Con­de­na­dos y muer­te mis­te­rio­sa en Argentina

El Nuevo Herald - - Sur De La Florida - EFE BUENOS AIRES

Unm­si­lait­cae­rerd­soy­teun­caet­xó­pli­coo­lic,ísaie­te fue­ron con­de­na­dos en el 2007 en Argentina por de­li­tos de re­pre­sión du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra, mien­tras que un ex ma­rino que es­ta­ba a pun­to de co­rrer la mis­ma suer­te mu­rió en­ve­ne­na­do por cia­nu­ro.

El año trans­cu­rrió, por el con­tra­rio, sin que hu­bie­ra avan­ces en el ca­so del ‘‘pri­mer des­apa­re­ci­do de la de­mo­cra­cia’’, co­mo se lla­ma a un sep­tua­ge­na­rio al­ba­ñil cu­yo pa­ra­de­ro se des­co­no­ce días des­pués de de­cla­rar en un jui­cio con­tra un ex po­li­cía con­de­na­do pos­te­rior­men­te a ca­de­na per­pe­tua por de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad.

En otra tras­cen­den­te re­so­lu­ción dic­ta­da en ju­lio la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­na­les los in­dul­tos que be­ne­fi­cia­ron a con­de­na­dos, pro­ce­sa­dos o acu­sa­dos de de­li­tos de re­pre­sión en el ré­gi­men mi­li­tar (1976-1983).

Una cau­sa reavi­vó la po­lé­mi­ca res­pec­to al pa­pel de la Igle­sia du­ran­te los años de dic­ta­du­ra, un tri­bu­nal de la pro­vin­cia de Buenos Aires con­de­nó el 9 de oc­tu­bre a ca­de­na per­pe­tua al sa­cer­do­te Ch­ris­tian Von Wer­nich, el pri­mer re­li­gio­so sen­ten­cia­do por de­li­tos de re­pre­sión en la de­no­mi­na­da ‘‘gue­rra su­cia’’.

Du­ran­te las au­dien­cias, nu­me­ro­sos tes­ti­gos de­cla­ra­ron que el ex ca­pe­llán de la po­li­cía co­la­bo­ró con la dic­ta­du­ra, ejer­ció de ‘‘agen­te de in­te­li­gen­cia’’ y par­ti­ci­pó en se­sio­nes de tor­tu­ra.

An­tes de co­no­cer el ve­re­dic­to, Von Wer­nich rom­pió el si­len­cio que ha­bía man­te­ni­do du­ran­te gran par­te del pro- ce­so y, me­dian­te ci­tas bí­bli­cas, alu­dió a la ne­ce­si­dad de re­con­ci­lia­ción y com­pa­ró a quie­nes de­cla­ra­ron en su con­tra con el ‘‘de­mo­nio’’.

La cú­pu­la de la Igle­sia ca­tó­li­ca di­jo es­tar ‘‘con­mo­vi­da’’ por la sen­ten­cia, pe­ro ase­gu­ró que el sa­cer­do­te ha­bía ac­tua­do ‘‘ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal’’, pro­nun­cia­mien­to que fue con­si­de­ra­do ‘‘in­su­fi­cien­te’’ por los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos.

Ch­ris­tian Von Wer­nich es un ‘‘tor­tu­ra­dor’’ y un ‘‘ase­sino’’ que uti­li­zó sus há­bi­tos pa­ra for­mar par­te de un ‘‘plan cri­mi­nal’’ du­ran­te el go­bierno de fac­to, con­clu­yó el tri­bu­nal que lo con­de­nó.

En la que fue la pri­me­ra con­de­na a mi­li­ta­res tras la anu­la­ción par­la­men­ta­ria de las ‘‘le­yes del per­dón’’, en el 2003, el juez Ariel Li­jo dic­tó el 18 de di­ciem­bre pe­nas de en­tre 20 y 25 años de pri­sión pa­ra sie­te an­ti­guos man­dos del Ejér­ci­to y un ex po­li­cía por el se­cues­tro y la des­apa­ri­ción de una vein­te­na de gue­rri­lle­ros.

Las con­de­nas más se­ve­ras fue­ron pa­ra el ex je­fe del Ejér­ci­to Cris­tino Ni­co­lai­des y los an­ti­guos man­dos Jor­ge Arias Du­val y San­tia­go Ho­ya, con­de­na­dos a 25 años de cár­cel.

Li­jo im­pu­so ade­más 23 años a Juan Car­los Gual­co y Wal­do Rol­dán, 21 años a Car­los Fon­ta­na y 20 años a Pascual Gue­rrie­ri.

El ex po­li­cía Ju­lio Simón, con­de­na­do en el 2006 a ca­de­na per­pe­tua por la des­apa­ri­ción de un ma­tri­mo­nio com­pues­to por un chi­leno y una argentina y el ro­bo de la hi­ja de am­bos.

El juez Li­jo con­si­de­ró pro­ba­do que los con­de­na­dos for- ma­ron par­te de una ‘‘aso­cia­ción ilí­ci­ta’’ que se­cues­tró, tor­tu­ró e hi­zo des­apa­re­cer a un gru­po de gue­rri­lle­ros de la or­ga­ni­za­ción Mon­to­ne­ros, ala de la iz­quier­da del pe­ro­nis­mo en la dé­ca­da de 1970.

Días des­pués de es­ta sen­ten­cia, otro de los con­de­na­dos Ho­ya, de 83 años, mu­rió en el Hos­pi­tal Mi­li­tar de Buenos Aires a con­se­cuen­cia de un in­far­to, aun­que el juez ha or­de­na­do la au­top­sia al ca­dá­ver pa­ra de­ter­mi­nar qué pu­do ha­ber­lo pro­vo­ca­do.

Las sos­pe­chas se fun­da­men­tan en lo ocu­rri­do el 10 de di­ciem­bre con el ex ma­rino Héc­tor Fe­bres, quien mu­rió cua­tro días an­tes de co­no­cer el ve­re­dic­to de un jui­cio en su con­tra por de­li­tos de re­pre­sión en la Es­cue­la de Me­cá­ni­ca de la Ar­ma­da (ESMA), la prin­ci­pal cár­cel clan­des­ti­na de la dic­ta­du­ra.

Fe­bres, uno de los más cruen­tos tor­tu­ra­do­res de la ESMA, se­gún coin­ci­die­ron los tes­ti­gos del pro­ce­so oral y pú­bli­co, fa­lle­ció de un ata­que al co­ra­zón pro­vo­ca­do por ‘‘al­tas do­sis’’ de cia­nu­ro, de acuer­do con la au­top­sia.

Li­jo de­tu­vo a la es­po­sa y a los dos hi­jos del re­pre­sor, ade­más de a dos ofi­cia­les de la Pre­fec­tu­ra Na­val (guar­da­cos­tas) que lo cus­to­dia­ban, y tra­ta de es­ta­ble­cer si Fe­bres se sui­ci­dó o fue ase­si­na­do an­tes de co­no­cer la sen­ten­cia.

En una re­so­lu­ción lar­ga­men­te es­pe­ra­da por los or­ga­nis­mos hu­ma­ni­ta­rios, el 13 de ju­lio la Cor­te Su­pre­ma de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal el per­dón otor­ga­do en 1989 al ex ge­ne­ral San­tia­go Riveros, si bien el fa­llo sien­ta ju­ris­pru­den­cia pa­ra el res­to de los in­dul­tos con­ce­di­dos a re­pre­so­res del ré­gi­men mi­li­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.