Avan­za plan de re­cons­truc­ción en In­do­ne­sia

El Nuevo Herald - - Primer Plano - As­so­cia­ted Press LHOKNGA, In­do­ne­sia

Un ejér­ci­to de tra­ba­ja­do­res re­cons­tru­ye una plan­ta de ce­men­to que an­te­rior­men­te es­ta­ba sal­pi­ca­da de ca­dá­ve­res. Una ca­rre­te­ra de cua­tro vías len­ta­men­te to­ma for­ma a lo lar­go de una cos­ta gol­pea­da por gi­gan­tes­cas olas. Los te­chos de te­jas en las ca­sas y es­cue­las nue­vas bri­llan ba­jo el sol tro­pi­cal.

Des­pués del azo­te del ma­re­mo­to ha­ce tres años hoy miér­co­les, que des­tru­yó 230,000 vi­das en 12 paí­ses del Océano In­di­co, des­de Afri­ca Orien­tal has­ta In­do­ne­sia, el mun­do con­tri­bu­yó unos $13,600 mi­llo­nes pa­ra al­ber­gar y ali­men­tar a so­bre­vi­vien­tes y re­cons­truir las cos­tas de­vas­ta­das.

Aho­ra la ayu­da se es­tá ter­mi­nan­do y los dam­ni­fi­ca­dos se en­fren­tan al re­to de pro­se­guir sin ayu­da.

Los re­sul­ta­dos de tres años de re­cons­truc­ción son vi­si­bles a lo lar­go de la cos­ta de la pro­vin­cia de Aceh en In­do­ne­sia, la re­gión que más su­frió por el desas­tre del 26 de di­ciem­bre. Al­gu­nos de los que es­tán in­vo­lu­cra­dos lo ca­li­fi­can co­mo un mo­de­lo de re­cons­truc­ción des­pués de un desas­tre.

‘‘Los cam­bios son muy agra­da­bles’’, di­jo Kun­tu­ro Mang­ku­su­bro­to, di­rec­tor de la agen­cia de re­cons­truc­ción del go­bierno. ‘‘Yo di­ría que UN NI­ÑO in­do­ne­sio jue­ga ba­jo la mi­ra­da vi­gi­lan­te de su pa­dre, en la nue­va vi­vien­da de la fa­mi­lia, cons­trui­da gra­cias a la ayu­da su­mi­nis­tra­da por una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal. he­mos com­ple­ta­do el 80 por cien­to’’.

Al­gu­nos te­men un du­ro des­per­tar cuan­do los tra­ba­jos más gran­des de re­cons­truc­ción se ter­mi­nen a me­dia­dos del 2008.

La ayu­da que ha cons­trui­do ca­rre­te­ras, es­cue­las y más de 100,000 ca­sas tam­bién ha im­pul­sa­do las eco­no­mías lo­ca­les. Las agen­cias de asis­ten­cia em­plea­ron mi­les de tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción, al­qui­ló ca­sas y ofi­ci­nas, em­pleó cho- fe­res y tra­duc­to­res y pro­du­jo una clien­te­la de res­tau­ran­tes y ho­te­les.

La ma­si­va in­yec­ción de di­ne­ro im­pul­só la eco­no­mía de Aceh, ba­sa­da prin­ci­pal­men­te en la agri­cul­tu­ra, don­de vi­ven 4.2 mi­llo­nes de per­so­nas. Autos y mo­to­ci­cle­tas con­ges­tio­nan la ca­pi­tal pro­vin­cial de Ban­da Aceh. Ho­te­les, ca­fés y tien­das pa­re­cen es­tar­se al­zan­do en to­das las es­qui­nas.

‘‘Es­to es pe­li­gro­so, es co­mo una bur­bu­ja’’, di­jo Zai­nul Ari­fin, je­fe de la jun­ta de in­ver­sio­nes de Aceh. Al igual que mu­chos, ga­nó mi­les de dó­la­res al­qui­lan­do su ca­sa a una agen­cia de ayu­da de oc­ci­den­te. ‘‘Cuan­do las Na­cio­nes Uni­das y los gru­pos de ayu­da se va­yan, te­ne­mos que es­tar lis­tos con nue­vas for­mas de ga­nar­nos la vi­da’’.

Na­da de eso re­ba­ja el pro­gre­so he­cho has­ta la fe­cha.

Más de $2,000 mi­llo­nes se han gas­ta­do en Tai­lan­dia pa­ra re­cons­truir la cos­ta sur don­de las pla­yas re­sul­ta­ron se­ria­men­te da­ña­das y 8,000 per­so­nas mu­rie­ron. Ca­si to­do el tra­ba­jo se ha ter­mi­na­do, di­jo Bun­dit The­veet­hi­va­rak, di­rec­tor de ayu­da de desas­tre del Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

En Sri Lan­ka, el se­gun­do país más afec­ta­do, ‘‘el cua­dro es bas­tan­te bueno’’, di­jo David Evans, un fun­cio­na­rio de la ONU allí. Par­te de la re­cons­truc­ción ha si­do afec­ta­da por las lu­chas in­ter­nas en­tre el go­bierno y el gru­po re­bel­de Ta­mil Ti­ger.

In­do­ne­sia tie­ne un be­ne­fi­cio adi­cio­nal: el ma­re­mo­to hi­zo que el go­bierno y un mo­vi­mien­to re­bel­de en Aceh fir­ma­ran un tra­ta­do de paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.