ES­TE­FANO/

El Nuevo Herald - - Primer Plano -

El com­po­si­tor la­tino Es­té­fano, que es­tu­vo en pe­li­gro de muer­te a cau­sa de un ata­que a ti­ros en ma­yo del año pa­sa­do, lle­gó a un acuer­do en su de­man­da con­tra un tem­plo de san­te­ría y su ex ge­ren­te de ne­go­cios, a quie­nes él ha­bía acu­sa­do de cons­pi­rar pa­ra ase­si­nar­lo.

El acuer­do, que fue fir­ma­do por los abo­ga­dos es­te miér­co­les, es con­fi­den­cial.

El ha­bía de­man­da­do a Jo­sé Luis Gil pa­ra re­co­brar la po­se­sión de su es­tu­dio de gra­ba­cio­nes mu­si­ca­les y el di­ne­ro en sus cuen­tas de ne­go­cios en el ban­co, así co­mo pa­ra ase­gu­rar los de­re­chos de au­tor de su can­ción.

El abo­ga­do de Es­té­fano, Jay Thorn­ton, di­jo que el com­po­si­tor es­ta­ba ‘‘en­can­ta­do’’ con el acuer­do y que so­la­men­te le in­tere­sa­ba con­cen­trar­se en su mú­si­ca y evi­tar años de li­ti­gio.

‘‘Es­té­fano no se arre­pien­te de su de­ci­sión de pre­sen­tar la de­man­da le­gal, y, en mi opi­nión, Es­té­fano hu­bie­ra aca­ba­do por sa­lir triun­fan­te si la de­man­da hu­bie­se con­ti­nua­do’’, de­cla­ró Thorn­ton.

Gil, en una de­cla­ra­ción de pren­sa, ma­ni­fes­tó que las acu­sa­cio­nes de la de­man­da con­tra él eran ‘‘fan­ta­sías ab­sur­das e inexac­tas’’.

Es­té­fano, cu­yo nom­bre real es Fa­bio Sal­ga­do, re­ci­bió ti­ros en el pe­cho y en la par­te pos­te­rior de su ca­be­za el pa­sa­do 25 de ma­yo en su re­si­den­cia de Mia­mi jun­to al mar, mien­tras su­pli­ca­ba que no lo ma­ta­ran.

El ex en­car­ga­do del es­tu­dio, Fran­cis­co Oli­vei­ra, de 30 años, fue acu­sa­do de in­ten­to de ho­mi­ci­dio, y es­pe­ra a ser juz­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.