Mas­co­tas ayu­dan a leer a ni­ños

El Nuevo Herald - - Página Delantera -

Cris­ten Ca­bre­ra, alum­na de pri­mer gra­do, tra­jo su ejem­plar de Little Black, A Pony al ca­ba­llo pa­lo­mino que es­ta­ba en el pa­tio de re­creo de la es­cue­la pri­ma­ria Da­vie.

Abrió la pá­gi­na 11, don­de se veía un ca­ba­llo blan­co ro­dea­do de sus due­ños. Le acer­có el li­bro al ca­ba­llo pa­ra que pu­die­ra ver­lo, y de­cir­le que se le pa­re­cía mu­cho.

‘‘Que­ría mos­trár­se­lo’’, su­su­rró Cris­ten, de 6 años.

‘‘No te oi­go. Champ no te oye’’, le di­jo la en­car­ga­da del ca­ba­llo, De­ni­se Hough­ta­ling, que le sos­te­nía las rien­das.

Cris­ten em­pe­zó a leer más al­to y Champ ca­si ni pes­ta­ñeó. Sim­ple­men­te es­cu­cha­ba.

En el sur de la Flo­ri­da y en to­do el país, maes­tros, bi­blio­te­ca­rios y res­ca­tis­tas de ani­ma­les han co­men­za­do a vin­cu­lar a los ani­ma­les con ni­ños que tie­nen pro­ble­mas pa­ra leer. Ca­ba­llos, pe­rros y has­ta co­ne­ji­llos de In­dias par­ti­ci­pan co­mo es­cu­chas in­con­di­cio­na­les, que no se ríen ni cri­ti­can.

NIR­VI SHAH The Mia­mi He­rald

Mu­chos de los me­no­res que par­ti­ci­pan en el pro­gra­ma tie­nen pro­ble­mas pa­ra leer por­que es­tán apren­dien­do in­glés o por­que son de fa­mi­lias po­bres. Pa­ra ellos leer pue­de ser una ta­rea muy tra­ba­jo­sa.

‘‘ De eso se tra­ta esen­cial­men­te’’, ma­ni­fies­ta Wendy Sue Le­wit, maes­tra de la es­cue­la pri­ma­ria Avo­ca­do en Ho­mes­tead. ‘‘Es pa­ra en­se­ñar­los a leer, no so­la­men­te ese li­bro, sino cual­quier co­sa. Y pa­re­ce que sí fun­cio­na.

Tan­to ella co­mo otras maes­tras lo han vis­to.

‘‘Esa ni­ñi­ta . . . no leía’’, se­ña­ló San­dra Uran­ga, maes­tra de pri­mer gra­do de Da­vie. ‘‘El ca­ba­llo la to­có cuan­do era su turno y em­pe­zó a leer. Pen­sa­ba que el ca­ba­llo le es­ta­ba ha­blan­do’’.

Otra alum­na de pri­mer gra­do de Da­vie, Mar­ti­ne Ma­gloi­re, no po­día de­cir su edad por­que no sa­bía su­fi­cien­te in­glés. Pe­ro en la cuar­ta pá­gi­na de Little Black, A Pony, se­ña­ló a un ca­ba­llo ala­zán y a otros dos de co­lor más pá­li­do, y en­ton­ces se­ña­ló a los tres ca­ba­llos que es­ta­ban fren­te a ella.

‘‘Veo a és­te, és­te y és­te otro’’, in­di­có Mar­ti­ne, que aca­ba de ve­nir de Hai­tí.

‘‘Le en­can­tan los li­bros y creo que es­to la ayu­dó a es­ta­ble­cer la co­ne­xión’’, apun­tó su maes­tra Hei­di Wolf­son.

Nick Cof­fin, ex pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ro­deo de Ho­mes­tead, se en­te­ró del lla­ma­do Black Sta­llion Li­te­racy Pro­ject (Pro­yec­to de Al­fa­be­ti­za­ción Ca­ba­llo Ne­gro) en una con­ven­ción ha­ce va­rios años. Aso­ciar a los alum­nos con ca­ba­llos se anun­ció co­mo una ma­ne­ra de atraer cá­ma­ras de te­le­vi­sión al ro­deo. Lue­go de ex­ten­der­lo a seis es­cue­las de Mia­mi-Da­de, lle­vó el pro­gra­ma a dos es­cue­las de Bro­ward cuan­do se lo eli­gie­ron pre­si­den­te del Club de Ro­ta­rios de Da­vie-Coo­per City.

‘‘ Nun­ca re­ci­bi­mos nin­gu­na co­ber­tu­ra te­le­vi­si­va pa­ra nues­tro ro­deo, pe­ro ya no im­por­ta’’, se­ña­ló, y ex­pli­có que re­ci­be to­da la sa­tis­fac­ción que ne­ce­si­ta vien­do a los alum­nos.

El pro­yec­to lo creó en 1999 el due­ño de Ara­bian Nights en Or­lan­do y el hi­jo de Wal­ter Far­ley, el au­tor de Black Sta­llion. El pro­gra­ma asi­mis­mo ha en­tre­ga­do li­bros a más de 200,000 alum­nos en nue­ve es­ta­dos, afir­ma el pre­si­den­te Larry Bram­blett.

En Bro­ward y Mia­mi-Da­de, vo­lun­ta­rios de la South Flo­ri­da Trail Ri­ders As­so­cia­tion lle­van ca­ba­llos a las es­cue­las. Du­ran­te al­re­de­dor de un mes prac­ti­can lec­tu­ra y apren­den so­bre ca­ba­llos. Des­pués van a los ro­deos pa­ra ver có­mo se hie­rran a los ca­ba­llos, apren­den las par­tes de su cuer­po y re­ci­ben otro li­bro, Little Black Goes To The Cir­cus, tam­bién de Far­ley.

Un pro­gra­ma si­mi­lar que asocia a pe­que­ños lectores con pe­rros em­pe­zó en Salt La­ke City en 1999.

Lla­ma­do READ (Rea­ding Edu­ca­tion As­sis­tan­ce Dogs, o Pe­rros que Asis­ten en Lec­tu­ra Edu­ca­ti­va), el pro­gra­ma ya fun­cio­na en 49 es­ta­dos, ex­pli­ca la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va Kathy Klotz.

El pro­gra­ma se con­cen­tra en alum­nos de en­tre pri­me­ro y ter­cer gra­dos. Se­gún ella, los pe­rros tran­qui­los y no muy jó­ve­nes, ade­más de al­gu­nos co­ne­ji­llos de In­dias, loros gri­ses afri­ca­nos y ga­tos, son buenos oyen­tes.

‘‘Es­ta­mos tra­tan­do de es­ta­ble­cer la afi­ción a los li­bros y a la lec­tu­ra an­tes que se di­fi­cul­te’’, afir­ma Klotz.

‘‘Ro­ver no es­tá en­te­ra­men­te se­gu­ro de lo que es­cu­chó. ¿ Qué quie­re de­cir eso?’’, apun­ta Klotz. O si el alumno es­tá pa­san­do tra­ba­jo con una pa­la­bra, pue­den de­cir ‘‘Ro­ver no co­no­ce ésa’’.

Wags & Tails, un pro­gra­ma crea­do en Bro­ward, co­men­zó en el 2000 im­ple­men­ta­do por la Hu­ma­ne So­ciety del con­da­do y fue el pri­me­ro en su cla­se en la Flo­ri­da, se­gún ex­pli­ca Mar­ni Be­lla­via, la coor­di­na­do­ra de la aso­cia­ción edu­ca­ti­va. Ya ope­ra en 20 bi­blio­te­cas y seis es­cue­las.

ZAYEN YU­SUF lee en voz al­ta jun­to a Hil­da Tes­ta, pre­si­den­ta de South Flo­ri­da Trail Ri­ders.

EL CABALLLO Champ re­ci­be una pal­ma­da amis­to­sa de Ty­ller Co­llins, de ter­cer gra­do. A su la­do, su maes­tra Sta­cle Gi­glio (izq.). En to­do el país se ha co­men­za­do a vin­cu­lar a los ani­ma­les con ni­ños que tie­nen pro­ble­mas pa­ra leer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.