Una bue­na tác­ti­ca con­tra el em­bar­go

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

En abril del 2004, el re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta Wi­lliam De­la- hunt se que­ja­ba de que la Ofi­ci­na del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba más in­tere­sa­da en per­se­guir an­cia­nas nor­te­ame­ri­ca­nas mon­tan­do bi­ci­cle­tas en Cu­ba que en in­ves­ti­gar las cuen­tas ban­ca­rias de Osa­ma bin La­den. Hoy sa­be­mos que los fu­ma­do­res de pu­ros cu­ba­nos co­rren ma­yor pe­li­gro de ser en­cau­sa­dos en es­te país que los nar­co­tra­fi­can­tes, te­rro­ris­tas e in­mi­gran­tes ile­ga­les que re­pre­sen­tan un pe­li­gro pa­ra es­ta na­ción. Un sim­ple ciu­da­dano, que qui­zá in­cons­cien­te­men­te in­cum­ple las com­ple­jas y cam­bian­tes me­di­das que res­trin­gen los via­jes y el en­vío de re­me­sas a la is­la, pue­de ser san­cio­na­do más fá­cil­men­te que un su­je­to que es­tá vio­lan­do las res­tric­cio­nes que ri­gen pa­ra paí­ses co­mo Irán. Cual­quier te­rro­ris­ta que in­ten­te en­trar ile­gal­men­te a es­ta na­ción no tie­ne que pen­sar­lo mu­cho. Le bas­ta es­co­ger el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mia­mi. En es­ta ter­mi­nal, los via­je­ros que lle­gan en vue­los fle­ta­dos des­de la is­la han su­fri­do un in­cre­men­to del 20 por cien­to de ins­pec­cio­nes se­cun­da­rias, res­pec­to a un 3 por cien­to de pro­me­dio pa­ra el res­to de los arri­bos in­ter­na­cio­na­les.

A es­to se agre­ga que, al tiem­po que han au­men­ta­do las res­tric­cio­nes pa­ra que el re­si­den­te o ciu­da­dano nor­te­ame­ri­cano de ori­gen cu­bano pue­da via­jar a Cu­ba pa­ra ver a sus fa­mi­lia­res o man­dar­les di­ne­ro, se han in­cre­men­ta­do las ven­tas de pro­duc­tos agrí­co­las a la is­la. De $6 mi­llo­nes a $350 mi­llo­nes en el pe­río­do com­pren­di­do en­tre el 2000 y el 2006. La Ofi­ci­na de In­dus­tria y Se­gu­ri­dad del De­par­ta­men­to de Co­mer­cio (BIS) ha pro­ce­sa­do el do­ble de li­cen­cias de ex­por­ta­ción ha­cia la is­la en el 2006 que en el 2001. El em­bar­go, evi­den­te­men­te, es­tá fun­cio­nan­do en un so­lo sen­ti­do, afec­tan­do a los cu­ba­nos de am­bas ori­llas mien­tras per­mi­te a los agri­cul­to­res y em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas ha­cer ne­go­cios con La Habana.

Las jus­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra el man­te­ni­mien­to de es­ta po­lí­ti­ca caen en el ri­dícu­lo, a fal­ta de ar­gu­men­tos me­jo­res. Ha­ce po­cos días, el pro­fe­sor Jaime Su­chlic­ki, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Cu­ba­nos y Cu­bano-Ame­ri­ca­nos, ar­gu­men­ta­ba an­te la Co­mi­sión de Fi­nan­zas del Con­gre­so en Washington que era ne­ce­sa­rio man­te­ner la po­lí­ti­ca del em­bar­go y las res­tric­cio­nes de los via­jes y las re­me­sas pa­ra no per­ju­di­car a ‘‘Ja­mai­ca, Re­pú­bli­ca Dominicana, Baha­mas y Puer­to Ri­co’’.

Es­te in­te­rés re­pen­tino en el bie­nes­tar eco­nó­mi­co de va­rias na­cio­nes ca­ri­be­ñas –las cua­les, por otra par­te, no ne­ce­si­tan tal de­fen­sa, ya que des­de ha­ce tiem­po vie­nen pre­pa­rán­do­se al res­pec­to– re­sul­ta in­só­li­to al abor­dar el te­ma del tu­ris­mo en cual­quier país. Co­mo si de pron­to en Mia­mi fue­ran una gran preo­cu­pa­ción los pla­nes ho­te­le­ros de las pla­yas me­xi­ca­nas, las po­si­bi­li­da­des de vi­si­tar Ca­na­dá y los pla­ce­res de asis­tir a los mu­seos eu­ro­peos, de­bi­do al per­jui­cio po­ten­cial que ta­les re­co­rri­dos re­pre­sen­tan pa­ra las pla­yas do­mi­ni­ca­nas y de las Baha­mas, los cen­tros he­do­nis­tas ja­mai­ca­nos y los en­can­tos puer­to­rri­que­ños que aguar­dan a los via­je­ros.

Sin em­bar­go, el as­pec­to fun­da­men­tal de un in­for­me re­cien­te de la Ofi­ci­na de Fis­ca­li­za­ción del Go­bierno (GAO), del que he ex­traí­do los da­tos an­te­rio­res, es mos­trar que to­da la com­ple­ja ar­ma­zón cons­trui­da por la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, con el su­pues­to fin de en­du­re­cer el em­bar­go y de es­ta ma­ne­ra ace­le­rar la caí­da del go­bierno de La Habana, no es más que una ope­ra­ción de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca, des­ti­na­da en reali­dad a com­pla­cer a una par­te del exi­lio de Mia­mi y jus­ti­fi­car la la­bor de los le­gis­la­do­res cu­ba­noa­me­ri­ca­nos. En es­tos mo­men­tos, más im­por­tan­te aún que el de­ba­te en fa­vor o en con­tra del em­bar­go, es se­ña­lar que las res­tric­cio­nes a los via­jes y re­me­sas no só­lo han fra­ca­sa­do en su ob­je­ti­vo, sino que han re­sul­ta­do con­tra­pro­du­cen­tes: que en lu­gar de for­ta­le­cer el em­bar­go han con­tri­bui­do a de­bi­li­tar­lo.

El in­for­me de­ja cla­ro que las agen­cias fe­de­ra­les con­fron­tan obs­tácu­los pa­ra ha­cer cum­plir el em­bar­go, de­bi­do a la fal­ta de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal y la di­vi­sión na­cio­nal exis­ten­te en torno a las úl­ti­mas res­tric­cio­nes. En el mar­co de las in­ves­ti­ga­cio­nes de la GAO, fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos in­di­ca­ron que ‘‘la fal­ta de coope­ra­ción de los paí­ses ex­tran­je­ros ha mi­na­do la efi­ca­cia del em­bar­go y ha obs­ta­cu­li­za­do las ins­pec­cio­nes e in­ves­ti­ga­cio­nes. Aña­de que, al di­vi­dir la opi­nión pú­bli­ca den­tro del país, las res­tric­cio­nes han con­tri­bui­do a ‘‘pe­que­ñas vio­la­cio­nes ge­ne­ra­li­za­das’’. Quie­nes se pro­pu­sie­ron au­men­tar el ri­gor de las prohi­bi­cio­nes idea­ron una es­tra­te­gia inade­cua­da, y en úl­ti­ma ins­tan­cia han ser­vi­do a los pro­pó­si­tos de sus ene­mi­gos con su inuti­li­dad y ton­te­ría.

De acuer­do al do­cu­men­to, la ma­yo­ría de las san­cio­nes im­pues­tas en­tre el 2000 y el 2005 por la Ofi­ci­na pa­ra el Con­trol de Bie­nes Ex­tran­je­ros (OFAC) del De­par­ta­men­to del Te­so­ro es­ta­ba re­la­cio­na­da con la com­pra de pu­ros cu­ba­nos y, en pro­me­dio, fue­ron me­no­res que las san­cio­nes por vio­lar otras par­tes del em­bar­go, se­gún co­men­ta un ca­ble de la agen­cia Efe.

Así que al fi­nal de tan­to es­fuer­zo, por par­te de los le­gis­la­do­res cu­ba­noa­me­ri­ca­nos y el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, lo úni­co que se ha lo­gra­do es amar­gar­les el día a unos cuan­tos fu­ma­do­res. El úni­co mé­ri­to que po­si­ble­men­te han al­can­za­do ha si­do pro­lon­gar­les la vi­da. Las com­pa­ñías de se­gu­ro de­be­rían dar­les un pre­mio, el úni­co que me­re­cen.

El in­for­me re­co­mien­da una eva­lua­ción to­tal de los re­cur­sos que los de­par­ta­men­tos del Te­so­ro y de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal des­ti­nan a la ins­pec­ción, in­ves­ti­ga­ción y pues­ta en vi­gor de san­cio­nes pa­ra ha­cer cum­plir el em­bar­go. Si es­ta in­ves­ti­ga­ción se lle­va a cabo, co­no­ce­re­mos cuán­tos mi­llo­nes de dó­la­res han si­do des­per­di­cia­dos, el nú­me­ro de fun­cio­na­rios des­ta­ca­dos a una la­bor me­nor y el al­can­ce de unas me­di­das des­ti­na­das a com­pla­cer a un gru­po. Oja­lá se pue­da co­no­cer la ci­fra de lo que ha cos­ta­do ca­da vo­to, ob­te­ni­do gra­cias a las res­tric­cio­nes. Lo que sí es se­gu­ro es que más allá de un nú­me­ro de bo­le­tas, que no re­sul­tó de­fi­ni­ti­vo pa­ra elec­ción al­gu­na, po­co se ha lo­gra­do. Al­go que de­ben te­ner en cuen­ta los par­ti­da­rios del em­bar­go.

aar­men­[email protected]­rald.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.