Una lec­ción de Na­vi­dad en Ma­na­gua

El Nuevo Herald - - Primer Plano - RAUL BENOIT

La ca­ri­ta su­cia de Ma­ri­car­men me sor­pren­dió son­rien­te y fe­liz, ex­ten­dien­do su bra­zo pa­ra ofre­cer­me un gri­llo fa­bri­ca­do por ella mis­ma con ho­jas de pal­ma. Yo me ne­gué a com­prár­se­lo, no por ta­ca­ño, sino por­que en mi men­te de pe­rio­dis­ta des­con­fia­do pen­sé que aque­lla ado­les­cen­te que­ría di­ne­ro pa­ra dro­gar­se.

‘‘No ten­go pla­ta’’, le di­je sin mos­trar pe­na y le pre­gun­té qué le ha­bía traí­do el ‘‘Ni­ño Dios’’ esa Na­vi­dad de 2006. Ya es­tá­ba­mos a po­cas ho­ras de fin de año. Me res­pon­dió que na­da, por­que sus pa­pás eran po­bres. A pe­sar de eso, con­ven­ci­do de que usa­ría el di­ne­ro pa­ra co­sas ma­las, no me tran­sé en el ne­go­cio.

Ella y otros jo­ven­ci­tos de su edad per­si­guen tu­ris­tas en la Pla­za de la Re­pú­bli­ca (co­no­ci­da co­mo de la Re­vo­lu­ción) a un cos­ta­do de la an­ti­gua ca­te­dral de Ma­na­gua, Ni­ca­ra- gua, ven­dien­do por po­co di­ne­ro exó­ti­cas ar­te­sa­nías de co­lor ver­de ra­dian­te a esos ex­tran­je­ros que, sin re­ga­tear, las lle­van co­mo un te­so­ro del tró­pi­co.

Al ver­me a los ojos, pen­san­do que yo real­men­te es­ta­ba tan po­bre co­mo ella, Ma­ri­car­men me di­jo: ‘‘Se lo re­ga­lo pa­ra que se acuer­de de no­so­tros’’. Aver­gon­za­do se lo de­vol­ví, pe­ro in­sis­tió tan­to que tu­ve que re­ci­bir el ob­se­quio, sin dar­le una so­la mo­ne­da, pa­ra no des­cu­brir mi men­ti­ra de la fal­ta de pla­ta.

Cuan­do el vehícu­lo arran­có, la ni­ña co­rre­teó al la­do de la ven­ta­ni­lla y me gri­tó emo­cio­na­da: ‘‘Gra­cias por son­reír­me’’.

Pa­sa­ron va­rios mi­nu­tos y pe­dí al con­duc­tor vol­ver al lu­gar pa­ra re­sar­cir mi cul­pa, pe­ro Ma­ri­car­men ha­bía des­apa­re­ci­do.

Con­mo­vi­do por la ge­ne­ro­si­dad de la ni­ña, trans­por­té el re­ga­lo con mu­cho cui­da­do y lo ex­hi­bí en una me­sa de mi ca­sa en Mia­mi por lar­go tiem­po. Al pa­sar los me­ses el ver­de in­ten­so de ese pe­da­zo de ho­ja de pal­ma, con­ver­ti­do en in­sec­to por las ma­nos maes­tras de esa jo­ven­ci­ta ta­len­to­sa, se des­va­ne­ció y se se­có has­ta vol­ver­se co­lor ca­fé y así tam­bién sen­tí que se tor­nó par­te de mi co­ra­zón, por ha­ber des­con­fia­do de la ni­ña cre­yen­do que se dro­ga­ría con el di­ne­ro de la ven­ta.

Un día, el in­sec­to de ho­ja de pal­ma des­apa­re­ció de mi ca­sa, tan má­gi­ca­men­te co­mo se es­fu­mó Ma­ri- car­men, y mi hi­ja de 6 años, Mi­che­lle, a quien yo le ha­bía con­ta­do la his­to­ria, me ase­gu­ró que el bi­cho se fue vo­lan­do a bus­car a la ni­ña, por­que ella lo ne­ce­si­ta­ba más.

Esa pe­que­ña de la Pla­za de la Re­vo­lu­ción de Ma­na­gua, co­mo mu­chos otros chi­qui­llos de La­ti­noa­mé­ri­ca que an­dan por ahí ven­dien­do ba­ra­ti­jas, fru­tas y re­fres­cos, que ade­más no de­be­rían tra­ba­jar, me dio una lec­ción so­bre la ca­ri­dad hu­ma­na.

Es­ta en­se­ñan­za me gol­pea la men­te una y otra vez. Cuan­do vi­vía en Bogotá, en­se­ñé a mis hi­jos la im­por­tan­cia de te­ner bon­dad y pie­dad por los de­más. Les de­cía que ja­más de­bía­mos fi­jar­nos a quién se le tien­de la mano o se le da li­mos­na. Si la per­so­na a quien uno tie­ne el de­ber de dar­le una dá­di­va mien­te, es un pro­ble­ma que esa al­ma ten­drá que re­sol­ver an­te El. No­so­tros ren- di­re­mos las cuen­tas que nos co­rres­pon­den.

Nun­ca de­be­mos juz­gar a na­die por su con­di­ción, aun­que la piel de cier­tas per­so­nas co­mo esa ni­ña es­té man­cha­da pa­ra siem­pre con co­lor ocre, ad­qui­ri­do por el sol y el pol­vo de la ca­lle y lo cual la es­tig­ma­ti­za in­jus­ta­men­te co­mo in­di­gen­te, dro­ga­dic­ta y has­ta pe­li­gro­sa.

En es­ta épo­ca de Na­vi­dad, cuan­do la nos­tal­gia nos in­va­de con más fuer­za, el ejem­plo de Ma­ri­car­men que me ator­men­tó du­ran­te to­do es­te año por no cum­plir mi pro­pia lec­ción me for­ta­le­ce hu­ma­na­men­te y me ha­ce más ca­ri­ta­ti­vo.

Si me en­cuen­tro de nue­vo con ella o con cual­quier otro ni­ño ne­ce­si­ta­do, que son más ri­cos de es­pí­ri­tu que mu­chos co­mo yo que cree­mos po­der juz­gar a los de­más por su apa­rien­cia, le agra­de­ce­ré lo que re­ci­bí de ella y le di­ré que se­gui­ré ha­cien­do el bien, sin mi­rar a quien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.