Chá­vez y la co­rrup­ción del si­glo XXI

El Nuevo Herald - - Perspectiva -

Des­de que el rey de Es­pa­ña lo man­dó a ca­llar, to­do le sa­le mal a Hu­go Chá­vez. A los po­cos días, Chá­vez no pu­do ocul­tar su sor­pre­sa de per­der el re­fe­rén­dum del 2 de di­ciem­bre, con el que in­ten­ta­ba cam­biar su Cons­ti­tu­ción de 1999 por otra cla­ra­men­te co­mu­nis­ta, y esa mis­ma no­che se lle­vó la se­gun­da sor­pre­sa al no con­se­guir apo­yo mi­li­tar pa­ra im­po­ner un re­sul­ta­do frau­du­len­to.

En Mia­mi sur­gie­ron nue­vas prue­bas de que los cha­vis­tas es­tán aban­do­nan­do el barco. Al hom­bre del ma­le­tín, Gui­do Ale­jan­dro An­to­ni­ni Wil­son –quien via­jó a Argentina el 4 de agos­to en un avión fle­ta­do por el go­bierno ar­gen­tino, en com­pa­ñía de eje­cu­ti­vos de las pe­tro­le­ras es­ta­ta­les de Argentina y Ve­ne­zue­la–, al ate­rri­zar en Buenos Aires un des­pis­ta­do agen­te de adua­nas le de­co­mi­só 800 mil dó­la­res en efec­ti­vo que no ha­bía de­cla­ra­do. Se tra­ta­ba de una ‘‘ayu­di­ta’’ de Chá­vez a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Cristina Fer­nán­dez de Kirch­ner.

An­to­ni­ni, quien tie­ne do­ble na­cio­na­li­dad, ve­ne­zo­la­na y es­ta­dou­ni­den­se, no fue de­te­ni­do en Argentina y de in­me­dia­to re­gre­só a su ca­sa en Key Bis­cay­ne, cer­ca de Mia­mi. To­do pa­re­cía es­tar ba­jo con­trol, pe­ro el 12 de di­ciem­bre fue­ron de­te­ni­dos en Mia­mi Car­los Kauff­man, Fran­klin Du­rán, Moi­sés Ro­mán Ma­jo­ni­ca y Rodolfo Wan­see­le, acu­sa­dos de ser agen­tes no re­gis­tra­dos del go­bierno ve­ne­zo­lano.

An­to­ni­ni es­tu­vo aso­cia­do con los aho­ra mul­ti­mi­llo­na­rios Kauff­man y Du­rán en la ven­ta de ar­ma­men­tos al go­bierno ve­ne­zo­lano. Ellos via­ja­ron en es­ta oca­sión a Mia­mi pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas con un ban­co lo­cal don­de tie­nen de­po­si­ta­dos 25 mi­llo­nes de dó­la­res. Y apro­ve­cha­ron el via­je pa­ra al­mor­zar con An­to­ni­ni y ame­na­zar­lo del pe­li­gro que co­rren sus hi­jos si re­ve­la el se­cre­to del ma­le­tín.

Se­gún de­cla­ra­cio­nes del fis­cal fe­de­ral Tho­mas Mul­vihill, Du­rán y Kauff­man ofre­cie­ron 2 mi­llo­nes de dó­la­res a An­to­ni­ni por que­dar­se ca­lla­do, pro­me­tién­do­le ade­más que cual­quier mul­ta y to­dos sus gas­tos le­ga­les se­rían pa­ga­dos por la pe­tro­le­ra es­ta­tal PDVSA. En cuan­to al re­ga­li­to que tra­tó de lle­var­le a Cristina, le con­fir­ma­ron que ha­bía si­do apro­ba­do por ‘‘el má­xi­mo ni­vel del go­bierno ve­ne­zo­lano’’, in­clu­yen­do al vi­ce­pre­si­den­te Jor­ge Ro­drí­guez. Ro­drí­guez es el psi­quia­tra que pre­si­dió el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral du­ran­te la re­elec­ción de Hu­go Chá­vez en 2006 y Chá­vez qui­zás lo nom­bró vi­ce­pre­si­den­te pen­san­do que los ve­ne­zo­la­nos le agra­de­ce­rían te­ner a un psi­quia­tra siem­pre a su la­do. l pro­ble­ma de los cha­vis­tas que vi­nie­ron a asus­tar a An­to­ni­ni es que las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses gra­ba­ron to­das sus con­ver­sa­cio­nes y ame­na­zas, por lo que aho­ra con­fron­tan un jui­cio por ser agen­tes no re­gis­tra­dos de un go­bierno ex­tran­je­ro, mien­tras que An­to­ni­ni es­tá pro­te­gi­do co­mo tes­ti­go cla­ve y no po­drá ser de­por­ta­do a Argentina.

La ex­plo­sión de men­ti­ras y co­rrup­ción en el go­bierno de Chá­vez aso­ma la ca­be­za por to­das par­tes. Mien­tras es­to su­ce­día en Mia­mi, en Caracas una va­lien­te re­por­te­ra in­te­rrum­pía al mi­nis­tro del Po­der Po­pu­lar pa­ra las Re­la­cio­nes In­te­rio­res y Jus­ti­cia, Pe­dro Ca­rre­ño, quien de­cla­ra­ba so­bre el desa­rro­llo en­dó­geno, la jus­ti­cia so­cia­lis­ta y el ca­ni­ba­lis­mo ca­pi­ta­lis­ta, pa­ra pre­gun­tar­le si no era con­tra­dic­to­rio de­cir to­do eso y lle­var pues­tos unos za­pa­tos de Guc­ci y una cor­ba­ta de Louis Vuit­ton.

www.ai­pe­net.com Di­rec­tor de la agen­cia AIPE.

E© AIPE

M. RY­DER / Tri­bu­ne Me­dia Ser­vi­ces In­ter­na­tio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.