Ma­sa­cre sa­cu­de a México tras 10 años

El Nuevo Herald - - Sur De La Florida - MARC LA­CEY /NYT AC­TEAL, México

Fue ha­ce 10 años que ga­ti­lle­ros ba­ja­ron a hur­ta­di­llas las la­de­ras de la co­li­na pa­ra lle­gar al cen­tro de es­te em­po­bre­ci­do pue­blo in­dí­ge­na en el es­ta­do de Chia­pas. Pa­ra cuan­do hu­ye­ron ho­ras des­pués, los ata­can­tes ha­bían lle­na­do el pi­so de cas­qui­llos de ba­la y ma­ta­do a 45 per­so­nas inocen­tes, in­clui­das 21 mu­je­res y 15 ni­ños.

Des­de la ma­sa­cre en Ac­teal, el 22 de di­ciem­bre de 1997, se ha de­te­ni­do y sen­ten­cia­do a do­ce­nas de per­so­nas. Sin em­bar­go, el ca­so si­gue tan ne­bu­lo­so co­mo la co­mu­ni­dad, la cual se ubi­ca tan al­ta en las mon­ta­ñas que en oca­sio­nes las nu­bes an­dan al ni­vel del sue­lo y la ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te pue­de des­apa­re­cer en­tre bru­ma.

El en­ton­ces pre­si­den­te Er­nes­to Ze­di­llo, co­mo reac­ción a la in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal por los ase­si­na­tos, or­de­nó una in­ves­ti­ga­ción agre­si­va.

Lo que en­con­tra­ron los fis­ca­les fue ho­rri­ble: aun­que fun­cio­na­rios del go­bierno y la po­li­cía no ha­bían em­pu­ña­do las ar­mas ese día, per­mi­tie­ron que ocu­rrie­ra la ma­tan­za y al­te­ra­ron la es­ce­na del cri­men des­pués.

Los ase­si­nos ha­bían si­do miem­bros del en­ton­ces go­ber­nan­te Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal o PRI. Las víc­ti­mas eran ca­tó­li­cos ro­ma­nos de un gru­po lla­ma­do Las Abe­jas que sim­pa­ti­za­ban con los re­bel­des za­pa­tis­tas que se ha­bían re­be­la­do en Chia­pas.

To­dos los in­vo­lu­cra­dos eran in­dí­ge­nas tzot­zi­les po­bres, mu­chos de ellos em­pa­ren­ta­dos.

Una dé­ca­da des­pués de la ma­sa­cre, los tzot­zi­les vi­ven la­do a la­do pe­ro di­vi­di­dos. En un gru­po, el que apo­ya al PRI, mu­chos de los hom­bres fue­ron en­via­dos a pri­sión por los ase­si­na­tos. Los otros, del gru­po Las Abe­jas, que vi­ven por la ca­rre­te­ra, in­sis­ten en que aún no se re­suel­ven más ase­si­na­tos.

En­tre tan­to, los tri­bu­na­les de México ba­ta­llan pa­ra lle­var lo que ha lle­ga­do a ser uno de los ca­sos más pro­lon­ga­dos y más com­ple­jos del país. Una do­ce­na de jue­ces ha par­ti­ci­pa­do en los jui­cios, y aho­ra, en las ape­la­cio­nes de las sen­ten­cias.

Ha­ce un año, la Clí­ni­ca de Li­ti­gio de In­te­rés Pú­bli­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­ca em­pe­zó a de­fen­der a los sen­ten­cia­dos por par­ti­ci­par en la ma­sa­cre. Los abo­ga­dos di­cen que han en­con­tra­do que la in­dig­na­ción por lo que su­ce­dió a los inocen­tes ese día ha con­du­ci­do a más abu­sos. Men­cio­nan una cam­pa­ña pa­ra aco­rra­lar a cual­quie­ra, con lo cual se en­via­ron a pri­sión mu­chas per­so­nas inocen­tes.

‘‘El ca­so Ac­teal mues­tra to­dos los pro­ble­mas del sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal en México’’, di­jo Ja­vier An­gu­lo, quien im­par­te cá­te­dra de de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal en el Cen­tro y su­per­vi­sa a un gru­po de es­tu­dian­tes que es­tán re­pre­sen­tan­do los acu­sa­dos de Ac­teal. ‘‘Re­sol­vi­mos el pro­ble­ma de la ma­sa­cre de Ac­teal crean­do otros y de­te­nien­do gen­te que no hi­zo ab­so­lu­ta­men­te na­da’’.

El ca­so es ideal, ar­gu­men­ta An­gu­lo, pa­ra mos­trar los es­tu­dian­tes de de­re­cho que se de­be­ría tra­tar jus­ta­men­te ca­da acu­sa­do, aun si exis­te gran cons­ter­na­ción pú­bli­ca por un cri­men en par­ti­cu­lar.

‘‘Es­te es el ca­so más com­pli­ca­do en México’’, di­jo en Tuxtla Gu­tié­rrez, la ca­pi­tal del es­ta­do de Chia­pas, don­de pre­pa­ra la ape­la­ción de las sen­ten­cias de al­gu­nos de los hom­bres. ‘‘Es po­si­ble que en 10 años más se­gui­re­mos ha­blan­do so­bre lo que su­ce- dió real­men­te en Ac­teal’’.

Se han exa­ge­ra­do y mi­ti­fi­ca­do los de­ta­lles del ca­so en mu­chas for­mas, di­jo. La can­ti­dad de ase­si­nos, que él es­ta­ble­ce en nue­ve, ha au­men- ta­do a cien­tos en las es­ti­ma­cio­nes de al­gu­nas per­so­nas. Tes­ti­gos que en su pri­me­ra de­cla­ra­ción no pu­die­ron pro­por­cio­nar nin­gún nom­bre de los ata­can­tes des­pués die­ron las au­to­ri­da­des lis­tas de­ta­lla­das de hom­bres que dis­pa­ra­ron las ar­mas. La pri­me­ra ver­sión del ata­que, de que a las víc­ti­mas de Ac­teal les dis­pa­ra­ron cuan­do es­ta­ban re­zan­do en una igle­sia, se exa­ge­ró pa­ra pro­por­cio­nar un ac­to es­pan­to­so y una re­so­nan­cia aún más si­nies­tra, di­jo.

Los de­fen­so­res de las per­so­nas que mu­rie­ron en Ac­teal ex­pre­san su fu­ria con­tra quie­nes se atre­ven a de­fen­der a los acu­sa­dos. ‘‘Di­cen tan­tas men­ti­ras’’, di­jo Die­go Pé­rez Ji­mé­nez, pre­si­den­te del gru­po Las Abe­jas, quien es­tá pre­sio­nan­do al go­bierno pa­ra ob­te­ner in­dem­ni­za­cio­nes pa­ra las fa­mi­lias de los muer­tos. ‘‘Es­tos ti­pos en la cár­cel son ase­si­nos, y hay más allá afue­ra. Esa es la ver­dad’’.

Al­go es­tá cla­ro, que el pro­lon­ga­do pro­ce­so ju­di­cial ha he­cho po­co pa­ra ali­viar las ten­sio­nes en las co­li­nas

Es­te­la Lu­na Váz­quez de 39 años, cu­yo es­po­so re­ci­bió una sen­ten­cia de 36 años por par­ti­ci­par en la ma­sa­cre de Ac­teal, in­sis­te en que él se en­con­tra­ba en su ca­sa con ella la tar­de del 22 de di­ciem­bre, cuan­do es­cu­chó el ti­ro­teo por el ca­mino.

Ella lu­cha, di­jo, por con­te- ner su odio con­tra quie­nes acu­sa­ron a su es­po­so, in­clui­do su pri­mo que apo­ya a los za­pa­tis­tas. ‘‘Nos quie­ren a to­dos en la cár­cel’’, di­jo ha­blan­do por me­dio de un in­tér­pre­te del tzot­zil.

Mien­tras ha­bla­ba ha­ce po­co, sus dos hi­jas ado­les­cen­tes se mo­vían de­pri­sa en la co­ci­na pre­pa­ran­do las tor­ti­llas de maíz en el fo­gón abier­to. ‘‘Nun­ca per­mi­ti­ría que mis hi­jas se ca­sa­ran con uno de ellos’’, di­jo de los in­dí­ge­nas tzot­zi­les que vi­ven por el ca­mino. ‘‘Les di­ría: ‘Ellos pu­sie­ron a tu pa­dre en la cár­cel. ¿Có­mo pue­des amar a uno de ellos?’’’.

En la pri­sión de má­xi­ma se­gu­ri­dad en Cin­ta­la­pa, el di­rec­tor Fer­nan­do Es­tra­da Rey­na ne­gó ac­ce­so a una vi­si­ta pa­ra cual­quier pri­sio­ne­ro por lo de Ac­teal sin au­to­ri­za­ción por es­cri­to del go­ber­na­dor.

‘‘ Es un ca­so de­li­ca­do’’, di­jo. ‘‘ No po­de­mos de­jar­lo pa­sar. Me cor­ta­rían la ca­be­za. No só­lo me qui­ta­rían el tra­ba­jo. Me me­te­rían en es­ta cár­cel co­mo pre­so si lo de­jo en­trar’’.

No obs­tan­te, no pu­do evi­tar que un pri­sio­ne­ro hi­cie­ra una lla­ma­da pa­ra afue­ra.

Agus­tín Gó­mez Pé­rez, sen­ten­cia­do a 36 años por par­ti­ci­par en la ma­sa­cre de Ac­teal, in­sis­tió des­de un te­lé­fono de la pri­sión que el juez que co­no­ció de su ca­so no to­mó en con­si­de­ra­ción su coar­ta­da y lo con­si­de­ró cul­pa­ble des­de un prin­ci­pio. El su­yo es uno de los ca­sos que es­tán ape­lan­do los abo­ga­dos.

‘‘Lo que su­ce­dió en Ac­teal es muy tris­te’’, di­jo agre­gan­do que se en­te­ró de mu­chos de los de­ta­lles por cua­tro com­pa­ñe­ros con­vic­tos que con­fe­sa­ron ha­ber to­ma­do par­te. ‘‘Pe­ro yo no par­ti­ci­pé. No ma­té una so­la al­ma. He es­ta­do 10 años pa­gan­do los pe­ca­dos de otros’’.

Sin em­bar­go, las pa­la­bras de un so­bre­vi­vien­te del ata­que son igual de per­sis­ten­tes.

‘‘Na­da cal­ma el do­lor, de ha­ce 10 años has­ta aho­ra’’, di­jo Ca­ta­ri­na Mén­dez, a quien le dis­pa­ra­ron sie­te ve­ces du­ran­te la ma­sa­cre, al pe­rió­di­co El Uni­ver­sal ha­ce po­co. ‘‘Lí­de­res ma­los or­ga­ni­za­ron lo que vi­vi­mos en ese en­ton­ces. Por el bien de to­do el mun­do, ne­ce­si­ta­mos ayu­dar a pre­sio­nar por la jus­ti­cia y la ver­dad’’.

RE­SI­DEN­TES DEL pue­blo de Ac­teal con­me­mo­ran el dé­ci­mo aniver­sa­rio de una ma­sa­cre que de­jó un sal­do de 45 muer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.