Un ges­to de amor rom­pe la so­le­dad en las Na­vi­da­des

El Nuevo Herald - - Primer Plano - TODD WRIGHT / AFP The Mia­mi He­rald

Pa­ra

unas 200 de las per­so- nas me­nos afor­tu­na­das del con­da­do Bro­ward, un par de cal­ce­ti­nes, un es­tu­che de hi­gie­ne per­so­nal, y al­guien que les es­cu­cha­ra fue el me­jor re­ga­lo de Na­vi­dad que han re­ci­bi­do en años.

Lo mis­mo pue­de de­cir­se de los vo­lun­ta­rios del Ju­bi­lee Cen­ter of South Bro­ward en Holly­wood, que pa­sa­ron gran par­te del día no con sus fa­mi­lias, sino dán­do­le de co­mer a los des­am­pa­ra­dos.

‘‘Me pa­re­ce que eso es pre­ci­sa­men­te lo que sig­ni­fi­ca la Na­vi­dad: asis­tir a los que tie­nen me­nos que uno’’, di­jo Pat Chu­ker­man, de Da­nia Beach, que ayu­dó a ser­vir pla­tos ca­lien­tes a los ne­ce­si­ta­dos.

Co­no­ci­do co­mo Soup Kit­chen, Ju­bi­lee lle­va par­ti­ci­pan­do en las fes­ti­vi­da­des na­vi­de­ñas des­de ha­ce 26 años. Sin em­bar­go, los vi­si­tan­tes re­ci­bie­ron al­go más que una co­mi­da ca­lien­te.

Tres me­sas lle­nas de ani­ma­les de pe­lu­che, fi­gu­ri­llas de ju­gue­te, vi­deos de ani­ma­dos de Dis­ney y otros re­ga­los fue­ron ob­se­quia­dos a los des­am­pa­ra­dos pa­ra que se los re­ga­la­ran a sus hi­jos o tal vez pa­ra que se que­da­ran con ellos. Pa­ra la ma­yo­ría tal vez son los úni­cos re­ga­los que re­ci­bi­rán.

Ju­bi­lee igual­men­te ob­se­quió ca­mi­sas, cal­ce­ti­nes, pas­ta den­tal y otros ar­tícu­los que pre­via­men­te ha­bían re­co­gi­do los vo­lun­ta­rios.

Unas 120 per­so­nas re­ci­ben dia­ria­men­te un al­muer­zo ca­lien­te del cen­tro de ser­vi- cios so­cia­les, pe­ro la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va Tammy Mor­ton di­jo que es­te año fue par­ti­cu­lar­men­te gra­ti­fi­can­te.

Ju­bi­lee se ha con­ver­ti­do en un tó­pi­co po­lé­mi­co por las di­fi­cul­ta­des que tie­ne pa­ra so­bre­vi­vir fi­nan­cie­ra­men­te. Al­gu­nos re­si­den­tes del ba­rrio se han que­ja­do an­te la co­mi- sión mu­ni­ci­pal so­bre la clien­te­la del cen­tro, lo que mo­ti­vó que la co­mi­sión dis­cu­tie­ra la po­si­bi­li­dad de mu­dar el cen­tro pa­ra otra par­te, o tal vez ce­rrar­lo. ‘‘Veo es­to co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra ellos. Al no­so­tros ha­cer es­to, ellos sa­ben que tie­nen una opor­tu­ni­dad de ser me­jo­res de lo que son. Les da con­fian­za a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes’’, di­jo Mor­ton, que sa­cri­fi­có pa­sar la Na­vi­dad con su es­po­so y sus tres hi­jos.

Sin em­bar­go, los que va­gan de un la­do a otro por las ca­lles de la ciu­dad no re­ci­bie­ron úni­ca­men­te una co­mi­da ca­lien­te.

Phy­llis Min­den ex­hi­bió una am­plia son­ri­sa mien­tras re­ga­la­ba pe­rros y osos de pe­lu­che a al­gu­nas de las mu­je­res que sa­lían del cen­tro.

Fue la pri­me­ra vez que Min­den, de Pem­bro­ke Pi­nes, tra­ba­ja­ba co­mo vo­lun­ta­ria en el cen­tro. Al­re­de­dor de otros 32 vo­lun­ta­rios re­nun­cia­ron a pa­sar las fies­tas con sus fa­mi­lias pa­ra ha­cer­lo con los ne­ce­si­ta­dos.

PHYLIS MINDER mues­tra en el Ju­bi­lee Soup Kit­chen de Holly­wood un oso de pe­lu­che a Al­bert Car­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.