­nar a cual­quie­ra

El Nuevo Herald - - Deportes - ERIC NU­ÑEZ / AP MOSCU

Ha­ce dos dé­ca­das y con la Unión So­vié­ti­ca al bor­de de su de­sin­te­gra- ción, nin­gún te­nis­ta ru­so aso­ma­ba en­tre los 100 pri­me­ros del mun­do. Hoy en día, la im­pre­sión ge­ne­ra­li­za­da es que es­tán has­ta en la so­pa.

Los cua­tro in­te­gran­tes del equi­po que des­de ma­ña­na en­fren­ta­rá a Argentina en la fi­nal de la Co­pa Da­vis se en­cuen­tran en­tre los 30 pri­me­ros del mun­do, to­dos ca­pa­ces de ga­nar­le a cual­quie­ra en el cir­cui­to, sal­vo si se lla­ma Ro­ger Fe­de­rer.

Con Ma­ria Sha­ra­po­va a la ca­be­za, la re­vo­lu­ción ru­sa es aún más mar­ca­da en­tre las da­mas al in­cluir a cua­tro den­tro del Top 10.

‘‘ No se pue­de ne­gar. El te­nis ru­so pa­sa por un pe­río­do de es­plen­dor, pe­ro no es obra de la ca­sua­li­dad’’, di­jo Sha­mil Tar­pis­chev, el ca­pi­tán del equi­po mas­cu­lino de Co­pa Da­vis. ‘‘ Los pi­la­res fue­ron co­lo­ca­dos ha­ce tiem­po’’.

Y eso se los de­ben a Bo­ris Yel­tsin, el ex pre­si­den­te ru­so.

Fa­ná­ti­co ra­bio­so del te­nis, de no per­der­se nin­gu­na com­pe­ten­cia en ca­sa, el en­tu­sias­mo de Yel­tsin y su po­der po­lí­ti­co tras el co­lap­so so­vié­ti­co fue­ron cla­ve en es­te au­ge.

De la no­che a la ma­ña­na, el te­nis pa­só a ser el de­por­te que te­nía que ju­gar­se en un país don­de el fút­bol y el hoc­key so­bre hie­lo man­dan.

La pa­ra­da en Ru­sia de las gi­ras de la ATP y la WTA, la Co­pa Krem­lin, sue­le ser una de las que más gen­te atrae.

Ni­ko­lay Davy­den­ko y Mi­jaíl Youzhny lo­gra­ron en el Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos ser la se­gun­da du­pla de ru­sos en avan­zar a las se­mi­fi­na­les de un tor­neo gran­de.

Sha­ra­po­va (Flo­ri­da), Ma­rat Sa­fin (Es­pa­ña) y Dmitry Tur­su­nov (Ca­li­for­nia), és­tos úl­ti­mos los otros in­te­gran­tes del equi­po mas­cu­lino, son mo­de­los de otra ca­rac­te­rís­ti­ca ru­sa, el de los ju­ga­do­res que sa­lie­ron a una pre­coz edad.

Tan­ta es la ga­ma de ta­len­to que Tar­pis­chev tie­ne a dis­po­si­ción, que se dio el lu­jo de pres­cin­dir de Davy­den­ko en la vic­to­ria so­bre EEUU en sep­tiem­bre por el pa­se a la fi­nal, cuan­do el en­ton­ces cua­tro del mun­do ve­nía de su­frir ma­reos en un tor­neo pre­vio.

Tar­pis­chev re­sul­ta ser la co­ne­xión del pre­sen­te ru­so con su pa­sa­do. Ca­pi­tán del equi­po so­vié­ti­co de Co­pa Da­vis en los 70, no por na­da se di­ce que a sus 58 años es el pa­dre del te­nis ru­so al di­ri­gir la fe­de­ra­ción lo­cal y ser miem­bro ru­so del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal.

MA­RAT SA­FIN y Ni­ko­lay Davy­den­ko (rec.) son las fi­chas prin­ci­pa­les de los ru­sos pa­ra la fi­na­lí­si­ma de la Co­pa Da­vis an­te Argentina. El te­nis del país es­la­vo atra­vie­sa por un mo­men­to es­plen­do­ro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.