Ata­que de Al Qai­da de­ja 53 muer­tos en Irak

El Nuevo Herald - - Primer Plano - MAR­WAN IBRAHIM / AFP KIR­KUK, Irak

Mi­li­cia­nos su­ni­tas alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos con­tra Al Qai­da en Irak fue­ron blan­co ayer de va­rios ata­ques que de­ja­ron al me­nos 53 muer­tos, en el nor­te de Irak y en Bagdad.

Es­ta san­grien­ta jor­na­da se pro­du­jo al día si­guien­te de que el pri­mer mi­nis­tro ira­quí Nu­ri al Ma­li­ki ga­ran­ti­za­ra el miér­co­les que la ‘‘ vic­to­ria de­fi­ni­ti­va’’ con­tra los se­gui­do­res de Osa­ma Bin La­den es­tá cer­ca.

Un te­rro­ris­ta hi­zo es­ta­llar su car­ga ex­plo­si­va en me­dio de una mu­che­dum­bre con­gre­ga­da en la al­dea de Bu Moha­med, en la pro­vin­cia de Di­ya­la, con­si­de­ra­da una de las más pe­li­gro­sas del país.

Al me­nos 51 per­so­nas allí pre­sen­tes mu­rie­ron y 22 re­sul­ta­ron he­ri­das, se­gún el ca­pi­tán de po­li­cía Ab­da­lá Ja­sem.

Las víc­ti­mas asis­tían a una ce­re­mo­nia en me­mo­ria de dos her­ma­nos, miem­bros de una mi­li­cia lo­cal que lu­cha con­tra Al Qai­da, muer­tos ha­ce dos días.

Bu Moham­med es un po­bla­do su­ni­ta en el nor­te de Bagdad don­de las tri­bus lo­ca­les es­tán com­pro­me­ti­das en una mor­tí­fe­ra lu­cha con­tra los se­gui­do­res de Al Qai­da en Irak.

Des­de ha­ce me­ses, el ejér- ci­to ira­quí y de EEUU efec­tua­ron ope­ra­ti­vos con­tra esos gru­pos ex­tre­mis­tas en cua­tro pro­vin­cias del nor­te de Bagdad: Di­ya­la, Sa­lahe­din, Ní­ni­ve y Kir­kuk.

Un tes­ti­go, Imad Ab­da­lá, pri­mo de los fa­lle­ci­dos, con­tó que el te­rro­ris­ta de­to­nó su car­ga ba­jo la tien­da de cam­pa­ña don­de es­ta­ban reuni­dos los al­dea­nos que ve­nían a des­pe­dir­se de los her­ma­nos.

‘‘Ha­bía muer­tos por to­das par­tes, frag­men­tos de cuer­pos des­pe­da­za­dos’’, ex­pli­có Ab­da­lá, aún en es­ta­do de con­mo­ción.

Se tra­ta del peor aten­ta­do des­de el del 17 de mar­zo en la ciu­dad chii­ta de Ker­ba­la (sur de Bagdad), que de­jó 52 muer­tos.

La fa­mi­lia de los dos muer­tos ha­bía re­ci­bi­do ame­na­zas de miem­bros de Al Qai­da en Irak que bus­ca­ban di­sua­dir­los de or­ga­ni­zar la ce­re­mo­nia, ase­gu­ró un res­pon­sa­ble po­li­cial, que pi­dió el ano­ni­ma­to.

Se pro­du­ce ade­más dos días des­pués de la jor­na­da de aten­ta­dos par­ti­cu­lar­men­te san­grien­ta del mar­tes, que de­ja­ron más de 50 muer­tos en ciu­da­des don­de Al Qai­da se man­tie­ne ope­ra­ti­va.

El miér­co­les, un co­che bom­ba ma­tó a por lo me­nos 40 per­so­nas en Ba­qu­ba, a 60 ki­ló­me­tros al no­res­te de Bagdad. Un te­rro­ris­ta tam­bién aca­bó lue­go con la vi­da de otras 13 per­so­nas en un res­tau­ran­te de Ra­ma­di, a 100 ki­ló­me­tros al oes­te de Bagdad. Y en Mo­sul, a 370 ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal, dos co­ches bom­ba pro­vo­ca­ron la muer­te de do­ce per­so­nas.

Una gue­rra sin cuar­tel en­fren­ta a los se­gui­do­res de Osa­ma bin La­den con los com­ba­tien­tes su­ni­tas que se unie­ron en los úl­ti­mos me­ses a las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses en Irak.

Esos com­ba­tien­tes, per­te­ne­cien­tes a di­ver­sas mi­li­cias, son en su ma­yo­ría ex in­sur- gen­tes que lu­cha­ban con­tra las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas.

Pe­ro la co­man­dan­cia nor­te­ame­ri­ca­na con­si­guió que cam­bia­sen de ban­do, con in­cen­ti­vos fi­nan­cie­ros.

Esos mi­li­cia­nos, que se­gún es­ti­ma­dos es­ta­dou­ni­den­ses su­man 80,000 miem­bros, se con­vir­tie­ron en blan­cos pri­vi­le­gia­dos de los gru­pos ex­tre­mis­tas, que los acu­san de trai­do­res.

SOL­DA­DOS IRAQUIES ins­pec­cio­nan el lu­gar de un aten­ta­do te­rro­ris­ta sui­ci­da en la pro­vin­cia de Di­ya­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.