Fa­lle­ce el in­flu­yen­te car­de­nal bra­si­le­ño Aloí­sio Lors­chei­der

Pre­si­dió dos ve­ces la Con­fe­ren­cia de Obis­pos de su país y el Con­se­jo Epis­co­pal La­ti­noa­me­ri­cano (CE­LAM)

El Nuevo Herald - - Primer Plano - TA­LES AZZONI / AP SAO PAU­LO

Aloi­sio

Lors­chei­der, uno de los car­de- na­les más in­flu­yen­tes de América La­ti­na, fa­lle­ció ayer tras una pro­lon­ga­da hos­pi­ta­li­za­ción. Te­nía 83 años.

El bra­si­le­ño ha­bía per­ma­ne­ci­do en un hos­pi­tal des­de co­mien­zos de mes de­bi­do a un pro­ble­ma car­día­co, di­jo la Ar­qui­dio­se­sis de Apa­re­ci­da en un co­mu­ni­ca­do. Es­te año ha­bía si­do in­ter­na­do cua­tro ve­ces de­bi­do a su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud.

Lors­chei­der se desem­pe­ñó dos ve­ces co­mo pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Na­cio­nal de Obis­pos Bra­si­le­ños, des­de 1971 has­ta 1978. Pre­si­dió tam­bién el Con­se­jo Epis­co­pal La­ti­noa­me­ri­cano, co­no­ci­do co­mo CE­LAM, en 1976.

El ar­zo­bis­po de Sao Pau­lo, Odi­lo Pe­dro Sche­rer, di­jo que Lors­chei­der fue un gran de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos y era co­no­ci­do por sus tra­ba­jos hu­ma­ni­ta­rios en to­do Bra­sil. Fue ade- más un enér­gi­co de­fen­sor de la re­for­ma agra­ria en es­ta na­ción de más de 180 mi­llo­nes de per­so­nas.

‘‘El fue res­pon­sa­ble de ser­vi­cios pre­cio­sos a la igle­sia’’, di­jo Sche­rer en una de­cla­ra­ción. ‘‘La igle­sia bra­si­le­ña le de­be mu­cho’’.

Ce­zar Britto, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Bra­si­le­ña de Abo­ga­dos, di­jo en una de­cla­ra­ción que Lors­chei­der fue una im­por­tan­te fi­gu­ra du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar en Bra­sil de 1964 a 1985, ju­gan­do ‘‘un pa­pel de­ci­si­vo’’ pa­ra la de­mo­cra­ti­za­ción del país.

Creó un re­vue­lo en 1998, cuan­do pu­so en du­da los po­de­res de cu­ra­ción de unas pe­que­ñas píl­do­ras de pa­pel de arroz re­la­cio­na­das con fray Gal­vao, que es­te año se con­vir­tió en el pri­mer santo bra­si­le­ño. Po­co des­pués que Gal­vao fue bea­ti­fi­ca­do –un pa­so cla­ve an­te­rior a la san­ti­dad– Lors­chei­der, que por en­ton­ces era ar­zo­bis­po de Apa­re­ci­da do Nor­te, or­de­nó a las mon­jas que de­ja­ran de fa­bri­car lo que des­cri­bió co­mo ‘‘pe­que­ños tro­zos de pa­pel que alien­tan la su­pers­ti­ción’’.

Mi­les de cre­yen­tes aún acu­den a dia­rio al mo­nas­te­rio Luz del si­glo XVII en bus­ca de las pas­ti­llas pa­ra in­ge­rir tres de ellas en un pe­río­do de nue­ve días co­no­ci­do co­mo ‘‘no­ve­na’’.

Lors­chei­der desem­pe­ñó tam­bién un pa­pel in­flu­yen­te en el pri­mer cón­cla­ve de 1978, tras la muer­te del pa­pa Pa­blo VI. De acuer­do con fuen­tes fia­bles, au­to­ri­zó re­unir los vo­tos de los car­de­na­les del Ter­cer Mun­do pa­ra el por en­ton­ces pa­triar­ca de Ve­ne­cia, que se con­vir­tió en el pa­pa Juan Pa­blo I.

EL AR­ZO­BIS­PO emé­ri­to de la ciu­dad de Apa­re­ci­da del Nor­te, car­de­nal Dom Aloí­sio Lors­chei­der, quien mu­rió ayer en Por­to Ale­gre don­de es­ta­ba hos­pi­ta­li­za­do, du­ran­te una vi­si­ta que reali­zó al pre­si­den­te Lu­la da Sil­va en Brasilia, en no­viem­bre del 2003.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.