El de­re­cho al atra­so

El Nuevo Herald - - Primer Plano -

Es­cri­bo es­to el Día de los De­re­chos Hu­ma­nos Uni­ver­sa­les. Es­tos han si­do com­ple­men­ta­dos por otros de­re­chos. En 1966 se pro­cla­man los De­re­chos Eco­nó­mi­cos, So­cia­les y Cul­tu­ra­les. Has­ta hoy Cu­ba no ha fir­ma­do es­ta con­ven­ción; lo cual no de­be­ría de ex­tra­ñar pues su des­go­bierno es­tá de­di­ca­do al atra­so de la is­la en es­tos tres cam­pos.

Es­tu­dios eco­nó­mi­cos a lo lar­go del tiem­po, y en di­ver­sos paí­ses, han lo­gra­do es­ta­ble­cer una al­ta (y no es­pu­ria) re­la­ción en­tre el con­su­mo de elec­tri­ci­dad de los ho­ga­res y su ni­vel de desa­rro­llo. Só­lo hay que exa­mi­nar la car­ti­lla de des­abas­te­ci­mien­to cu­ba­na pa­ra ver re­fle­ja­do el atra­so en el ra­cio­na­mien­to de com­bus­ti­ble. En­tre los ocho ti­pos que se con­tro­lan lee­mos: car­bón o le­ña, que­ro­se­ne pa­ra re­fri­ge­ra­dor, alum­bra­do de que­ro­se­ne, y que­ro­se­ne con pre­ca­len­ta­mien­to.

¿Y qué del aseo, la hi­gie­ne y la sa­lud? El cu­bano de a pie re­ci­be un tu­bi­to de pas­ta den­tal al mes. Pe­ro no siem­pre apa­re­ce. La sa­lud bu­cal es­tá in­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to cor­po­ral, es­pe­cial­men­te en una po­bla­ción en­ve­je­ci­da co­mo la cu­ba­na. Es peor la si­tua­ción del ja­bón de ba­ño. He via­ja­do por to­do el mun­do y ja­más he en­con­tra­do un pue­blo más lim­pio que el cu­bano. Pe­ro el de en­ton­ces, no el de aho­ra. Co­mo po­dría ser­lo con me­dia pas­ti­lla de ja­bón, cuan­do más, ca­da dos me­ses. Y peor es la si­tua­ción del la­va­do de las pie­zas de ves­tir, ya que el ja­bón de la­var es de en­tre­ga aún más in­fre­cuen­te, y el de­ter­gen­te ha­ce tiem­po hi­zo mu­tis por el fo­ro. No en bal­de en las en­cues­tas que ha­ce el ré­gi­men pa­ra to­mar­le el pul­so a la po­bla­ción, el 21 por cien­to men­cio­nó los pro­duc­tos de hi­gie­ne y lim­pie­za en­tre las prin­ci­pa­les ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción.

Pa­ra re­ma­tar la sa­lud en la is­la, lo que sí se en­tre­ga en abun­dan­cia es el ci­ga­rro (que mu­chos otros la­ti­noa­me­ri­ca­nos lla­man ci­ga­rri­llo). Ese si no fal­ta ca­da mes pa­ra ho­rror de mi her­mano el pul­mo­nó­lo­go (cla­ro, Fi­del no fu­ma, pe­ro en­ve­ne­na). En el ci­ga­rro cu­rio­sa­men­te se en­tre­gan dos va­rie­da­des: el fuer­te y el sua­ve. Y es el pri­me­ro el que nun­ca fal­ta. Es­ta no­ci­va abun­dan­cia se la te­ne­mos que apun­tar a la Sou­za Cruz bra­si­le­ña, una fi­lial de la Bri­tish Ame­ri­can To­bac­co, que con­tro­la es­ta in­dus­tria en Cu­ba, co­mo con­se­cuen­cia de que Cu­ba no pa­ga sus deu­das, ni to­ma cho­co­la­te. Los bra­si­le­ños cam­bia­ron la deu­da por ac­ti­vos ha­cia fi­na­les de los no­ven­ta, y des­pués su com­pa­ñía fue ad­qui­ri­da por los bri­tá­ni­cos. El me­nos per­ni­cio­so ta­ba­co (pa­ra otros his­pa­nos ci­ga­rros) bri­lla por su au­sen­cia, lo que no su­ce­de con los fós­fo­ros, que ate­rri­zan tres ve­ces al año.

Cu­rio­sa­men­te hay pro­duc­tos que apa­re­cen im­pre­sos en la car­ti­lla y que los cu­ba­nos ha­ce tiem­po no pro­nun­cian, co­mo la man­te­ca y el to­ma­te. Mien­tras que otro esen­cial se agre­ga a mano: una li­bra de sal ca­da tres me­ses. ¿Se­rá por­que dos de ellos pu­die­ran ser per­ni­cio­sos a la sa­lud? Yo no creo que a los je­rar­cas de Cu­ba es­to les im­por­te. Lo que sí es cla­ve pa­ra esa ro­bo­lu­ción son sus cuen­tas nu­me­ra­das en los ban­cos sui­zos. Es­tos bie­nes es­tán des­apa­re­ci­dos, o en fal­ta (co­mo el pe­tró­leo ve­ne­zo­lano y el azú­car blan­ca, que no la prie­ta) al vai­vén de los ne­go­cios de las pi­ra­ñas de la pi­ña­ta cu­ba­na.

La car­ti­lla tam­bién es­pe­ci­fi­ca la die­ta de los en­fer­mos. Es­ta pa­re­cie­ra des­ti­na­da a pro­lon­gar la en­fer­me­dad. Co­men­te­mos las en­tra­das: cuan­do más dos li­bras de cár­ni­cos (co­mo pi­ca­di­llo de so­ya ex­ten­di­do) al mes, un ki­lo­gra­mo de le­che en pol­vo apro­xi­ma­da­men­te ca­da dos me­ses, y le­che agua­da y des­cre­ma­da (cuan­do apa­re­ce) una vez ca­da tres días. Y pa­ra de con­tar. pa­ra po­ner­le la ta­pa al po­mo del fu­tu­ro, el atra­so y la fal­ta de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, so­cial, y cul­tu­ral de la is­la, se pre­vé que em­peo­re, ya que se­gún el or­de­na­mien­to ( ran­king) del In­ter­na­tio­nal Bu­si­ness Ch­ro­ni­cle apa­re­ce en el úl­ti­mo lu­gar de las Amé­ri­cas (más ba­jo que Hai­tí) en cuan­to a la tec­no­lo­gía co­mu­ni­ca­cio­nal. Su uti­li­za­ción te­le­fó­ni­ca, tan­to la tra­di­cio­nal co­mo la ce­lu­lar, su dis­po­ni­bi­li­dad de compu­tado­ras, y su ac­ce­so de to­do ti­po a la in­ter­net, ya sa­bía­mos que eran de los más ba­jos del mun­do.

Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.