Co­mien­zan cam­pa­ña pa­ra sal­var al Mia­mi Ma­ri­ne Sta­dium de la rui­na

El Nuevo Herald - - Primer Plano - ANDRES VIGLUCCI The Mia­mi He­rald

Una

de las más ex­cep­cio­na- les obras de ar­qui­tec­tu­ra e in­ge­nie­ría en la his­to­ria de Mia­mi es­tá ahí, ca­si ol­vi­da­da, ocul­ta por la ma­le­za del Ric­ken­bac­ker Cau­se­way, sir­vien­do so­la­men­te co­mo un lu­gar en el que se di­bu­jan gra­fi­tos.

¿ Ha­brá lle­ga­do el mo­men­to, más de 15 años des­pués de ha­ber caí­do víc­ti­ma de la ne­gli­gen­cia y la in­de­ci­sión de la ciu­dad, pa­ra sal­var el Ma­ri­ne Sta­dium de Mia­mi, eri­gi­do ha­ce 45 años?

La res­pues­ta es que sí, se­gún una coa­li­ción de ar­qui­tec­tos, pre­ser­va­cio­nis­tas, ac­ti­vis­tas, his­to­ria­do­res, re­me­ros, bo­te­ros y sim­ple­men­te mia­men­ses que creen que si se res­tau­ra y reactiva el Ma­ri­ne Sta­dium, és­te se con­ver­ti­ría en un lu­gar his­tó­ri­co tí­pi­co de un Mia­mi re­no­va­do.

‘‘ El Ma­ri­ne Sta­dium es uno de esos lu­ga­res má­gi­cos que de ve­ras pue­den in­fun­dir­le un al­ma a una ciu­dad’’, di­ce Don Worth, co­fun­da­dor de Ami­gos del Ma­ri­ne Sta­dium, que ini­cia­rá una cam- pa­ña ma­ña­na pa­ra pre­ser­var el clau­su­ra­do edi­fi­cio con una re­cau­da­ción de fon­dos en el ad­ya­cen­te Mia­mi Ro­wing Club (Club de Re­me­ros).

‘‘Es una gran ar­qui­tec­tu­ra, un mar­co asom­bro­so tan mia­men­se, con la lu­na y las es­tre­llas y el ho­ri­zon­te me­tro­po­li­tano re­cor­ta­do de­trás’’, di­ce Worth. ‘‘¿Pue­den ima­gi­nar­se al­gún lu­gar más lla­ma­ti­vo, don­de­quie­ra que sea?

El gru­po, con el res­pal­do del Da­de He­ri­ta­ge Trust, so­me­te­rá un es­tu­dio a la ofi­ci­na de pre­ser­va­ción his­tó­ri­ca de la ciu­dad la se­ma­na pró­xi­ma, pi­dien­do que se de­cla­re el es­ta­dio es­truc­tu­ra his­tó­ri­ca.

Es­ta cam­pa­ña sur­ge en lo que otras ciu­da­des, en­tre ellas Nue­va York y Chica­go, em­pie­zan a pre­ser­var edi­fi­cios de me­dia­dos del si­glo XX co­mo si­tios his­tó­ri­cos.

El es­ta­dio de Vir­gi­nia Key abrió en 1964, co­mo una es­cul­tu­ra mo­der­nis­ta fun­di­da en con­cre­to con un gran te­cho sa­lien­te do­bla­do en plie­gues, co­mo ve­las de ori­ga­mi, y una ca­pa­ci­dad pa­ra ca­si 7,000 per­so­nas. El es­ta­dio pa­re­ce que flo­ta so­bre el mar.

El es­ta­dio y el Edi­fi­cio Ba­car­dí de Bis­cay­ne Bou­le­vard fue­ron las pri­me­ras cons­truc­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te mo­der­nas di­se­ña­das por ar­qui­tec­tos de Mia­mi na­ci­dos en Cu­ba.

Pe­ro la ciu­dad ce­rró el lu­gar en 1992 por­que es­ta­ba dan­do pér­di­das du­ran­te una cri­sis fis­cal, des­pués del hu­ra­cán An­drew. Un es­tu­dio sub­si­guien­te de in­ge­nie­ría ha­lló que la es­truc­tu­ra es­ta­ba en buen es­ta­do, pe­ro el go­bierno de la ciu­dad di­jo que no po­día jus­ti­fi­car la reaper­tu­ra de al­go que con­si­de­ra­ba un ele­fan­te blan­co.

En­tre otras co­sas, los bo­tes de mo­tor más rá­pi­dos ha­bían con­ver­ti­do el lu­gar en ob­so­le­to.

ES­TE ES el as­pec­to ac­tual del es­ta­dio, cu­bier­to de ma­le­za y de graf­fi­ti. Aba­jo, una vis­ta del mis­mo lu­gar en sus días de glo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.