Los per­fu­mes ca­ros pier­den la pre­fe­ren­cia del pú­bli­co

El Nuevo Herald - - Sur De La Florida - CH­RIS­TI­NA PASSARIELLO The Wall Street Jour­nal

Lue­go

de años de au­ge de las esen- cias de ce­le­bri­da­des y fra­gan­cias de las ca­sas de mo­da, los con­su­mi­do­res es­tán vi­ran­do la na­riz a los per­fu­mes de di­se­ña­do­res.

‘‘La ofer­ta es tan enor­me que uno se pier­de en una per­fu­me­ría’’, afir­ma Da­nie­la An­drier, fa­bri­can­te de per­fu­mes en la com­pa­ñía sui­za Gi­vau­dan. ‘‘Es co­mo de­vo­rar un pla­to con mu­cha co­mi­da y per­der el ape­ti­to’’.

En los úl­ti­mos años, mar­cas de mo­da ex­clu­si­vas co­mo Prada, Guc­ci y Her­mes han es­ta­do crean­do nue­vas fra­gan­cias co­mo una for­ma de se­du­cir a los con­su­mi­do­res que no pue­den pa­gar sus bol­sos de $5,000, pe­ro pue­den per­mi­tir­se el lu­jo con un fras­co de $100 de eau de toi­let­te. Ce­le­bri­da­des co­mo Jen­ni­fer Lopez y Ce­li­ne Dion tam­bién han crea­do lí­neas de per­fu­mes que lle­van su nom­bre.

Más de 200 de los lla­ma­dos per­fu­mes pres­ti­gio­sos –los que se ven­den en tien­das por de­par­ta­men­tos y de cos­mé­ti­cos en lu­gar de far­ma­cias o su­per­mer­ca­dos– fue­ron pre­sen­ta­dos so­la­men­te en Es­ta­dos Uni­dos en el 2006, se­gún los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles de la fir­ma de in­ves­ti­ga­cio­nes de mer­ca­do NPD Group.

Pe­ro a pe­sar de las es­ta­dís­ti­cas, las ven­tas de es­tos per­fu­mes ex­clu­si­vos, que com­po­nen el 60 por cien­to del mer­ca­do de fra­gan­cias to­tal, se han ido des­ace­le­ran­do. Los in­gre­sos to­ta­les subie­ron un 3 por cien­to has­ta $18,000 mi­llo­nes en el 2006, de acuer­do con la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción Eu­ro­mo­ni­tor, y se cree que crez­ca aún me­nos en el 2007. En con­tras­te, el sec­tor de los bie­nes de lu­jo tu­vo un cre­ci­mien­to de al­re­de­dor del 12% ese año.

Al­gu­nos lan­za­mien­tos de per­fu­mes han re­sul­ta­do ser un gran fias­co. El pa­sa­do año, YSL Beau­te, la di­vi­sión de be­lle­za del con­glo­me­ra­do de­ta­llis­ta y de mo­das PPR que pro­du­ce el perfume pa­ra la ca­sa de mo­das Yves Saint Lau­rent, re­ti­ró del mer­ca­do la fra­gan­cia Nu cin­co años des­pués de ha­ber­la in­tro­du­ci­do. Tam­bién sus­pen­dió la ven­ta de una fra­gan­cia mas­cu­li­na más re­cien­te, M7, en EEUU an­tes de que las ven­tas se pa­ra­li­za­ran. Un por­ta­voz di­jo que otros nue­vos per­fu­mes de YSL, co­mo Ci­ne­ma, han te­ni­do me­jo­res re­sul­ta­dos.

La ra­zón es el abu­so del ol­fa­to. Pa­ra atraer a los con­su­mi­do­res, las mar­cas de perfume han mon­ta­do in­men­sas cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias y de dis­tri­bu­ción, ven­dien­do los per­fu­mes no só­lo en sus pro­pias bou­ti­ques, sino tam­bién en las tien­das por de­par­ta­men­tos y en las zo­zas fran­cas de los ae­ro­puer­tos de to­do el mun­do. Tam­bién han man­te­ni­do los pre­cios ba­jos. Mien­tras los bol­sos de piel de lu­jo y las ga­fas pa­ra el sol han au­men­ta­do con­sis­ten­te­men­te de pre­cio, la ma­yo­ría de los per­fu­mes de di­se­ña­do­res cues­tan aún me­nos de $100.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.