LA NA­VI­DAD EN­CIEN­DE LLA­MA DE ES­PE­RAN­ZA

El Nuevo Herald - - Página Delantera - NI­CO­LE WIN­FIELD / AP ROMA

Lí­de­res re­li­gio­sos y po­lí­ti­cos de to­do el mun­do se unie­ron a los fie­les que ce­le­bra­ron la Na­vi­dad y con­vo­ca­ron a la paz y la re­con­ci­lia­ción, en una fe­cha que en­cen­dió una lla­ma de es­pe­ran­za en lu­ga­res aso­la­dos por lar­gos con­flic­tos.

En Irak, los cris­tia­nos pa­sa­ron ayer a tra­vés de los re­te­nes pa­ra lle­gar a las igle­sias de Bagdad, en un nú­me­ro im­pen­sa­ble ha­ce ape­nas un año. Y en la po­bla­ción cis­jor­da­na de Belén, don­de la tra­di­ción in­di­ca que na­ció Je­sús, los cris­tia­nos ce­le­bra­ron en un am­bien­te de es­pe­ran­za an­te la reanu­da­ción de las con­ver­sa­cio­nes de paz en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos.

Por ellos y por los ha­bi­tan­tes de las ‘‘re­gio­nes ator­men­ta­das’’ del mun­do, oró el pa­pa Be­ne­dic­to XVI. El Pon­tí­fi­ce pi­dió que los lí­de­res po­lí­ti­cos en­cuen­tren ‘‘la sa­bi­du­ría y el va­lor de bus­car y en­con­trar so­lu­cio­nes hu­ma­nas, jus­tas y du­ra­de­ras’’.

Be­ne­dic­to, quien dio su men- sa­je de Na­vi­dad des­de el bal­cón cen­tral de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro, ins­tó a los fie­les a re­go­ci­jar­se por la ce­le­bra­ción del na­ci­mien­to de Cris­to, y con­fió en que la fe­cha trai­ga con­sue­lo a to­das las per­so­nas ‘‘que vi­ven en las ti­nie­blas de la po­bre­za, la in­jus­ti­cia y la gue­rra’’.

En Bagdad, con­gre­gar­se en gran­des gru­pos du­ran­te la no­che re­sul­ta to­da­vía muy ries­go­so, de mo­do que los cris­tia­nos de la ca­pi­tal ira­quí asis­tie­ron a la Mi­sa de Na­vi­dad a me­dia tar­de del lu­nes.

Ayer, unos 2,000 fie­les vi­si­ta­ron la igle­sia de Mar Eli­ya, en el orien­te de la ciu­dad, don­de el car­de­nal ira­quí Em­ma­nuel III Delly, lí­der de la Igle­sia Cal­dea, ofi­ció la mi­sa.

Los pe­re­gri­nos cris­tia­nos en Belén lle­na­ron la an­ti­gua Ba­sí­li­ca

de la Natividad, e hi­cie­ron fi­la pa­ra ver la gru­ta que mar­ca el lu­gar don­de ha­bría na­ci­do Je­sús.

El gran nú­me­ro de vi­si­tan­tes y la mez­cla de len­guas que se es­cu­cha­ba pu­so de ma­ni­fies­to que más per­so­nas acu­die­ron a Belén es­te año que en los an­te­rio­res.

El es­ta­lli­do del le­van­ta­mien­to pa­les­tino con­tra Is­rael a fi­na­les del 2000 y los com­ba­tes pos­te­rio­res ha­bían en­som­bre­ci­do du­ran­te años las ce­le­bra­cio­nes na­vi­de­ñas en Belén, afec­tan­do la in­dus­tria tu­rís­ti­ca que re­sul­ta cru­cial pa­ra la ciu­dad.

En Af­ga­nis­tán, sol­da­dos bri­tá­ni­cos em­pla­za­dos en la pro­vin­cia de Hel­mand en­con­tra­ron un po­co de ale­gría, le­jos de sus ho­ga­res, du­ran­te una co­mi­da en la que usa­ron som­bre­ros de San­ta Claus y re­ci­bie­ron al­gu­nos ob­se­quios. Y los miem­bros de las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses asis­tie­ron a una Mi­sa Na­vi­de­ña por la ma­ña­na, en una ba­se en Ka­bul.

La Rei­na Isa­bel II ha­bló a las na­cio­nes de la Man­co­mu­ni­dad Bri­tá­ni­ca en un men­sa­je na­vi­de­ño trans­mi­ti­do por la te­le­vi­sión, y ex­hor­tó a sus súb­di­tos a pen­sar en las ne­ce­si­da­des de la gen­te vul­ne­ra­ble y mar­gi­na­da de la so­cie­dad.

‘‘ Pa­ra es­tas per­so­nas, el mun­do mo­derno po­dría pa­re­cer in­ti­mi­dan­te y hos­til. Es muy fá­cil ha­cer­se la vis­ta gor­da, de­jar que los pro­fe­sio­na­les se en­car­guen. Pe­ro to­das las en­se­ñan­zas re­li­gio­sas del mun­do en­se­ñan que to­dos te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de ayu­dar a los ne­ce­si­ta­dos’’, di­jo la rei­na.

En Puer­to Ri­co, nu­me­ro­sas per­so­nas reuni­das en el Vie­jo San Juan cantaron y agi­ta­ron ma­ra­cas en las ca­lles em­pe­dra­das, pa­ra ce­le­brar la ‘‘pa­rran­da’’, una fes­ti­vi­dad na­vi­de­ña. Mu­chas per­so­nas re­par­tie­ron biz­co­chos na­vi­de­ños y co­qui­to, una be­bi­da dul­ce de ron y co­co que se de­gus­ta en es­ta EL PA­PA ben­di­ce a las mul­ti­tu­des en la Pla­za de San Pe­dro en el Va­ti­cano des­de la ba­sí­li­ca, don­de alen­tó a los lí­de­res mun­dia­les a bus­car la paz y po­ner fin a las gue­rras. tem­po­ra­da.

Otros dis­fru­ta­ron la fies­ta en al­gu­na de las pla­yas de la is­la.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge W. Bush al­mor­zó con su fa­mi­lia en la ca­sa de des­can­so pre­si­den­cial ubi­ca­da en una zo­na mon­ta­ño­sa al no­roes­te de Washington.

En América La­ti­na, el fer­vor re­li­gio­so se mez­cló con la mú­si­ca, la fies­ta y los fue­gos ar­ti­fi­cia­les. La ale­gría se vio em­pa­ña­da en par­te por los 54 muer­tos que hu­bo en Cen­troa­mé­ri­ca, pro­duc­to de la vio­len­cia y di­ver­sos ac­ci­den­tes.

En Pa­ra­guay, quie­nes se le­van­ta­ron tem­prano ayer pa­ra ver el men­sa­je na­vi­de­ño del Pa­pa por te­le­vi­sión, es­cu­cha­ron có­mo el pon­tí­fi­ce in­clu­yó en sus sa­lu­dos por pri­me­ra vez al­gu­nas pa­la­bras en gua­ra­ní. Juan Pa­blo II, el an­te­ce­sor de Be­ne­dic­to ha­bía pro­nun­cia­do men­sa­jes en gua­ra­ní du­ran­te una vi­si­ta a Pa­ra­guay en 1988.

Los me­xi­ca­nos en la ca­pi­tal se des­per­ta­ron a una Na­vi­dad gris, da­do que los al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción del ai­re se ma­ni­fes­ta­ron en una ne­bli­na que cu­brió las ca­lles va­cías de es­ta ciu­dad, fa­mo­sa por su trán­si­to caó­ti­co.

Las au­to­ri­da­des di­je­ron que las ma­las con­di­cio­nes am­bien­ta­les se de­ri­va­ron apa­ren­te­men­te del he­cho de que mu­chas per­so­nas de­to­na­ron pe­tar­dos y en­cen­die­ron fo­ga­tas pa­ra ce­le­brar la Na­vi­dad.

UNA NI­ÑA ira­quí re­vi­ve el na­ci­mien­to de Je­sús en una Igle­sia en Ba­so­ra. A la de­re­cha, el pa­pa Be­ne­dic­to XVI sa­lu­da a los fie­les du­ran­te su men­sa­je Ur­bi et Or­bi en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro, Roma.

UNA MU­JER to­ca el tam­bor du­ran­te una ce­le­bra­ción na­vi­de­ña en Sa­ra­gu­ro, Ecuador.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.