El Su­mo Pon­tí­fi­ce trae men­sa­je de op­ti­mis­mo a los his­pa­nos

El Nuevo Herald - - Primer Plano - PA­PA VIE­NE DE LA PÁ­GI­NA 1A

cos­ta­do a la igle­sia unos $ 2,000 mi­llo­nes en gas­tos y arre­glos en cor­te y lle­va­do a la quie­bra a seis ar­qui­dió­ce­sis.

Be­ne­dic­to XVI pi­dió re­con­ci­lia­ción y ayu­da pa­ra las víc­ti­mas de lo que en la vís­pe­ra en una reunión con obis­pos ha­bía ca­li­fi­ca­do co­mo ‘‘una pro­fun­da ver­güen­za’’.

Elo­gió a Es­ta­dos Uni­dos co­mo tie­rra de opor­tu­ni­da­des y es­pe­ran­za, pe­ro la­men­tó que la pro­me­sa que re­pre­sen­ta es­ta na­ción no se ha­ya cum­pli­do por com­ple­to con los in­dios y los ne­gros.

Pe­ro in­di­có que la es­pe­ran­za en el fu­tu­ro era ‘‘ en mu­cho una ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta so­cie­dad. Los es­ta­dou­ni­den­ses siem­pre han si­do un pue­blo de es­pe­ran­za.

Lue­go, el pon­tí­fi­ce di­jo en es­pa­ñol: ‘‘ Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nos de len­gua es­pa­ño­la’’, y una ova­ción rom­pió la so­lem­ni­dad de la mi­sa en el es­ce­na­rio de­por­ti­vo.

‘‘De­seo sa­lu­dar­les con las mis­mas pa­la­bras que Cris­to re­su­ci­ta­do di­ri­gió a los após­to­les: Paz a us­te­des’’.

Be­ne­dic­to XVI no hi­zo re­fe­ren­cia di­rec­ta a las di­fi­cul­ta­des de los mi­llo­nes de in­mi­gran­tes his­pa­nos in­do­cu­men­ta­dos y la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca que el de­ba­te so­bre su pre­sen­cia ha crea­do en el país, pe­ro les pi­dió que ‘‘ no se de­jen ven­cer por el pe­si­mis­mo, la iner­cia o los pro­ble­mas’’.

El Pa­pa pi­dió a los his­pa­nos que sean ‘‘sem­bra­do­res de la es­pe­ran­za’’ y a ‘‘con­ti­nuar con­tri­bu­yen­do al fu­tu­ro de la igle­sia en es­te país y a la di­fu­sión del Evan­ge­lio.

‘‘To­dos es­tán uni­dos a Cris­to y en­tre us­te­des su tes­ti­mo­nio evan­ge­li­za­dor se­rá creí­ble y flo­re­ce­rá en co­pio­sos fru­tos, paz y re­con­ci­lia­ción en me­dio de un mun­do mu­chas ve­ces mar­ca­do por di­vi­sio­nes y en­fren­ta­mien­tos’’, agre­gó.

Es­tas pa­la­bras del Pa­pa no fue­ron, sin em­bar­go, las úni­cas pro­nun­cia­das en es­pa­ñol du­ran­te la mi­sa. La pri­me­ra lec­tu­ra, del Li­bro de los He­chos de los Após­to­les, se hi­zo en cas­te­llano.

Igual­men­te, hu­bo una in­ter­pre­ta­ción del fol­clo­re la­ti­noa­me­ri­cano y des­pués de la co­mu­nión el te­nor es­pa­ñol Plá­ci­do Do­min­go can­tó. A pe­di­do del pon­tí­fi­ce, se acer­có a és­te pa­ra re­ci­bir de ro­di­llas su ben­di­ción.

Al con­cluir la mi­sa de dos ho­ras, Be­ne­dic­to ben­di­jo a la mul­ti­tud que le acla­ma­ba, con al­gu­nos de los pre­sen­tes agi­tan­do ban­de­ras del Va­ti­cano. Pos­te­rior­men­te, se di­ri­gió a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de América en Washington, don­de pi­dió que la en­se­ñan­za re­li­gio­sa sea ac­ce­si­ble pa­ra las per­so­nas de cual­quier es­tra­to so­cial y eco­nó­mi­co.

El Pon­tí­fi­ce pro­nun­ció su dis­cur­so an­te unas 600 per­so­nas, en­tre ellas 235 rec­to­res de las fa­cul­ta­des e ins­ti­tu­tos ca­tó­li­cos, ade­más de pro­fe­so­res y uni­ver­si­ta­rios.

Las es­cue­las ca­tó­li­cas del país, don­de es­tu­dian cer­ca de tres mi­llo­nes de jó­ve­nes, ‘‘ han ayu­da­do a ge­ne­ra­cio­nes de in­mi­gran­tes a sa­lir de la mi­se­ria y a si­tuar­se en la so­cie­dad ac­tual’’, apun­tó.

Por ello, el Pa­pa pi­dió que es­ta la­bor ‘‘con­ti­núe’’, al des­ta­car que ‘‘ nin­gún ni­ño y ni­ña de­be ser ne­ga­do de una edu­ca­ción en la fe, que a su vez, nu­tre el es­pí­ri­tu de la na­ción’’.

Fi­nal­men­te, el Pa­pa se reunió por sor­pre­sa en la ca­pi­lla de la nun­cia­tu­ra de Washington con un pe­que­ño gru­po de víc­ti­mas de los abu­sos se­xua­les por par­te de sa­cer­do­tes pe­de­ras­tas. La reunión no se ha­bía in­clui­do en el pro­gra­ma del Pa­pa, pe­ro las fa­mi­lias de las víc­ti­mas ha­bían pe­di­do con in­sis­ten­cia po­der ser re­ci­bi­das por Be­ne­dic­to XVI.

UNA ES­TU­DIAN­TE con una mi­tra se son­ríe con sus ami­gos mien­tras es­pe­ra la lle­ga­da del Su­mo Pon­tí­fi­ce en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de América.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.