De­por­tan a me­xi­cano que ro­bó iden­ti­dad

El Nuevo Herald - - Primer Plano - CA­RRIE ANTLFINGER / AP MIL­WAU­KEE

Un me­xi­cano que adop­tó la iden­ti­dad de su pri­mo fa­lle­ci­do pa­ra ha­cer­se pa­sar por ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se y po­der con­ver­tir­se en po­li­cía fue de­por­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos ayer.

Os­car Aya­la Cor­ne­jo, de 25 años, fue arres­ta­do el 31 de ma­yo lue­go de que las au­to­ri­da­des re­ci­bie­sen un in­for­me anó­ni­mo y fue acu­sa­do de re­pre­sen­tar­se fal­sa­men­te co­mo ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se. Aya­la acep­tó ser de­por­ta­do y re­nun­ció a su pues­to en la po­li­cía de Mil­wau­kee. Un juez sen­ten­ció a Aya­la el mes pa­sa­do a un año de li­ber­tad con­di­cio­nal.

Darryl Mo­rin, coor­di­na­dor de pro­yec­tos es­pe­cia­les pa­ra la Li­ga de Ciu­da­da­nos La­ti­noa­me­ri­ca­nos Uni­dos (LULAC por sus si­glas en in­glés) de­cla­ró que Aya­la par­tió en un vue­lo de Mil­wau­kee ayer por la ma­ña­na. La den­sa nie­bla ha­bía obli­ga­do a can­ce­lar el vue­lo el sá­ba­do.

Aya­la lle­gó a Gua­da­la­ja­ra, de don­de su fa­mi­lia se mu­dó a Es­ta­dos Uni­dos en 1992.

En una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca cuan­do lle­gó al ae­ro­puer­to de Mil­wau­kee el sá­ba­do, Aya­la di­jo que le en­tris­te­cía de­jar a sus fa­mi­lia­res y ami­gos, pe­ro que se sen­tía op­ti­mis­ta.

‘‘ Yo dis­fru­té mi tiem­po aquí y no lo la­men­to’’, afir­mó.

El le ha­bía di­cho a su pa­dre que que­ría ser po­li­cía y ése fue su sue­ño.

‘‘Yo amo es­te país y to­do lo que ofre­ce’’, sos­tu­vo Aya­la el sá­ba­do.

En no­viem­bre, Aya­la se­ña­ló que su pa­dre le ayu­dó a cam­biar su iden­ti­dad a Jo­sé Mo­ra­les, un pri­mo que era ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro que ha­bía fa­lle­ci­do sien­do ni­ño de­bi­do a un cán­cer es­to­ma­cal.

OS­CAR AYA­LA-COR­NE­JO (der.) jun­to a su her­mano Alex en es­ta fo­to de abril del 2004.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.