Po­ten­te bom­ba de ETA de­ja sie­te he­ri­dos

El Nuevo Herald - - Primer Plano - AL­BER­TO LE­TO­NA / AP BIL­BAO

Una

bom­ba de gran po­ten- cia fue de­to­na­da la ma­dru­ga­da de ayer en un ba­rrio pe­ri­fé­ri­co de la ciu­dad por­tua­ria vas­ca de Bil­bao, tras ser re­ci­bi­da una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de ad­ver­ten­cia del pros­cri­to gru­po ar­ma­do ETA.

El ar­te­fac­to hi­rió le­ve­men­te a sie­te po­li­cías, des­tro­zó ven­ta­nas y da­ñó nu­me­ro­sos au­to­mó­vi­les es­ta­cio­na­dos, in­for­ma­ron las au­to­ri­da­des.

La es­ta­tal Ra­dio Na­cio­nal de Es­pa­ña di­jo que la bom­ba es­ta­lló a las 6.00 a.m. (ho­ra lo­cal) del jue­ves, en la Ca­sa del Pue­blo, del go­ber­nan­te Par­ti­do So­cia­lis­ta, en el dis­tri­to de La Pe­ña.

La po­li­cía des­alo­jó a los ve­ci­nos del área, lue­go de que fue­ra re­ci­bi­do un te­le­fo­ne­ma me­dia ho­ra an­tes de la ex­plo­sión, en nom­bre de ETA, en una ofi­ci­na de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca, la Erz­tain­tza.

La ex­plo­sión ocu­rrió un día des­pués de inau­gu­rar el rey Juan Car­los el pe­río­do de se­sio­nes del Par­la­men­to en Madrid, lue­go de las elec­cio­nes del 9 de mar­zo.

‘‘La ex­plo­sión fue en­sor­de­ce­do­ra. Vi­vo en uno de los edi­fi­cios y es­ta­mos to­dos ate­rro­ri­za­dos’’, con­tó Ro­sa Zun­zu­ne­gi, una ju­bi­la­da de 68 años. ‘‘So­mos gen­te de cla­se tra­ba­ja­do­ra. ¿ Por qué nos ata­ca ETA con bom­bas?’’.

Una pa­tru­lla de la Er­tzain­tza des­cu­brió un ma­le­tín sos­pe­cho­so en el lu­gar del aten­ta­do, y co­men­zó a des­alo­jar a los ve­ci­nos de los por­ta­les ad­ya­cen­tes, ade­más de acor­do­nar la se­de de la Ca­sa del Pue­blo ha­cia las 5 a.m.

La ex­plo­sión del jue­ves cau­só da­ños con­si­de­ra­bles en la fa­cha­da e in­te­rior de la Ca­sa del Pue­blo y los edi­fi­cios co­lin­dan­tes.

‘‘ He­mos eva­cua­do a los an­cia­nos, ni­ños y la gen­te que a esa ho­ra dor­mía en sus ca­sas’’, di­jo el se­cre­ta­rio del De­par­ta­men­to Vas­co del In­te­rior Ja­vier Bal­za a la ra­dial Ca­de­na SER.

‘‘Las ca­sas es­tán ex­ten­sa­men­te da­ña­das. Al fi­nal, es la gen­te la que su­fre la lo­cu­ra de los te­rro­ris­tas’’, agre­gó.

El ata­que fue con­de­na­do in­me­dia­ta­men­te por el Par­ti­do So­cia­lis­ta.

‘‘ETA de­be sa­ber que no ob­ten­drá ga­nan­cias po­lí­ti­cas, por­que en un país de­mo­crá­ti­co co­mo Es­pa­ña, na­da se pue­de ga­nar in­te­rrum­pien­do vio­len­ta­men­te las nor­mas de­mo­crá­ti­cas y le­ga­les’’, di­jo el par­ti­do en una de­cla­ra­ción.

Có­mo tra­tar con la ETA es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­ca­ra en su se­gun­do man­da­to el pre­si­den­te del go­bierno Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que en el pri­me­ro man­tu­vo ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas con la ban­da ar­ma­da que fra­ca­sa­ron con el aten­ta­do di­na­mi­te­ro del 30 de di­ciem­bre del 2006 en el ma­dri­le­ño ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, don­de mu­rie­ron dos in­mi­gran­tes ecua­to­ria­nos.

El Mi­nis­te­rio del In­te­rior di­jo que a Es­pa­ña le es­pe­ra un ‘‘lar­go ci­clo’’ de la vio­len­cia eta­rra.

Ro­drí­guez Za­pa­te­ro pi­dió la se­ma­na pa­sa­da al opo­si­tor Par­ti­do Po­pu­lar que se una a sus es­fuer­zos en un fren­te co­mún con­tra ETA. Los con­ser­va­do­res res­pon­die­ron que pri­me­ro desean re­ci­bir ga­ran­tías de que el pre­si­den­te del go­bierno no in­ten­ta­rá ne­go­ciar de nue­vo con el gru­po ar­ma­do.

UN MIEM­BRO de la po­li­cía vas­ca pa­sa fren­te a uno de los au­to­mó­vi­les da­ña­dos por la po­ten­te ex­plo­sión del jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.