Cri­sis hi­po­te­ca­ria de­ja es­te­la de pro­ble­mas

El Nuevo Herald - - De La Portada - VIE­NE DE LA PRI­ME­RA PA­GI­NA

in­co­bra­bles –cuan­do los emi­so­res esen­cial­men­te ya no tie­nen es­pe­ran­za de co­brar la deu­da y la des­cuen­tan en sus li­bros– au­men­tó 18 por cien­to a ca­si $961 mi­llo­nes en oc­tu­bre, se­gún do­cu­men­tos pre­sen­ta­dos por los fi­dei­co­mi­sos an­te la Co­mi­sión de Bol­sa y Va­lo­res (SEC).

Las mo­ras pro­lon­ga­das tam­bién han au­men­ta­do sus­tan­cial­men­te. Va­rios de los ma­yo­res pres­ta­mis­tas del país –co­mo Ad­van­ta, GE Mo­ney Bank y HSBC– de­cla­ra­ron au­men­tos de 50 por cien­to o más en el va­lor de las cuen­tas atra­sa­das en por lo me­nos 90 días en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­río­do del 2006.

La AP ana­li­zó in­for­ma­ción que re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te 325 mi­llo­nes de cuen­tas in­di­vi­dua­les en fi­dei­co­mi­sos crea­dos por los emi­so­res de tar­je­tas de cré­di­to pa­ra ven­der la deu­da a in­ver­sio­nis­tas, al­go si­mi­lar a có­mo mu­chos ban­cos ven­die­ron prés­ta­mos de al­to ries­go a los in­ver­sio­nis­tas. En con­jun­to, re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te 45 por cien­to de los $920,000 mi­llo­nes que la Re­ser­va Fe­de­ral cuen­ta co­mo deu­da de tar­je­tas de cré­di­to en EEUU.

Has­ta ha­ce muy po­co, el ín­di­ce de mo­ra del pa­go de tar­je­tas de cré­di­to es­ta­ba en mí­ni­mos his­tó­ri­ca­men­te ba­jos.

In­clu­so des­pués del al­za de prés­ta­mos en mo­ra, el sec­tor de tar­je­tas de cré­di­to es lu­cra­ti­vo, gra­cias a ti­pos de in­te­rés que pue­den lle­gar al 36 por cien­to, ade­más de los car­gos por pa­go tar­dío y otras pe­na­li­da­des.

Pe­ro lo que se acla­ra a par­tir de los do­cu­men­tos pre­sen­ta­dos por los fi­dei­co­mi­sos an­te la SEC es la preo­cu­pan­te in­ca­pa­ci­dad de mu­chas per­so­nas pa­ra ha­cer fren­te a una cre­cien­te y ca­da vez más cos­to­sa deu­da de tar­je­tas de cré­di­to.

Y la ten­den­cia se man­tu­vo en no­viem­bre. Has­ta el vier­nes pa­sa­do, to­dos los fi­dei­co­mi­sos que pre­sen­ta­ron in­for­mes so­bre no­viem­bre mos­tra­ron al­zas en pa­gos atra­sa­dos y cuen­tas in­co­bra­bles en com­pa­ra­ción con el 2006 y mu­chos mos­tra­ron au­men­tos so­bre oc­tu­bre.

Las cuen­tas de la tar­je­ta Dis­co­ver con pa­gos atra­sa­dos 30 días o más au­men­ta­ron en 25,716 en com­pa­ra­ción con no­viem­bre del 2006 y mos­tra­ron un al­za de 6,000 en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre de es­te año.

Mu­chos eco­no­mis­tas es­pe­ran que los pa­gos atra­sa­dos y cuen­tas in­co­bra­bles au­men­ten más du­ran­te la épo­ca na­vi­de­ña.

Mark Zan­di, eco­no­mis­ta je­fe y co­fun­da­dor de Eco­nomy.com Inc., de Moody’s, ci­tó el au­men­to de los pro­ble­mas hi­po­te­ca­rios que co­men­za­ron es­te ve­rano co­mo uno de los cul­pa­bles de la si­tua­ción, así co­mo la de­bi­li­dad del mer­ca­do la­bo­ral en el me­dio oes­te, el sur y zo­nas del oes­te, don­de los mer­ca­dos de bie­nes raí­ces han re­sul­ta­do muy afec­ta­dos.

Los eco­no­mis­tas tam­bién ci­tan la ac­ti­tud de mu­chos en Es­ta­dos Uni­dos en ma­te­ria de deu­da, in­clu­so las costosas deu­das de tar­je­tas de cré­di­to, de que no es al­go preo­cu­pan­te.

‘‘La fi­bra de nues­tra so­cie­dad es que el con­su­mi­dor quie­re mas y más, gas­tar y gas­tar’’, di­jo Ho­ward Dvor­kin, fun­da­dor de Con­so­li­da­ted Cre­dit Coun­se­ling Ser­vi­ces en Fort Lau­der­da­le, Flo­ri­da, que ase­so­ra a más de 5 mi­llo­nes de per­so­nas en­deu­da­das. ‘‘Pe­ro al fi­nal de cuen­tas hay que pa­gar, y eso pue­de re­sul­tar un pro­ce­so muy do­lo­ro­so’’, agre­gó.

De­cla­rar­se en ban­ca­rro­ta ya no es la so­lu­ción pa­ra mu­chos por­que un cam­bio en las le­yes fe­de­ra­les en el 2005 di­fi­cul­tó sus­tan­cial­men­te des­ha­cer­se de la deu­da. Los que ten­gan in­gre­sos por en­ci­ma del pro­me­dio no pue­den aco­ger­se al Ca­pí­tu­lo 7 –que eli­mi­na la deu­da com­ple­ta­men­te– ex­cep­to en cir­cuns­tan­cias muy es­pe­cia­les; en su lu­gar, de­ben pre­sen­tar un plan de pa­go a te­nor con el más res­tric­to Ca­pí­tu­lo 13.

Los ase­so­res de fi­nan­zas per­so­na­les afir­man que el pro­ble­ma es más gra­ve pa­ra las per­so­nas que tie­nen va­rios me­ses de atra­so en los pa­gos, o lo que sen­ci­lla­men­te no van a pa­gar.

A raíz del al­za en las cuen­tas in­co­bra­bles de prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios de al­to ries­go emi­ti­dos a per­so­nas con mal his­to­rial de cré­di­to, los ban­cos se mues­tran me­nos dis­pues­tos a per­mi­tir que los con­su­mi­do­res con­so­li­den deu­das de tar­je­ta de cré­di­to con prés­ta­mos so­bre la plus­va­lía de pro­pie­da­des o la re­fi­nan­cia­ción de hi­po­te­cas. Eso ha de­ja­do a mu­chos sin otra op­ción que no pa­gar, di­je­ron los eco­no­mis­tas.

Los in­ver­sio­nis­tas tam­bién se ale­jan de la deu­da se­cu­ri­ti­za­da de tar­je­tas de cré­di­to, di­jo Mos­he Oren­buch, di­rec­tor ge­ren­te de Cre­dit Suis­se. Pe­ro eso tie­ne pro­ba­ble­men­te más que ver con preo­cu­pa­cio­nes so­bre la sa­lud eco­nó­mi­ca ge­ne­ral del país, agre­gó.

Ca­pi­tal One Fi­nan­cial Corp. in­for­mó que los atra­sos y cuen­tas in­co­bra­bles son más ele­va­dos en re­gio­nes don­de hay más pro­ble­mas hi­po­te­ca­rios, co­mo Flo­ri­da y Ca­li­for­nia.

En­tre los fi­dei­co­mi­sos exa­mi­na­dos, Bank of Ame­ri­ca Corp. tu­vo el ma­yor vo­lu­men de pa­gos atra­sa­dos, con $5,000 mi­llo­nes en cuen­tas en mo­ra. Las cuen­tas in­co­bra­bles de Bank of Ame­ri­ca en oc­tu­bre fue­ron ca­si 200 por cien­to ma­yo­res que en oc­tu­bre del 2006.

Otros fi­dei­co­mi­sos –en­tre ellos los vin­cu­la­dos a Ca­pi­tal One, Ame­ri­can Ex­press Co., Dis­co­ver Fi­nan­cial Ser­vi­ces Co. y los de tar­je­tas de Wal-Mart Sto­res Inc., Ho­me De­pot Inc., Lo­we’s Com­pa­nies Inc., Tar­get Corp. y Cir­cuit City Sto­res Inc.– tam­bién de­cla­ra­ron au­men­tos sus­tan­cia­les en pa­gos atra­sa­dos y cuen­tas in­co­bra­bles en oc­tu­bre. La ma­yo­ría de los ban­cos y otras ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras con deu­da de tar­je­tas de cré­di­to en sus li­bros tam­bién de­cla­ra­ron au­men­tos su­pe­rio­res al 10 por cien­to en los pa­gos atra­sa­dos.

‘‘ Los pro­ble­mas son ca­da vez ma­yo­res: los con­su­mi­do­res tra­tan de­ses­pe­ra­da­men­te de pre­ser­var sus lí­neas de cré­di­to pe­ro no tie­nen có­mo ha­cer­lo’’, di­jo Ro­bert Man­ning, di­rec­tor del Cen­tro de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros al Con­su­mi­dor del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ro­ches­ter,

‘‘Es co­mo una hi­le­ra de fi­chas de do­mi­nó’’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.