Las asam­bleas de Io­wa

El Nuevo Herald - - Primer Plano -

Es­te 3 de enero, cuan­do ter­mi­nen las asam­bleas po­pu­la­res en el es­ta­do de Io­wa (los lla­ma­dos cau­cus), em­pie­za de ma­ne­ra ofi­cial la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

Ese día, en los cam­pos ne­va­dos de Io­wa de­ce­nas de mi­les de ciu­da­da­nos se con­gre­ga­rán en es­cue­las, igle­sias, gra­ne­ros y ca­sas pa­ra de­ci­dir sus pos­tu­la­cio­nes. Los re­pu­bli­ca­nos vo­tan­do a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal y los de­mó­cra­tas dis­cu­tien­do du­ran­te ho­ras las bon­da­des de los pos­tu­lan­tes has­ta lle­gar a un con­sen­so.

La ma­yor vir­tud del cau­cus de Io­wa es ser un mo­de­lo pa­ra­dig­má­ti­co de de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Es usual es que los elec­to­res oi­gan a los can­di­da­tos en per­so­na, cir­cuns­tan­cia que em­pa­re­ja la con­tien­da y dis­mi­nu­ye el pe­so de los can­di­da­tos me­jor fi­nan­cia­dos.

Por otro la­do, la ho­mo­ge­nei­dad de su po­bla­ción, abru­ma­do­ra­men­te blan­ca, su en­torno ru­ral y la ele­va­da edad pro­me­dio de los vo­tan­tes, le nie­gan su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad na­cio­nal aun­que su po­si­ción al ini­cio del pro­ce­so elec­to­ral le asig­na un pe­so des­pro­por­cio­na­do a te­mas que aun­que só­lo les ata­ñen a ellos ter­mi­nan te­nien­do re­per­cu­sión na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Des­pués de Io­wa vie­nen 5 elec­cio­nes pri­ma­rias que son el preám­bu­lo al su­per­mar­tes del 5 de fe­bre­ro, en el que 22 es­ta­dos ce­le­bran sus pri­ma­rias, in­clu­yen­do a Ca­li­for­nia, el pre­mio ma­yor; Nue­va York, el se­gun­do más gran­de, e Illi­nois, el ter­ce­ro.

La Cons­ti­tu­ción di­ce que pa­ra es­co­ger al pre­si­den­te, ‘‘ca­da es­ta­do nombrará, a la ma­ne­ra en que la le­gis­la­tu­ra de­ci­da, un nú­me­ro de elec­to­res’’. Aun­que, co­mo di­je­ra la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia en su con­tro­ver­sial opi­nión so­bre la elec­ción del 2000: ‘‘El ciu­da­dano in­di­vi­dual no tie­ne el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de vo­tar por los elec­to­res del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos’’. Vo­ta por pla­ni­llas de elec­to­res pre­si­den­cia­les que igua­lan en nú­me­ro a los se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes que los es­ta­dos tie­nen en el Con­gre­so (un to­tal de 535 per­so­nas). El can­di­da­to con ma­yor nú­me­ro de vo­tos ga­na to­dos los vo­tos elec­to­ra­les de ese es­ta­do y el can­di­da­to pre­si­den­cial ne­ce­si­ta 270 vo­tos elec­to­ra­les pa­ra ser ele­gi­do.

Una pe­cu­lia­ri­dad del sis­te­ma es que el ga­na­dor de una pri­ma­ria se lle­va el to­tal de vo­tos del es­ta­do sin con­si­de­rar el fac­tor de re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal. Por ello, la ba­ta­lla se da en es­ta­dos en los que el vo­to es­tá su­ma­men­te di­vi­di­do y se pro­pi­cia que el can­di­da­to su­cum­ba a gru­pos de in­te­rés pa­ra sa­car la ven­ta­ja mí­ni­ma. En Io­wa, por ejem­plo, com­pro­me­tién­do­se a con­ti­nuar los sub­si­dios a la in­dus­tria agrí­co­la y en la Flo­ri­da apo­yan­do po­lí­ti­cas dic­ta­das por la co­mu­ni­dad cu­ba­noa­me­ri­ca­na que dis­tor­sio­nan la po­lí­ti­ca ex­te­rior del país.

Pe­ro la in­con­gruen­cia ma­yor del sis­te­ma es que un can­di­da­to pue­de ga­nar el vo­to po­pu­lar, co­mo su­ce­dió con Al Go­re en 2000, y ter­mi­nar per­dien­do la elec­ción. tra des­ven­ta­ja del sis­te­ma es que co­mo la cam­pa­ña pre­si­den­cial du­ra al me­nos dos años, mu­chas de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas es­tán so­me­ti­das a las pre­sio­nes elec­to­ra­les. Un ejem­plo se­ría el fra­ca­so de la re­for­ma mi­gra­to­ria de 2007 en el Con­gre­so, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a la per­cep­ción de que el par­ti­do cu­yos con­gre­sis­tas la apo­ya­ran per­de­ría apo­yo po­pu­lar en las elec­cio­nes del 2008.

Re­sol­ver los in­con­ve­nien­tes del sis­te­ma elec­to­ral no es ta­rea fá­cil, so­bre to­do por­que nin­guno de ellos pre­sen­ta un re­to al ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co de la na­ción. Lo alen­ta­dor, sin em­bar­go, es que en es­te país que ni en sus ho­ras más os­cu­ras de­ja de as­pi­rar a per­fec­cio­nar su sis­te­ma de va­lo­res ya se em­pie­za a ges­tar una co­rrien­te de opi­nión que fa­vo­re­ce el sis­te­ma de vo­to di­rec­to y le ad­ju­di­ca­ría al Co­le­gio Elec­to­ral un pa­pel más ce­re­mo­nial.

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.