Lec­cio­nes por apren­der tras el BID

El Nuevo Herald - - Primer Plano -

Co­mo lo ha­bía­mos pre­vis­to y co­men­tan­do en co­lum­nas an­te­rio­res, la Asam­blea del BID pro­me­tía ser un fo­ro de gran im­por­tan­cia pa­ra de­ba­tir los pro­ble­mas que en­fren­ta nues­tro con­ti­nen­te ame­ri­cano en los di­ver­sos cam­pos del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial.

Una de las tan­tas lec­cio­nes que nos de­jó el even­to –al cual con­cu­rrie­ron es­pe­cia­lis­tas en mu­chos te­mas pro­ce­den­tes de 47 paí­ses– es la re­fle­xión so­bre la ac­ti­tud que con fre­cuen­cia adop­tan al­gu­nos di­ri­gen­tes pú­bli­cos y pri­va­dos asu­mien­do que mu­chos de los fe­nó­me­nos del atra­so son ex­clu­si­vos de los paí­ses en desa­rro­llo o del ‘‘ter­cer mun­do’’, co­mo des­pec­ti­va­men­te se les lla­ma a un am­plio nú­me­ro de na­cio­nes.

La ver­dad que es mu­chos de los te­mas que los afec­tan a ellos es­tán muy cer­ca de nues­tro dia­rio vi­vir y de quie­nes a ve­ces pre­su­mi­mos que vi­vi­mos en el pri­mer mun­do o mun­do desa­rro­lla­do, co­mo es el ca­so de los Es­ta­dos Uni­dos.

Una du­ra ver­dad que ex­pu­so el pro­pio Bill Ga­tes tie­ne que ver con el ba­jo ni­vel, por no de­cir el pé­si­mo ni­vel, que afec­ta al sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se. Las de­fi­cien­cias se­rias en la edu­ca­ción in­ter­me­dia, la al­ta ta­sa de de­ser­ción de los jó­ve­nes de los co­le­gios, la mi­no­ría de jó­ve­nes que ac­ce­den a las uni­ver­si­da­des y se gra­dúan nos in­di­can que en ello no nos di­fe­ren­cia­mos de mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

En con­tras­te, des­de aquí nos atre­ve­mos a emi­tir dis­cur­sos re­co­men­dan­do a los la­ti­noa­me­ri­ca­nos que me­jo­ren sus ni­ve­les edu­ca­ción co­mo re­qui­si­to pa­ra sa­lir de la po­bre­za, ta­rea ur­gen­te en la cual avan­za­mos muy po­co pa­ra el be­ne­fi­cio de nues­tra pro­pia po­bla­ción es­co­lar. No de­ja de ser una con­tra­dic­ción la de sa­ber que te­ne­mos una fuer­te ca­pa­ci­dad de in­ven­ción de tec­no­lo­gías, pe­ro po­cos jó­ve­nes dis­pues­tos a desa­rro­llar­las y po­ner­las en prác­ti­ca. Mu­chos au­gu­ran que va­mos a te­ner que im­por­tar ca­da vez más jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les de otros paí­ses pa­ra rea­li­zar la­bo­res pa­ra las cua­les ca­re­ce­mos de ca­pi­tal hu­mano bien pre­pa­ra­do. Cuan­do ha­bla­mos del cam­bio cli­má­ti­co, ca­si que con cer­te­za cree­mos que es un pro­ble­ma dis­tan­te, le­jano allá en la at­mos­fe­ra o en los po­los. Sin em­bar­go, no nos mo­ve­mos con su­fi­cien­te ra­pi­dez pa­ra me­dir en qué for­ma nos afec­tan, no a ni­vel glo­bal, sino en el lo­cal, fe­nó­me­nos co­mo el ca­len­ta­mien­to del mar en nues­tras cos­tas o los hu­ra­ca­nes que pe­rió­di­ca­men­te gol­pean la pe­nín­su­la de la Flo­ri­da. Por ello fue muy ilus­tra­ti­vo ver có­mo, des­de Be­li­ce, un gru­po de cien­tí­fi­cos es­tá pro­ban­do cuá­les son los efec­tos de di­chos fe­nó­me­nos, en su­per­fi­cies a es­ca­las de me­nos de 50 ki­ló­me­tros, so­bre los cul­ti­vos de arroz, por ejem­plo, y las mer­mas que van a su­frir en po­cos años si las tem­pe­ra­tu­ras si­guen su­bien­do en Cen­troa­mé­ri­ca.

No de­ja de ser ese un buen ejem­plo de có­mo los te­mas mun­dia­les son ne­ce­sa­rios lle­var­los a lo lo­cal, al ba­rrio pro­pia­men­te di­cho o a la con­cen­tra­ción in­dus­trial don­de ope­ran nues­tras fá­bri­cas más cer­ca­nas.

En otro cam­po ve­mos el au­ge de la di­ver­si­fi­ca­ción agrí­co­la que es­tá ocu­rrien­do en va­rios de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, con tec­no­lo­gías que no apli­ca­mos y des­co­no­ce­mos en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo la de­no­mi­na­da siem­bra di­rec­ta que se prac­ti­ca en Argentina y que se es­tá re­pli­can­do en Uru­guay y Bra­sil, con la cual no só­lo se con­tri­bu­ye al am­bien­te, apli­can­do me­nos pla­gui­ci­das, evi­tan­do la ero­sión del sue­lo y las me­no­res emi­sio­nes de ga­ses in­ver­na­de­ro, sino que se me­jo­ran los ren­di­mien­tos de las co­se­chas de ma­ne­ra sus­tan­cial.

Una vez más, en lo lo­cal, pen­sa­mos que to­do es­tá he­cho y que no hay mu­cho que me­jo­rar. En lo co­mer­cial, nos reite­ra­ron que Chi­na e In­dia es­tán com­pran­do ca­si to­do, en can­ti­da­des alar­man­tes, es­pe­cial­men­te ma­te­rias pri­mas agrí­co­las, pro­duc­tos mi­ne­ra­les y ener­gía. En­tre­tan­to, nos mo­ve­mos len­ta­men­te sin de­fi­nir de ma­ne­ra in­te­gral có­mo va­mos a se­guir sos­te­nien­do el fuer­te con­su­mo de com­bus­ti­bles y si va­mos a re­me­diar su al­to efec­to con­ta­mi­nan­te me­dian­te el uso cre­cien­te de los lla­ma­dos bio­com­bus­ti­bles y otras fuen­tes de ener­gías re­no­va­bles.

Tam­po­co he­mos eva­lua­do có­mo di­chos flu­jos co­mer­cia­les ha­cia Asia pue­den es­tar afec­tan­do nues­tro trá­fi­co de mer­can­cías, en nues­tro pro­pio con­ti­nen­te. En bue­na ho­ra vo­ces co­mo la de nues­tro al­cal­de, Manny Díaz, se hi­cie­ron es­cu­char en la ple­na­ria de la Asam­blea pa­ra plan­tear la ne­ce­si­dad de pen­sar y ac­tuar co­mo ‘‘una so­la América’’. Efec­ti­va­men­te, me­dian­te una fuer­za in­te­gra­da de ca­rác­ter con­ti­nen­tal po­de­mos com­pe­tir con­tra otros gran­des mer­ca­dos y pro­vee­do­res mun­dia­les. Bien lo han afir­ma­do al­gu­nos que no de­be­mos gas­tar ener­gías com­pe­tien­do en­tre no­so­tros mis­mos pues es cla­ro que la com­pe­ten­cia ver­da­de­ra vie­ne de Chi­na e In­dia y sus ve­ci­nos asiá­ti­cos. s muy po­si­ble que mu­chas de las ideas so­bre to­do lo que hay por ha­cer en lo lo­cal no sean nue­vas, pe­ro lo que sí es cier­to es que hay una fuer­te des­co­ne­xión en­tre quie­nes las con­ci­ben y quie­nes tie­nen la obli­ga­ción de po­ner­las en prác­ti­ca. Bill Ga­tes nos di­jo tam­bién que la cla­ve del éxi­to, del hom­bre y las em­pre­sas, es la per­ma­nen­te in­no­va­ción y las alian­zas pa­ra tra­ba­jar en equi­po. Asi­mis­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra ver las co­sas con otros en­fo­ques.

No obs­tan­te, la in­di­fe­ren­cia, el ape­go al pa­sa­do o el te­mor a to­mar ries­gos nos lle­van a ac­tuar sin me­dir la efec­ti­vi­dad de nues­tro tra­ba­jo. Co­mo se­ña­la el di­cho po­pu­lar: no nos da­mos cuen­ta de que es­ta­mos pe­da­lean­do en una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca; un vehícu­lo que no de­ja de ser pe­li­gro­so pues no nos de­ja avan­zar, ni mu­cho me­nos apren­der las nue­vas lec­cio­nes y las otras for­mas de co­rrer pa­ra al­can­zar un fu­tu­ro más pro­me­te­dor.

E

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.