La vi­si­ta

El Nuevo Herald - - Primer Plano -

La vi­si­ta del Pa­pa Be­ne­dic­to XVI a Es­ta­dos Uni­dos es un even­to ex­tra­or­di­na­ria­men­te po­si­ti­vo. Du­ran­te al­gu­nos días va­mos a es­tar jun­to a una fi­gu­ra cu­ya so­la pre­sen­cia es una de­nun­cia del re­la­ti­vis­mo cul­tu­ral, la idea de que no exis­ten ver­da­des mo­ra­les, sino só­lo opi­nio­nes. El Pa­pa en­cuen­tra en Es­ta­dos Uni­dos un país don­de, a di­fe­ren­cia de la ago­ni­zan­te Eu­ro­pa, exis­te una fe di­ná­mi­ca y vi­tal. In­for­tu­na­da­men­te, tam­bién ha si­do el cen­tro de la cri­sis de los sa­cer­do­tes pe­de­ras­tas, que ha de­ja­do a la Igle­sia ame­ri­ca­na con más de $2,000 mi­llo­nes de deu­da en los pa­gos por abu­sos se­xua­les, lo que ha obli­ga­do a ce­rrar nu­me­ro­sas pa­rro­quias y co­le­gios, con el con­si­guien­te de­tri­men­to de su la­bor evan­gé­li­ca. Es una cri­sis que se­rá su­pe­ra­da y de la que la Igle­sia sal­drá sa­nea­da y for­ta­le­ci­da.

En Es­ta­dos Uni­dos el Pa­pa ten­drá que en­fren­tar­se a los nu­me­ro­sos ca­tó­li­cos li­be­ra­les que quie­ren que la igle­sia se ‘‘mo­der­ni­ce’’. Es ex­pli­ca­ble. Vi­vi­mos en una so­cie­dad pos­t­in­dus­trial don­de, por de­fi­ni­ción, el cam­bio es bueno. El au­to­mó­vil del 2008 de­be ser me­jor que el del 2007. Y lo mis­mo pue­de de­cir­se prác­ti­ca­men­te de to­dos los ob­je­tos de con­su­mo que nos ro­dean. No es ex­tra­ño que ello tien­da a crear una men­ta­li­dad an­ti­tra­di­cio­na­lis­ta. Es­to, sin em­bar­go, es muy pe­li­gro­so. No se pue­den cam­biar cri­te­rios mo­ra­les mi­le­na­rios co­mo si fue­ran sim­ples ob­je­tos de con­su­mo. Mu­cha gen­te pue­de pen­sar que cam­biar el ca­rro to­dos los años y cam­biar la mu­jer es más o me­nos lo mis­mo. Es­to es una trá­gi­ca fri­vo­li­dad que pue­de en­som­bre­cer la vi­da de in­nu­me­ra­bles hi­jos de pa­dres di­vor­cia­dos.

Des­gra­cia­da­men­te, por com­ple­jas ra­zo­nes his­tó­ri­cas, la so­cie­dad ame­ri­ca­na, la más in­clu­si­va y ge­ne­ro­sa del mun­do, fue, en gran me­di­da, has­ta ha­ce me­dio si­glo, una so­cie­dad ra­cis­ta. Es­to ha ayu­da­do a le­gi­ti­mar la pro­fun­da hos­ti­li­dad de la iz­quier­da ha­cia las tra­di­cio­nes. Es­ta men­ta­li­dad an­ti­tra­di­cio­na­lis­ta es apro­ve­cha­da por los ene­mi­gos de nues­tra so­cie­dad pa­ra tra­tar de des­truir­la. La in­te­lec­tua­li­dad oc­ci­den­tal, do­mi­na­da por la iz­quier­da des­de ha­ce dé­ca­das, es esen­cial­men­te hos­til a la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta y a los va­lo­res que la sus­ten­tan. No im­por­ta que las so­cie­da­des ca­pi­ta­lis­tas sean las más li­bres, crea­do­ras y prós­pe­ras de la his­to­ria. No la com­pa­ran con otras so­cie­da­des rea­les, sino con el es­que­ma abs­trac­to y, por con­si­guien­te, siem­pre la con­si­de­ran de­fi­cien­te. Esa in­te­lec­tua­li­dad que con­tro­la nues­tras uni­ver­si­da­des y po­see una vas­ta in­fluen­cia es abier­ta­men­te mar­xis­ta. Con­fron­tar­la re­quie­re po­de­ro­sos re­cur­sos in­te­lec­tua­les. Na­die con más re­cur­sos que el Pa­pa Be­ne­dic­to XVI, un pro­fun­do y bri­llan­te teó­lo­go.

En su dis­cur­so en la Ca­sa Blan­ca, Be­ne­dic­to XVI nos re­cor­dó que la fe re­li­gio­sa es­tá en los fun­da­men­tos mis­mos de la na­ción ame­ri­ca­na. Nues­tra De­cla­ra­ción de In­de- pen­den­cia di­ce: ‘‘Sos­te­ne­mos co­mo evi­den­tes es­tas ver­da­des: que to­dos los hom­bres son crea­dos igua­les; que son do­ta­dos por su Crea­dor de cier­tos de­re­chos inalie­na­bles; que en­tre és­tos es­tán la vi­da, la li­ber­tad y la bús­que­da de la fe­li­ci­dad’’. Car­los Marx, por su par­te, de­cía que la re­li­gión era el opio del pue­blo. Son dos con­cep­cio­nes ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes y en una lu­cha de­ses­pe­ra­da. No es­toy exa­ge­ran­do. Ha­ce años que una tra­di­ción tan be­lla, tan que­ri­da y tan in­men­sa­men­te po­pu­lar co­mo las Na­vi­da­des es­tá ba­jo ata­que en Es­ta­dos Uni­dos. Por fa­vor, ya no se pue­de de­cir ‘‘fe­li­ces Pas­cuas’’, hay que de­cir ‘‘fe­li­ces fies­tas’’. ¿De dón­de sa­lió eso? ¿A quién ofen­de la ce­le­bra­ción de las Pas­cuas cris­tia­nas? Y, su­po­nien­do que hu­bie­ra al­gu­nos mu­sul­ma­nes fun­da­men­ta­lis­tas, ju­díos in­tran­si­gen­tes o ateos re­cal­ci­tran­tes, ¿des­de cuán­do la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción tie­ne que adap­tar­se a las mi­no­rías? ¿No es mu­cho más ló­gi­co que sea al re­vés? Ob­via­men­te, fuer­zas muy in­flu­yen­tes quie­ren opo­ner­se no a las ce­le­bra­cio­nes que, en­tre otras co­sas son un gran ne­go­cio, sino a sus raí­ces re­li­gio­sas y cris­tia­nas. Hay que lle­gar a la con­clu­sión de que, nos gus­te o no, vi­vi­mos en me­dio de una so­la­pa­da y fe­roz gue­rra cul­tu­ral. un­que Be­ne­dic­to XVI cri­ti­que acer­ba­men­te mu­chas ma­ni­fes­ta­cio- nes de la so­cie­dad ame­ri­ca­na, nun­ca pier­de de vis­ta su pre­cio­so e in­só­li­to ca­rác­ter. Di­cho es­to, hay va­rios as­pec­tos de las in­ter­ven­cio­nes de Be­ne­dic­to XVI con las que te­ne­mos se­rias dis­cre­pan­cias. No me voy a re­fe­rir a la gue­rra de Irak, aun­que cier­ta­men­te que no fal­tan for­mi­da­bles jus­ti­fi­ca­cio­nes teo­ló­gi­cas pa­ra una gue­rra jus­ta. Más do­lo­ro­so pa­ra mu­chos de no­so­tros es la ac­ti­tud aco­mo­da­ti­cia y com­pla­cien­te del Va­ti­cano an­te la dic­ta­du­ra cas­tris­ta. Los me­jo­res cu­ba­nos es­tán su­frien­do y mu­rien­do en las cár­ce­les co­mu­nis­tas. ¿Có­mo con­fra­ter­ni­zar con sus ver­du­gos? ¿Dón­de es­tá la jus­ta ira de la Igle­sia?

No se­ría jus­to des­car­gar es­ta res­pon­sa­bi­li­dad so­bre Be­ne­dic­to XVI. La pro­mo­ción de Jaime Or­te­ga y de to­da una je­rar­quía ecle­sial co­la­bo­ra­cio­nis­ta no es res­pon­sa­bi­li­dad de Rat­zin­ger. Es ob­vio que, des­de ha­ce tiem­po, la Igle­sia ve con enor­me es­cep­ti­cis­mo el de­seo de li­ber­tad del pue­blo cu­bano. En una or­ga­ni­za­ción tan cen­tra­li­za­da co­mo la Igle­sia ca­tó­li­ca, la po­si­ción de la Igle­sia cu­ba­na tie­ne que re­pre­sen­tar la po­si­ción del Va­ti­cano. Es un pe­si­mis­mo in­jus­to y de­sola­dor que va a com­pro­me­ter du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes el fu­tu­ro de la Igle­sia en la is­la. Na­da de es­to, sin em­bar­go, de­be opa­car el he­cho de que la vi­si­ta de Be­ne­dic­to XVI ha si­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te po­si­ti­va e im­por­tan­te. La Igle­sia si­gue sien­do una es­pe­ran­za.

A

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.