La ex­pro­pia­ción to­ca dos ve­ces a la fa­mi­lia Jo­ra­ju­ria

El Nuevo Herald - - Pá­gi­na De­lan­te­ra -

so­cia­lis­ta que desa­rro­lla el go­bierno cha­vis­ta con ase­so­ría cu­ba­na.

De­ce­nas de pro­duc­to­res es­pa­ño­les e ita­lia­nos han per­di­do sus pro­pie­da­des. Unos po­cos lo­gran que el go­bierno los com­pen­se par­cial­men­te, pe­ro la ci­fra nun­ca lle­ga a los ava­lúos.

Ca­si des­de el prin­ci­pio del go­bierno de Chá­vez, en 1999, los pro­duc­to­res ve­ne­zo­la­nos que po­seían gran­des ex­ten­sio­nes de te­rre­nos de­di­ca­dos a la siem­bra o la cría de ga­na­do su­frie­ron pre­sio­nes.

Por una par­te de­bie­ron en­fren­tar un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de in­va­so­res es­ti­mu­la­dos por el ofi­cia­lis­mo, dis­pues­tos a to­mar­se la jus­ti­cia por su mano, con­tra pro­duc­to­res que con­si­de­ra­ban te­rró­fa­gos y oli­gar­cas.

Por otra par­te, te­nían que res­pon­der a las exi­gen­cias ofi­cia­les pa­ra de­mos­trar que real­men­te eran pro­pie­ta­rios ori­gi­na­les de las tie­rras que ex­plo­ta­ban.

‘‘Nos obli­ga­ron a de­mos­trar con do­cu­men­tos el ca­rác­ter pri­va­do de la pro­pie­dad des­de 1850’’, di­jo Adi­vi Ah­mad, es­po­sa de Bien­ve­ni­do, que he­re­dó par­te de las tie­rras de La Quin­ta, ad­qui­ri­das por su pa­dre en 1947.

‘‘ En­con­trar es­tos do­cu­men­tos fue ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil por el des­or­den que rei­na en los re­gis­tros pú­bli­cos en Ve­ne­zue­la’’, re­la­tó Adi­vi a El Nue­vo He­rald.

La es­po­sa de Bien­ve­ni­do di­jo que se de­mo­ró seis me­ses y le cos­tó unos $ 500 re­ca­bar y con­sig­nar la do­cu­men­ta­ción, pe­ro al po­co tiem­po los pa­pe­les se ‘‘ex­tra­via­ron’’ en el des­pa­cho ofi­cial en­car­ga­do.

‘‘ Era una tác­ti­ca di­la­to­ria’’, opi­nó Adi­vi. ‘‘ Al fi­nal lo que quie­ren es aca­bar con la pro­pie­dad pri­va­da y con­tro­lar los me­dios de pro­duc­ción, si­guien­do el mo­de­lo cu­bano’’.

La his­to­ria de los Jo­ra­ju­ría ilus­tra lo que han ex­pe­ri­men­ta­do fa­mi­lias de ori­gen cu­bano de­di­ca­das a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria en Ve­ne­zue­la.

Cuan­do la fa­mi­lia se vio obli­ga­da a sa­lir de la is­la en 1960, su pri­mer des­tino fue el es­ta­do Ya­ra­cuy, en Ve­ne­zue­la.

‘‘Te­nía­mos fa­mi­lia­res y ami­gos cu­ba­nos que tra­ba­ja­ban en la siem­bra de la ca­ña de azú­car’’, re­cor­dó Bien­ve­ni­do hi­jo. Du­ran­te un año tra­ba­jó en el cen­tral azu­ca­re­ro Ma­til­de, en Ya­ra­cuy, que pre­si­día Fer­mín Ro­drí­guez, un cu­bano que ha­bía lle­ga­do an­tes a Chi­va­coa, una fér­til zo­na azu­ca­re­ra en el cen­tro ve­ne­zo­lano don­de es­ta­ba el cen­tral.

De Ve­ne­zue­la la fa­mi­lia via­jó a Nue­va York y lue­go a Hia­leah, don­de vi­vie­ron 17 años.

Cuan­do Bien­ve­ni­do se ca­só con la ve­ne­zo­la­na Adi­vi de­jó Mia­mi pa­ra vol­ver a la ac­ti­vi­dad agro­pe- cua­ria en Ve­ne­zue­la en 1982.

Al año si­guien­te ya es­ta­ba pro­du­cien­do ca­ña de azú­car, maíz, to­ma­te y crian­do ga­na­do pa­ra pro­du­cir car­ne y le­che.

Du­ran­te 24 años desa­rro­lló una red de con­tac­tos con fi­nan­cis­tas y clien­tes pa­ra co­lo­car sus pro­duc­tos y pros­pe­rar.

La fin­ca avan­za­ba a pa­so fir­me aun­que ‘‘siem­pre te­nía­mos la ame­na­za de los in­va­so­res, so­bre to­do en épo­ca de elec­cio­nes’’, re­cor­dó Bien­ve­ni­do. ‘‘Pe­ro se res­pe­ta­ba la ley’’, aco­tó.

Cuan­do lle­ga­ron los cha­vis­tas las co­sas cam­bia­ron ra­di­cal­men­te.

‘‘ Los cha­vis­tas te­nían mu­cho po­der y que­rían apro­piar­se de las tie­rras aje­nas pa­ra des­truir la pro­pie­dad pri­va­da’’, se que­jó Adi­vi, la es­po­sa de Bien­ve­ni­do, es­pe­cia­lis­ta en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

De he­cho, la ex­pro­pia­ción de fin­cas y ha­cien­das ha per­mi­ti­do a gru­pos de cam­pe­si­nos or­ga­ni­za­dos en coope­ra­ti­vas es­ta­ble­cer­se en una gran can­ti­dad de tie­rras sem­bra­díos pro­pios, con apo­yo lo­gís­ti­co y fi­nan­cie­ro del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Tie­rras.

El de­cre­to pre­si­den­cial 3408, por ejem­plo, per­mi­te a los cam­pe­si­nos or­ga­ni­zar­se ‘‘ pa­ra eli­mi­nar de for­ma pro­gre­si­va el la­ti­fun­dio en las zo­nas ru­ra­les del país e in­cor­po­rar a los gru­pos de po­bla­ción y co­mu­ni­da­des or­ga­ni­za­das’’.

Pe­ro las in­va­sio­nes ha ge­ne­ra­do tam­bién un efec­to in­de­sea­ble: ha re­du­ci­do sen­si­ble­men­te la pro­duc­ción de ru­bros co­mo ca­ña de azú­car, maíz, ce­rea­les y le­che, con­tri­bu­yen­do a la es­ca­sez de ali­men­tos que es­te año ha gol­pea­do no­ta­ble­men­te a los con­su­mi­do­res ve­ne­zo­la­nos.

‘‘ Las re­for­ma agra­ria cha­vis­ta ha co­lap­sa­do la pro­duc­ción de azú­car’’, ase­gu­ró Pe­dro Pa­blo Al­cán­ta­ra, di­ri­gen­te del par­ti­do po­lí­ti­co opo­si­tor Un Nue­vo Tiem­po y ex dipu­tado de la Asam­blea Na­cio­nal que pre­si­dió la co­mi­sión par­la­men­ta­ria de Agri­cul­tu­ra y Tie­rras.

Se­gún Al­cán­ta­ra, has­ta aho­ra se han per­di­do más de 16,000 hec­tá­reas sem­bra­das de ca­ña de azú­car a cau­sa de las in­va­sio­nes en to­do el país.

Unas 400 de es­tas hec­tá­reas per­te­ne­cían a la fin­ca de Vla­di­mir Ro­drí­guez, nie­to del cu­bano Fer­mín Ro­drí­guez, en el mu­ni­ci­pio Ve­roes, el más azu­ca­re­ro del es­ta­do Ya­ra­cuy.

‘‘ Cuan­do lle­gó Chá­vez en 1999 pro­du­cía­mos 35,000 to­ne­la­das anua­les de ca­ña de azú­car’’, di­jo Ro­drí­guez, que lle­gó a Mia­mi con to­da su fa­mi­lia des­pués que un gru­po de in­va­so­res lo ‘‘ex­pul­só’’ de sus pro­pios te­rre­nos ba­jo ame­na­za de muer­te.

En el 2007, des­pués de va­rias in­va­sio­nes sis­te­má­ti­cas, di­jo Vla­di­mir, ‘‘no pu­de co­se­char na­da’’.

‘‘Y la fin­ca [es­tá] to­tal­men­te per- di­da, im­pro­duc­ti­va’’, apun­tó Ro­drí­guez, quien es­pe­ra que el go­bierno le re­co­noz­ca el va­lor de los bie­nes con­fis­ca­dos. Tam­bién ha ape­la­do a su con­di­ción de des­cen­dien­te de cu­bano pa­ra aco­ger­se al be­ne­fi­cio de la ley de ajus­te cu­bano en Mia­mi.

El pro­duc­tor di­jo que tras la ex­pro­pia­ción los coope­ra­ti­vis­tas ‘‘ sem­bra­ron en muy pe­que­ña es­ca­la’’ y ‘‘per­die­ron las co­se­chas por el ma­ne­jo inapro­pia­do de las inun­da­cio­nes’’. Ac­tual­men­te, la fin­ca es­tá to­tal­men­te im­pro­duc­ti­va y el go­bierno no ha com­pen­sa­do el cos­to de la ma­qui­na­ria y la in­fra­es­truc­tu­ra de la fin­ca, cu­yo pro­ce­so de ex­pro­pia­ción no ha con­clui­do.

Se­gún ci­fras de la Fe­de­ra­ción de Pro­duc­to­res Agrí­co­las (Fe­dea­gro), has­ta aho­ra unas 2 mi­llo­nes de hec­tá­reas han si­do in­ter­ve­ni­das y con­fis­ca­das y ape­nas unas 33,000 hec­tá­reas si­guen en pro­duc­ción.

‘‘ De 14 mi­llo­nes de ca­be­zas de ga­na­do, he­mos ba­ja­do a 10 mi­llo­nes por ra­zo­nes de in­se­gu­ri­dad y fal­ta de es­tí­mu­lo’’, di­jo Ra­fael Mar­cial Gar­men­dia, ex pre­si­den­te de Fe­de­cá­ma­ras y pro­duc­tor pe­cua­rio, cu­ya fin­ca de 5,000 hec­tá­reas en el es­ta­do La­ra ha si­do in­ter­ve­ni­da par­cial­men­te.

Gar­men­dia ase­gu­ró que ac­tual­men­te ‘‘no hay nin­gu­na fin­ca de las in­ter­ve­ni­das que es­té pro­du­cien­do igual que an­tes’’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.